Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 77 el Sáb 06 Sep 2014, 2:25 am.
Últimos temas
» Ficha: Yurick
Vie 23 Jun 2017, 8:36 am por Yurick

» Ficha de Markus Blackhorn
Miér 24 Mayo 2017, 11:47 pm por Eneas

» Muerte al traidor [privado]
Dom 29 Ene 2017, 10:02 pm por Demivah

» Registro de Avatares Femeninos
Vie 27 Ene 2017, 11:50 am por Rey Xalcotum

» Alma Anisa (terminada)
Vie 27 Ene 2017, 11:48 am por Rey Xalcotum

» Bvlgaria :: Blurred Definitions [Afiliación élite]
Miér 25 Ene 2017, 8:01 pm por Tábatha

» St. James - Normal
Dom 22 Ene 2017, 7:20 pm por Eneas

» Seven Deadly Sins — Cambio de botón (Élite)
Jue 19 Ene 2017, 1:35 am por Duende en el norte

» Registro de Avatares Masculinos
Miér 18 Ene 2017, 5:45 am por Duende en el norte

Votános


Licencia de Creative Commons
Leyendas de Anzus by Estigma is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en Leyendas de Anzus.
Como habrás podido comprobar, éste es un foro original de principio a fin, todo lo que ves aquí ha sido creado por los usuarios que desde hace más de dos años, han dedicado su esfuerzo. Las fichas, los posts, los gráficos, en definitiva, cualquier contenido, es obra de sus dueños y de nadie más.
Sé original.
Afiliados Élite
BelovedHogwartsSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas MágicasLost Soul40 por 40Image and video hosting by TinyPicSchool Deluxe NEWForo RPG NarutoEast of EdenCrear foro photo mDxkRXI_zpspxu1jljz.jpg

El llamado (libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El llamado (libre)

Mensaje por Gabriel Velmont el Mar 03 Mar 2015, 2:26 am

Situado en el continente oscuro de Eadur encuentran las impúdicas llanuras grises...

Una eterna extensión de lomas desnudas, similar a una cordillera, con la peculiaridad de que varias de algunas en constante movimiento téctonico, por lo que rara vez hay ciudades consolidadas, empero aun con los terremotos se rumor que es hogar de grandes tribus elficas Drow y de enanos, Así como refugio de bandidos y de criaturas hurañas

Sobre una delas innumerables formaciones rocosas algo peculiar ocurría; el tiempo parecía haberse suspendido en aquél páramo, un solo murmullo no se escuchaba, nada.... no había vestigios de plantas o animales cerca, parecía que todo asomo de vida había se alejado de ese lugar hacía ya mucho tiempo.

Aún para aquellos seres incapaces de sentir la magia y la luz del sol alrededor de aquella montaña el aire era muy denso corrupto, cualquier ser vivo que se aproximaba a aquel lugar sentía como el oxígeno comenzaba a escasear, una sutil desesperación comenzaba a apoderarse del cuerpo del vampiro y si no salía de aquellos linderos la locura amenazaba con poseer-le.

Algunos habitantes mas viejos, o conocedores y guías de la zona afirmaban que aquel lugar estaba maldito, las expediciones por parte de los exploradores había sido canceladas, debido a los múltiples grupos que se habían perdido se decía que era la entrada al mundo de los dioses, otros mas escépticos se conformaban con creer cualquier otra cosa… tal vez la altura o incluso supersticiones diseminadas por los propios lugareños para alejar a la gente

Hacía algunos días que había algo mas todavía, aquella energía extraña parecía haberse propagado y se acentuaba de forma crecientes, la montaña parecía palpitar, íbices, cernícalos, roedores, todo tipo de animales se movilizaban lejos de aquel lugar… era extraño, era como si la montaña clamara… por algo… o por alguien.

Cobijado por una tímida luna, Gabriel caminaba a tumbos sobre la montaña, su piel mucho mas pálida de lo habitual por el frió se cuarteaba conforme el tiempo pasaba. El frío nunca era bueno, ni siquiera para un no muerto, aquel frió mermaba su raciocinio, atrofiaba su capacidad de reaccionar.

Pero el quería no, corrijo el tenía que llegar, había algo en su interior, una pasión… o mejor expresado, una carestía, tan solo pensaba en seguir… nunca supo bien hacia donde lo llevaban sus pasos, pero tenía la certeza que cualquier lugar que fuera, aún al muro del fin del mundo, tenía algo que le pertenecía… algo que cambiaría su estancia en aquellas tierras, y bajo esa fe ciega que ni siquiera el mismo entendía anduvo durante diez noches vagando como un gato sin dueño esta era la onceava, la onceava luna.

Tan cerca estaba ya de la culminación de su travesía, podía sentirlo… podía olerlo, era el último paso, el último esfuerzo. En lo anterior cavilaba cuando algo muy peculiar sucedió, el frío que le aquejaba había desaparecido, también la sed de sangre y tenia mucho tiempo que hablaba consigo mismo, quizás por fin había enloquecido

Después de unos segundos de analizar la situación concluyó que aún estaba en sus cabales, se despojó de su manto de lino y continuó caminando, todo mejoraba… estaba cerca… lo sabía...
avatar
Gabriel Velmont

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 09/08/2014

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
430/500  (430/500)
Coronas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El llamado (libre)

Mensaje por Brenna el Mar 31 Mar 2015, 7:56 am

En ocasiones, o quizás la mayoría del tiempo para seres errantes como yo… los pies obtienen voluntad propia.

No tengo idea de cómo fue que me aventuré sobre las aguas, y como me volví miembro de una tripulación de manera furtiva pero muy enriquecedora. Mi oficio eran los cadáveres, y por mucho tiempo en altamar no lo ejercí una sola vez. Cuando estuve sobre tierra firme, Eadur no prometía demasiado en ese aspecto. Ya que a pesar de tener un aspecto oscuro y de muerte, aquello ahuyentaba a aquellos que potencialmente podrían ayudarme a llenar mis bolsillos.

La avaricia o necesidad material no lo es todo en relación con el espíritu de un ser humano, y tenía que ser la voz de un vampiro la que recordara siempre que volvía a esa conclusión. Gabriel me había hecho tirar aquellos valiosos rubíes y demás riquezas para preservar la vida, porque, que es tenerlo todo, si no se tiene la vida misma.

Ahora, para ser honesta conmigo misma… podía confesar que lo que me movía hacia estos lugares era algo tan inexplicable como poderoso. Tenía hambre de exploración, de observar en esos huecos en los que nadie había puesto los ojos antes, o al menos, en demasiado tiempo. Aunque, algo más m encendía la sangre de un modo bizarro, como un combustible ardiendo.

Mis atuendos eran pesados, pues mi cuerpo no estaba acostumbrado a esos climas extremos, de repente calor sofocante, luego frio que hiere hasta los huesos. Recorrí largos caminos en soledad, sufriendo de vez en cuando la falta de agua y de alimento, pero no a tal extremo de que mi apariencia se tornara paupérrima y lamentable. Iba preparada y racionaba mis recursos.

Aquella noche, una en donde me sentía especialmente cansada, pero cercana a la satisfacción… quizás por la cercanía a aquella búsqueda de lo que ignoraba, pero decidí detenerme en medio de una aglomeración de árboles de figuras surrealistas, que al ser más de 3 con gruesos troncos, cubrían lo suficiente el aire, a pesar de que estaban casi muertos por entero. El fuego era peligroso en terrenos tan vacíos y limpios de vegetación, y como sorpresivamente el frio menguaba decidí no encender ninguna fogata.

Saqué un pellejo en donde almacenaba agua dulce, y bebí lentamente, sintiendo el placer del líquido fresco en mi garganta… cuando de pronto un sonido extraño detuvo mi acción. Retiré lentamente el agua de mis labios, y dejando de respirar agucé el oído.
avatar
Brenna

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 06/02/2015

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
620/1000  (620/1000)
Coronas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El llamado (libre)

Mensaje por Etaine el Miér 01 Abr 2015, 3:35 am

Mi estancia en estigia fue agradable, más de lo que me esperaba, un paréntesis en mi eterno camino del cual aproveche muchas cosas, entre ellas, la gran Paulette de la que aprendí tanto, su gran biblioteca, siempre abierta para mí, compartieron conmigo sus secretos, tal vez porque ya habían comprobado tras mi contiendas que podían confiar en mi silencio, pero había algo más, siempre hay algo más, si algo me ha enseñado la vida, es que nunca hay nada gratis y detrás de tanta comodidad, de tantas enseñanzas, Paulette me pidió que me uniese a su organización.

Realmente, no se que le hizo pensar que me interesaría tal oferta, desde luego su forma de vida era muy interesante, pero no soy mortal como lo son ellos, para ellos, cada noche es una gran aventura, tal y como para mi lo es, pero si fin es demasiado efímero para mí, cazar a Skull ¿y después que? ¿Acabar con el mal del mundo? Pero no era yo acaso parte de ese mismo mal. No, no era posible, sus metas no eran las mías y si bien me había gustado pasar con ellos una temporada había llegado la hora de partir.

Y ahora, camino de nuevo, algo me dice que finalmente voy a encontrar aquello que busco, que mi ansia de poder finalmente se va a ver saciada. Soy ambiciosa, siempre lo he sido, soy de aquellas pocas criaturas que buscan, que encuentran. Pero esta ocasión es diferente, siempre he conocido el rumbo de mi vida desde que ella despertó en mí a la mujer que hoy en día soy, siempre he sabido hacia donde ir, que escalón subir o que puerta tocar.

Ahora sin embargo, camino, simplemente me dejo llevar por las imperecederas noches, mi destino está demasiado cerca y me ha llevado hasta Sierra de Alica. No puedo describir este sentimiento, esta sensación. ¿Como explicarle a alguien como es la bestia si nunca la ha sentido? Es como tener hambre y saber que al final del camino te espera el mayor banquete que hayas contemplado, sin embargo, no necesito saciarme en ese sentido, es como tener sueño y encontrarse una cama de plumón, pero aunque llevo varias noches caminando abrazada por las estrellas no siento sueño, tan solo necesidad de seguir. Definitivamente es como saciar los cinco sentidos a la vez y sumarle un sexto. Es como la caricia de un amante, que te apremia a continuar.

Esta noche, esta es, la mía, la nuestra. Por fin voy a conseguir una de mis metas, camino, sigo hacia adelante, la montaña me recuerda lo pequeña que soy, que si quiere puede aplastarme, la altitud comprime mis pulmones, no me deja respirar, por suerte para mí, no necesito hacerlo en gran medida, si fuera una común humana ya yacería en el suelo.

Hace frío, demasiado para mi, una de mis debilidades al descubierto, no importa, debo continuar hay una voz que me habla, una voz de mujer, ¿es su voz?

“Etaine”dice”Todo por lo que luchamos un día, por lo que soñamos puede hacerse realidad, hasta ahora lo has echo bien, te has mantenido en tu lugar, orgullosa, hermosa como solo tu eres, todo este tiempo has estado preparándote para este momento, siempre has sabido que estabas destinada a algo grande. Bien querida ha llegado el momento de descubrir que es ese algo. Abraza tu destino como hace tiempo abrazaste tu verdadera naturaleza y disfrutalo, por ti, por mí, por ambas”

Esas palabras solo pueden ser suyas y sin embargo, se que es imposible, ella está muerta, tan solo es un espejismo, una ilusión en mi cabeza propiciada por la falta de oxigeno, sin embargo escucharla, es como descubrir el edén en medio del desierto.

Y en verdad.... ¿Quien me dice que no esté a punto de descubrirlo? Tal vez esas palabras no sean  más que un impulso, una mano en la espalda, entre mis omóplatos que me ayuden a seguir ascendiendo, que me ayuden a olvidar que no puedo respirar, que me estoy ahogando, que cada paso en ese ascenso es más difícil, que el frío lame mi piel con sus gélidas lenguas a través de mi escasa y gaseosa indumentaria.

Sigue... sigue... No, no es ella, es mi bestia, que me habla, a estas alturas casi he aprendido a dominarla, el truco y única forma de convivir con ella y entrelazar los dedos de las dos existencias en un mismo cuerpo es escucharse la una a la otra por lo tanto...

¿Era algo relacionado con el vampirismo lo que me esperaba en la cumbre? Siempre he querido conocer más he ansiado encontrar el antiguo manuscrito que guarda todos los secretos de los hijos de la noche, pues el conocimiento, es poder, como diría cierto viejo Tremere...

No sabía si era el conocimiento lo que hallaría esa noche, por el momento, lo único que encuentro, es un hombre, de marfileña piel, tan blanca como la mía, largos cabellos de una extraña tonalidad y una expresión confusa, casi tanto como la que yo misma mostraba antes de encontrarlo, antes de colocar la gélida mascara que siempre me acompaña, de porcelanesca perfección, tan solo mis oscuros ojos brillan con cierta curiosidad al verlo pues... ¿que hace un hombre en lo alto de la montaña?

- Y las estrellas guiaban a los errantes hombres a encontrarse en inciertas circunstancias. ¿Es el destino? Preguntó uno. No, es la casualidad, afirmó el segundo.- Cualquiera pudiera pensar que me había vuelto loca, nada más lejos de la verdad. Clavé mis iris en los de el hombre.- ¿Que dices tú?.- Quise saber.
avatar
Etaine

Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 28/12/2014

Hoja de personaje
Nivel: 3
Experiencia:
30/1500  (30/1500)
Coronas: 290

Volver arriba Ir abajo

Re: El llamado (libre)

Mensaje por Gabriel Velmont el Miér 01 Abr 2015, 7:58 am

Y ahí estaba, como un cachorro ciego clamando por la loba, enterrado entre la nieve yacía un zafiro de hielo que parpadea era blanco como la nieve como si estuviera camuflado, pero al ver al Vampiro comenzó a destellar.  Emitía un extraño brillo, por decirlo de alguna manera, era un fulgor oscuro;  Gabriel se acercó con sigiló, ¿Había sido suerte encontrar esto tan pequeño en tan inmenso mundo?, más aun  ¿Gabriel lo había encontrado, o el zafiro lo había encontrado él?

Estiró lentamente su brazo… su mano temblaba, un escalofrío singular le recorrió… y sucedió… apenas la tocó un relámpago cayó de la nada cubriendo el cielo con un blanco cegador a aquel vampiro…

En esto La visión apareció. Una epifanía, un espectro.

La contemplo por unos minutos que o quien era ella y de pronto, todo se oscureció…
Horas después despertó, y esperó, nuevamente sin saber a qué, o por qué… tan solo aguardaba con su mirada pérdida en el horizonte vaga, evanescente
El cansancio físico y mental se habían desvanecido temporalmente, solo estaban en rodeado por una gran soledad
Pasaron algunos minutos, horas quizás el tiempo ya no importaba y menos para un vampiro ¿que son unas horas para quien puede vivir siglos?
Esperaba que llegaran aquellos con los que compartirá su destino, un nuevo orden, desde que fue convertido en vampiro ya sabía que estaba destinado para algo grande. El consejo de las sombras como el mar, como el desierto, siempre cambiantes ya la vez permaneciendo siempre iguales

La primera  en llegar fue otra vampiresa Etaine  aunque para  entonces le era una completa desconocida, aunque si era consciente de su sangre, de su poder, podía oler y degustar lo oscuro y pletórico de su sangre. Además sabía que de entre todos los Vampiros de Anzus ellos habían sido los elegidos para reclamar la herencia de Drathar la deidad que estaba detrás de todo esto y que los había convocado
En el camino se habrán quedado decenas, pero así tenía que ser, solamente los más dignos de entre los llamados, mucho morirían en el camino otros seguían escondidos en su ágora de sombras, otros que pudieron también ser dignos serian o ya fueron cazados
Etaine se plano frente a Gabriel, sin duda era una de las elegidas. Estaba cerca de su realidad soñada, en dia en que los Vampiros tan duramente perseguidos y cazados se unirían y le harían frente a sus cazadores

Bienvenida Hija de la noche, Mi nombres es Gabriel, muchos son los llamados pero pocos los elegidos, eres la primera que has llegado hasta aquí…

Podía sentir como otros más se aproximaban a lo lejos, era una interesante sensación, como si pudiera sentir la proximidad de aquellos escogidos. Pero no solo era eso, sino que la sangre llamaba a la sangre y sabía que ella también iba a venir…

Por otro lado algo dentro de él le decía que alguien más estaba cerca, alguien conocido, Gabriel nunca se hubiera imaginado que aquella hermosa joven con la que había escapado  de Bierzo meses atrás estuviera nada menos y nada más que del otro lado del mundo y no muy lejos de donde se encontraba él.

No tardó en aparecer otro hombre rubio, un humano  esta vez, un jinete algo maduro para ser más precisos, montado sobre un elegante caballo blanco. Su cabello parecía  recién lavado y  estaba cepillado hacia atrás, dejándole al descubierto las líneas duras del rostro.  



Mientras se aproximaba hacia a ellos montado en su caballo Gabriel percibió que llevaba en su pecho llevaba un blasón de caballero, y el porte que ostentaba correspondía con dicha descripción.  
El vampiro supuso que se trataba de una especie de paladín,  pues no quedaba caballero alguno en Eadur, no desde que la emperatriz Akasha estaba  sentada en el trono.

Paladines
— musito despectivo Gabriel con una sonrisa burlona y cruel asomando en su rostro—, los paladines se acabaron hace siglos. Lo que hoy queda son soldados que se creen tener la moral para definir lo que está bien y lo que está mal…

Espero a que se acercara, sin duda se trataba del tercer miembro, pero según aquella epifanía deberían de ser cuatro,  faltaba alguien más por llegar estaba seguro…
avatar
Gabriel Velmont

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 09/08/2014

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
430/500  (430/500)
Coronas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El llamado (libre)

Mensaje por Brenna el Jue 02 Abr 2015, 9:19 am

Aquel sonido que detuvo el paso del líquido por mi garganta, se hizo nítido hasta convertirse en la voz de mi hermana. Una voz dulce e infantil, reproducida tal como ella me llamar el día que nos arrancaron de los brazos del único ser que nos amó hasta hoy en este mundo torcido y hundido en la miseria de la virtud. Había escuchado ya entre los lugareños que antecedían esta desolación, que el lugar al que me dirigía estaba maldito, empañado por los caprichos de los demonios que se quedaron atrapados en el plano de la realidad y su hogar, ese infierno que todos creen que existe en algún lugar, y que quizás solo sea un mundo paralelo más oscuro que este.

Incrédula, volví a empacar lo poco que había dispuesto para descansar en aquel frio suelo. Y me puse de pie, dispuesta a descubrir que era aquello que osaba engañarme de esa manera tan estúpida, que de ser yo una ingenua, me habría lastimado y esperanzado sin sentido. Hacia tanto que mi hermana desapareciera de mi entorno, que podría ahora mismo ser una prostituta, una pirata o un cadáver, cualquier posibilidad antes de venir aquí, al centro de ningún lugar solo por intensa curiosidad, no era su carácter… no era su destino.

Avancé, sintiendo pesadez en los muslos… pues la pendiente del camino aumentaba hacia un cumulo de rocas en la montaña que cada vez se hacía más grande y más cercana. Me coloqué una gabardina de material muy efectivo en contra del clima, una gabardina que tiene su propia historia y busca su final en manos de su dueño… cierto vampiro, que de apoco perdía la esperanza de volver encontrar alguna vez.

¿Por qué me abandonaste? Sálvame ahora… aún me acosan las garras de los Kaissers, en este lugar oscuro quiero esconderme, pero vienen en camino. Encuéntrame antes… encuéntrame antes…

Mis pupilas comenzaban a observar nervosamente mi alrededor, no era posible aquello… mientras más me acercaba a aquel lugar la voz era más clara. Negué con la cabeza, y desenfunde una de mis dagas para empuñarla mientras hacía ligero y silencioso mi paso. En aquella oscuridad era imposible que alguien me observara a menos que mis pies me traicionaran provocando un sonido delator. Pero de esa manera sigilosa me escabullí entre las rocas, sintiendo una aplastasante seguridad de presencias diversas en el sitio, hasta que por fin divisé las sombras… y escuche lejanos murmullos que denotaban una casual conversación entre los observados.


Inútil era preguntarme qué clase de irracional motivo había traído a ese grupo hasta un lugar tan insólito, pues yo estaba ahí por una razón igual de inexplicable.

Avancé, acuclillada y a pasos largos… mi habilidad para aquello me permitía acercarme a las personas sin que mi presencia fuera percibida, pero mientras más enfocaba a los ahí presentes, más familiar me parecía uno de ellos.

Gabriel…

Me detuve, mostrando en la expresión de mis ojos una sorpresa atónita y sin pensar… me puse de pie, provocando que la mirada del que tenía todo el aspecto de un antiguo caballero se estacionara de inmediato sobre mí con toda claridad y duda. Luego de mirar a Gabriel, mire al paladín y le sostuve la mirada por largos segundos, yo mantenía la daga frente a mí, a la altura de mi bajo pecho… con una confusión que no evitaba que mi figura pareciera una amenaza.

-La energía que corre por las venas de este mundo se las arregla para llevar a sus verdugos a los destinos más extraños- bajé mi daga, la presencia de Gabriel me invitaba a ello. – No vengo como amenaza vuestra. –dirigí mis palabras a la mujer y al paladín, para luego despojarme de la prenda cuyo dueño había encontrado.

Caminé lentamente hasta el vampiro, y le sonreí. En ello resumía todo mi agradecimiento por la protección de aquella noche ante la presencia de los mercenarios, además de aquel obsequio para el cual no habia llego el tiempo de ser usado.-Dudo que este sea el único motivo por el cual llegue hasta aquí- hice entrega de la prenda, el frio nuevamente por capricho de los espíritus había desaparecido.
avatar
Brenna

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 06/02/2015

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
620/1000  (620/1000)
Coronas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El llamado (libre)

Mensaje por Etaine el Vie 03 Abr 2015, 8:32 am

No responde mi pregunta, sin embargo, sus palabras son mucho más interesantes, habla de unos pocos elegidos, unos que hemos sido llamados a encontrarnos en esa montaña helada y fantasmagórica, dice que soy la primera en llegar ¿Acaso el primero no ha sido el mismo? O tan solo es el guía que debe mostrarnos lo que nos espera realmente...

Sigo observándolo, más estoicamente esta vez, mis cabellos ondean a mi espalda mecidos por el gélido viento que los acuna dándome un aspecto ancestral, mis sedosas gasas bailan con el azabache de mis hebras y pese a que si alguien me tocase en este mismo instante notaría la hiel en mi piel no me muevo, ese sentido ha pasado a un segundo plano, es molesto si, pero hay asuntos mucho más importantes que tratar en ese mismo instante.

Ciertamente, he sentido el llamado, pues es el único motivo por el cual ascendería hasta este lugar pero en ningún momento hubiera pensado que me encontraría con esto, un hombre, un hermano de sangre, un maldito entre las sombras, alguien tan glorioso como yo misma lo soy que me promete y vaticina que algo grandioso está a punto de suceder, su tono de voz es seguro, como si hubiera tenido alguna visión sobre el futuro y si no supiera que mi raza es incapaz de saber tales cosas o lograr tales proezas, al menos de momento, hasta que el máximo poder del vampirismo se hayan aunado y el ultimo retazo del libro de Nod reunido hubiera creído por completo que Gabriel, tal y como dice llamarse fuera realmente un espécimen fuera de serie entre los nuestros.

Pero tal y como dice, no soy la última en llegar, apenas unos minutos después de mi aparición y sin darme tiempo de expresarme de alguna manera sumida en mis propios pensamientos hace su gran entrada un humano, el bullir de su sangre pulsa en la vena de su garganta, la de sus muñecas, en cada poro de su piel y aunque me he alimentado antes de emprender el viaje, no puedo evitar el deseo por el. La idea de hacerme de la sangre de un hombre que ha consagrado su vida a realizar actos heroicos, puñaods de proezas explotando en mi paladar, bullendo por mi mente, derramándose en mi interior con su espesa y lenta muerte a través de mis colmillos.Mis pupilas se dilatan, siento, el pulsar de los colmillos al querer desplegarse, la idea de usar el Serpentis sobre él me atrae.

Otra mujer arribó aunque se mantuvo en la distancia durante unos instantes antes de reunirse con la inesperada comitiva, habla y sus palabras que no dicen nada, dicen mucho al mismo tiempo, asiento, si, ciertamente, los motivos por los que aquí estamos no han sido revelados todavía, siento aún la llamada y por alguna extraña razón que no puedo describir ni explicar, sé que esta noche todo se esclarecerá, que no a mucho tardar se cerrará el circulo.

Cuatro, como las estaciones o como las direcciones que marcan los caminos. Cuatro como las hojas de los tréboles, cuatro somos y cuatro hemos de ser, puedo sentirlo, el circulo se ha cerrado, nadie queda por llegar, nadie que nosotros no mandemos traer, somos los presentes los que debemos tomarnos de las manos y tomar posesión de lo que el mundo está dispuesto a regalarnos.

- Nadie en realidad fue cordialmente invitado, sin embargo, todos estamos aquí por algún motivo, ahora, solo queda descubrir cual es.- Respondí a la mujer de cabellos negros.- Podéis llamarme Etaine.- Hasta el momento solo el hombre había revelado su nombre, yo daría el mío entonces, el nombre con el cual nací entre las tinieblas.
avatar
Etaine

Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 28/12/2014

Hoja de personaje
Nivel: 3
Experiencia:
30/1500  (30/1500)
Coronas: 290

Volver arriba Ir abajo

Re: El llamado (libre)

Mensaje por Gabriel Velmont el Sáb 04 Abr 2015, 7:23 pm

Una mueca parecida a una media sonrisa se dibujó en el rostro de Gabriel, aquella noche brumosa estaba siendo de lo mejor a menudo esperamos que las oportunidades se anuncien con bombo y platillo, por lo que resultaba curioso cómo se estaba desenvolviendo todo en esa solitaria y olvidada montaña.

Insólitamente, la última en llegar era una vieja conocida, una humana no muy allegada pero si muy especial para Gabriel, Brenna la saqueadora de tumbas.  El vampiro no pudo disimular su sorpresa  al verla justamente con la cazadora que le había dejado aquella vez.

Y al igual que Gabriel traía otra actitud, como si aquel lugar la hubiese transformado a ella también. Si bien mostraba esa independencia hermética de siempre, se veía más pacífica y más abierta aunque sin dejar de estar  sorprendida y atónita .

Tomo la prenda y las escucho a ella y a Etaine, la voz de esta última era la de una mujer acostumbrada a ser escuchada, y tener a los hombres a sus pies, en contraparte la de Brenna no dejaba de ser nunca suspicaz y recelosa o como si no estuviera muy convencida.

El paladín se mantuvo asi Gallardo como se veía mirándolos a los tres siguen mirando al mundo con la misma intensidad escrutadora, a diferencia de las féminas el paladín no dijo su nombre, mas no era necesario.

Era el momento de la invocación final, era hora de responderles

No es casualidad, y yo responderé a ese motivo estamos aquí porque hemos sido destinados por una deidad llamada Dathar a ser los guardianes y herederos de su legado nosotros cuatro hemos sido los llamados, ¿La finalidad? La búsqueda de la verdad… Hay algo más algo que Dathar ya me ha mostrado y que está apunto de mostrarles...


Su voz era apenas más fuerte que un susurro, pero estaba estaba preñada de poder y fuerza. Inmediatamente despues y como si ella le hubiese estado escuchando, el brumoso aire que les rodeaba se disipo un poco.

Y las imágenes que Gabriel había visto, ahora ellos también las veían…



De pronto, el tiempo era otro para cada uno de ellos. Como un calidoscopio, Imágenes difusas y confusas. Flechas surcando el aire, hierro atravesando carne, gigantes, dioses y titanes peleando entre si, guerra, enfermedad, sequía, sangre, fuego, destrucción, tragedia. Visiones, tormento, dolor, gritos, pasiones rotas, odios forjados en las llamas del tiempo.

En el caso de Gerald el Paladin. Este regresaba a donde su padre. Los orcos volvía a asesinarlo una vez más... El paladín podía sentir aquella hiriente sensación en el estómago…aquella ansiedad ante la impotencia…  En un instante el cuerpo de su padre caía  ya sin vida. Y el sol se oscurecía sumiéndolo todo en una penumbra eterna.

En el caso de Etaine. El astro rey quemando sin piedad las pieles de otros vampiros, las cabezas de los más antiguos cainitas rodando por el suelo. Hechiceros espectrales persiguiéndola, asediándola y finalmente humillándola y arrojando su cabeza a las profundidades del mar

Sobre Brenna  tres sombras con guadañas enjuiciándola a ella a bordo de un barco volador. Pero había alguien más en la escena…Su hermana, toda cubierta en heridas y carne pútrida observaba en silencio a unos pasos complacida, viendo como era juzgada. Juicios llevados a cabo donde la sentencia estaba dictada mucho antes de comenzar…

Aquellas ilusiones era sin duda realistas…A manera en que los nervios reaccionan y simulaban el dolor, la impotencia, el miedo, la ansiedad…pronto todas estas visiones cesaron, y regresaron a aquel páramo

Esto es lo que el futuro nos depara, este es precisamente el destino que estamos llamados a evitar

Gerald el paladín Las alas del saber. La Sombra del oeste, la Guardiana de la aire, El representara nuestro amparo y filosofía, el conocimiento y el misticismo, la energía que se llevara las cenizas

La Perfumada Etaine. La llave del infierno. La sombra del sur, la guardiana del fuego, ella representara nuestra elegancia y lujuria, el ardor que calcina, la pasión, la búsqueda de nuevos caminos...

Brenna la saqueadora de Tesoros. La sombra del norte, la guardiana del agua, ella representara nuestra sangre y orgullo, la fluidez, nuestra humedad e intimidad.

Y finalmente y un servidor, Gabriel el Vampiro.,  La Siembra, la sombra del este, el guardián de la tierra que represento la forja y la sementera, la roca donde se construyen los cimientos

Los cuatro Elementales, las cuatro buscadores, Para esto, hemos sido llamados para formar La orden de Dhatar…
avatar
Gabriel Velmont

Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 09/08/2014

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
430/500  (430/500)
Coronas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El llamado (libre)

Mensaje por Brenna el Miér 03 Jun 2015, 8:40 pm

Nunca le habían ido bien los grupos, por alguna extraña e invariable razón no resultaba un ser agradable para las personas. No necesitaba siquiera abrir la boca para causar resquemor en quien la rodeara, y aquello había sido más repetitivo en sus años de cautiva con la comunidad de Keisers.

Aun cuando en esta ocasión no sintiera en absoluto algún recelo de parte de los que le rodeaban, siempre procuraba guardar cierta distancia, no por desconfianza o desagrado, a veces, simplemente era por costumbre. Su cabello había crecido y la falta de cuidados excesivos que las damas suelen dar a sus melenas, la de ella estaba limpia pero espesa, llenándole de sombras el rostro blanco mientras observaba detenidamente a los dos presentes que no conocía.

Cuando el vampiro comenzó a hablar, con esa suficiencia que otorga el hecho de saber algo que todos los demás ignoran, levanto su mirada azul y la deposito con incredulidad sobre Gabriel. Si es que aquello era verdad ¿Por qué ella?

•    •    •

No hubo tiempo para pronunciar una sola pregunta, o para exhalar un aliento de claudicación. La bruma que llenaba aquel sombrío sitio comenzó a comportarse de una manera poco natural, y mis ojos perdieron la realidad en un destello de visiones que no se diferenciaban mucho de ella, pues aspiraba el hedor de la carne quemada, el aroma metálico e impregnado de azufre de los seres infernales.

Tenía el sabor de la sangre en mi boca, mientras las heridas dispersas por todo mi cuerpo segregaban sangre fría. Los sonidos a mi alrededor eran confusos, los rostros de las tres sombras no se me mostraban, pero sabía que a ellos les debía la devastación de mi cuerpo. Un susurro femenino, similar a una risa que solloza me hizo encaminar mi vista a la lejanía de aquel barco fantasmal en el que aparecía. El corazón se me detuvo y me trague todos mis dolores… era ella, Darhea, tan menuda y escuálida como la recordaba… pero ahora con la carne cayéndosele a jirones, parecía estar satisfecha con lo que miraba.

Aquello que sentí en aquel escenario es indecible, una volcadura de terror y coraje que no dejaba escapar siquiera lagrimas o gemidos. Para cuando quise revelarme ante mis jueces desperté de nueva cuenta entre los vampiros y el humano.

Como presa de una resaca, tuve un mareo que me hizo afianzarme a una roca con mi mano enguantada para ubicarme nuevamente.


Esto es lo que el futuro nos depara, este es precisamente el destino que estamos llamados a evitar

Gerald el paladín Las alas del saber. La Sombra del oeste, la Guardiana de la aire, El representara nuestro amparo y filosofía, el conocimiento y el misticismo, la energía que se llevara las cenizas

La Perfumada Etaine. La llave del infierno. La sombra del sur, la guardiana del fuego, ella representara nuestra elegancia y lujuria, el ardor que calcina, la pasión, la búsqueda de nuevos caminos...

Brenna la saqueadora de Tesoros. La sombra del norte, la guardiana del agua, ella representara nuestra sangre y orgullo, la fluidez, nuestra humedad e intimidad.

Y finalmente y un servidor, Gabriel el Vampiro.,  La Siembra, la sombra del este, el guardián de la tierra que represento la forja y la sementera, la roca donde se construyen los cimientos

Los cuatro Elementales, las cuatro buscadores, Para esto, hemos sido llamados para formar La orden de Dhatar…


Miraba al suelo mientras escuchaba, de ser real… había estado equivocada toda mi vida sobre el significado de las cosas. –Gabriel…- murmuré, lo suficientemente alto para que el vampiro entendiera mi voz. –Desde que soy libre me he visto envuelta en grandes y peligrosas empresas, buscando encontrar una clase de destino en el que nunca creí realmente.- despegué mi mano de la roca y di un par de pasos hacia aquel, quien se proyectaba como pilar de aquel llamado místico. –No puedo decir que creo en esto… pero si hay posibilidad de que aquello que vi suceda, voy a evitarlo. –

Observé al paladín, en cuyos ojos de humano yacía una melancolía fría, similar a la que cubría mi propio mirar. Aquello no pudo ser un engaño de mi mente, y si lo era… sus vividos alcances me habían convencido lo suficiente para tomar mi lugar dentro de la orden de Dathar, por lo menos… el tiempo suficiente para comprender.

Quien sabe si una vez arrastrada en ese sendero, los motivos y naturalezas de este me mostraran su superior espiritualidad, obligándome a permanecer mientras esas fuerzas me consideraran útil.
avatar
Brenna

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 06/02/2015

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
620/1000  (620/1000)
Coronas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El llamado (libre)

Mensaje por Etaine el Jue 04 Jun 2015, 9:27 pm

Y llega el momento en el que la verdad debe ser rebelada. La noche, nuestra eterna amiga es el único testigo de cuanto está por suceder, pues ella, nuestra madre, nuestro padre, amante, amiga y hogar, ella, que es la que mece nuestros pasos, nos hace tambalear caer y sostenernos de nuevo, ella que sostiene a las estrellas con sus brillantes ojos puestos en nosotros y acuna a las lunas, ambas llenas, vaticinado que la sangre se verterá que cosas terribles están por suceder. Ella, la que pende sobre nosotros desde el mismo instante en la que nuestra naturaleza fue revelada es la que nos ha reunido, en aquesta noche donde todo comienza.

Lo que pasó a continuación quedaría grabado en mi memoria eternamente, pues a fuego fue marcado en mi cuerpo, con las flamas se forjaron mis recuerdos. Pues fuego soy, fuego he sido y fuego seré, la llave del infierno, la que desata las pasiones, la que encontrará nuevas sendas, yo lo soy, el cálido sur, las tentaciones carnales, la elegancia en cada movimiento, ahora lo sé, la profecía fue marcada en el suspenso el tiempo, mucho antes de que yo naciera, mucho antes de que el mundo fuera mundo y naciera el primero de nosotros. Pues el destino es, simplemente, es. No se puede cambiar, no se puede borrar la única alternativa es aceptarlo, dar las gracias y de forma orgullosa seguir hacia adelante, un pie detrás del otro, siempre ascendiendo.

Pero aunque siempre he sabido que estoy destinada a la grandeza, no estaba preparada.

Lo primero fue reconocer a los que serian mis hermanos, lo segundo, lo segundo fue demasiado aterrador, deidades que bajaban al mismo confín del mundo, rebajándose a tratar con los mortales, si, nosotros, los inmortales somos perecederos a su lado. Ellos, dispuestos a mostrarnos una aterradora realidad, tal vez para que pongamos freno, tal vez para que estemos preparados para la inminente caída, tal vez simplemente para mostrarnos su plan.

El prisma se suspende en medio de la nada, una proyección en el mismo vacío del cielo, frente a nosotros, el único que ha visto ya lo que debe revelarse es Gabriel y jamás sabré si su primer impacto ha sido como el que nostras sufrimos, no veo las saetas en una primera instancia, no, lo primero son los rayos del sol que me golpean incluso en la ficción, en medio de una ahogada exclamación cierro los ojos y alzo los brazos, intentando defenderme absurdamente de él. Sólo cuando pasan unos instantes y me doy cuenta de que mi piel no arde que mis preciosos cabellos no bailan en el viento convertidos en cenizas si no que siguen siendo mis finas hebras negras recupero la compostura y puedo observar el cuadro móvil que no termino de comprender como funciona.

Muerte, destrucción, caos, no, no solo se muestra en la imagen, si no que ahondan en mi cuerpo, sentimientos ya olvidados hace tiempo, enterrados a voluntad, me negué a mi misma sentir tales vilezas, ser tan débil como para notar la desesperanza que no fuera la de la propia muerte cuando estuviera realmente cerca. Pero al ver como la carne de mis iguales se desprende de los huesos al ser quemado por el mortal satélite, al ver como las cabezas de los mayores, que no conozco pero reconozco como tal al ver la sabiduría en sus opacos y muertos ojos, ruedan por el suelo y son utilizadas como improvisado balón de juego, muchos hombres y  mujeres ríen, victoriosos ante la caída de los vástagos de la noche. Pero no todos son desconocidos, tal vez sea imaginación de la desesperanza el llameante cabello de mi propia hija, no, los cabellos no están sujetos a su bonita cabeza, pues han sido arrancados, su hermosa mata color de fuego.

¿A que se debe esto? A la ignorancia, la ignorancia puede ser el arma más peligrosa, pues un ser ignorante, es capaz de mover a las masas con su estupidez, tan solo alguien que no tiene la cabeza llena de inquietudes y no se para a descubrir que hay detrás de todo es el único que es capaz de levantarse en armas contra lo que le da miedo. Pero... ¿como voy a culparles? Son la raza inferior, alimento, peones en el juego de ajedrez de las razas más prosperas, si, ellos son más proliferos, pero también más frágiles, son más moldeables, capaces de adaptarse al mundo tal y como les viene, pero su escasa esperanza de vida los hace demasiado efímeros como para poder empaparse realmente de los dones que el mundo puede otorgar, demasiado efímeros para aprender todo lo que está por mostrarse. Y nosotros, la raza superior nos aprovechamos de ello, pues son los que nos pueden permitir que nuestra existencia sea más fuerte, los cazamos, los engatusamos, los usamos para nuestros fines, nos alimentamos de ellos, en toda la existencia de Anzus o desde que al menos los vampiros existimos, en cada pueblo, en cada esquina o recoveco ha habido una victima nuestra, una familia que se ha quedado sin su padre, sin su madre o hijos, llevados a la ruina, sin mirar atrás, como quien recoge la uva del árbol, nosotros recogemos la vitae de sus cuerpos.

¿Que si me arrepiento? No, ni en un millón de años, no se trata de que no tenga conciencia, que no tengo, hace años que la enterré, se trata de que hay cosas que simplemente son, y esta, es una de ellas, se trata de la escala evolutiva y por desgracia para ellos, nosotros estamos arriba. Jamás podría ser de esa clase ve vampiro que se aflige y se niega a alimentarse de humanos, ellos, jamás podrán ser un vampiro completo, son híbridos a caballo entre un mundo y otro, pues tan solo el vástago que se ha desprendido de su humanidad es un hermano de sangre completo.

Sin embargo, ahora, esta noche, observando a los tres que me acompañan, veo que  hay una cosa que mi raza ha echo mal desde los albores de su creación. Somos muy desaprensivos e individualistas. En eso, ellos, tienen ventaja, pues es uniéndose como crean su fuerza, la suficiente como para derrotar a una raza visiblemente superior en casi todos los aspectos.

- Los cuatro Elementales...- susurro más para mí que para los  presentes.

Empiezo a comprender, solamente uniéndonos podríamos hacer frente a lo que estaba por venir, solo juntos podremos unificar las razas, a través de un secreto culto, a través del estudio, a través de la lealtad, un escuadrón de vástagos para crear la muralla necesaria.

Pero hay algo que debemos hacer antes, si debemos ser los príncipes de las tinieblas deben quedar las bases claras, debemos saber cual es lugar de cada cual y sobre todo, tenemos que tratarnos como iguales,si las mujer o los hombres son solo la mitad de lo ambiciosos de lo que soy yo pronto comenzarán las disputas, no, debemos establecer un vínculo de sangre.
Recuerdo, que antaño, tal vez en la época de los mismos Tronos, los que ahora duermen a la espera de que las senescalas los retomen, hubo un círculo unido los unos a los otros a través de la sangre. Al compartir nuestra sangre, adquiriríamos un alto grado de sentimiento de lealtad, más allá de lo que cualquier humano pudiera entender como tal. Creando de esta manera una manada. Para ello hacía falta un cáliz donde cada uno depositaríamos nuestra esencia secreta, se mezclaría siendo un computo de todos nosotros para que en comunión la tomásemos, empapándonos así del pasado de cada uno, de nuestras vivencias, nuestra transformación y anhelos, verdaderos hermanos de sangre, como un sire y su hijo, pero sin que ninguno fuera superior a otro, de igual a igual, al menos entre nosotros.

La decisión estaba tomada, por tanto, haciendo un gesto totalmente impropio de mí, acerco mis pasos a la rubia vampiresa y extendiendo mis largos y gráciles dedos recojo la brillante lágrima que ha acariciado su mejilla y tomo su mano para darle sustento en sus temores. En toda mi vida, la humana y la inmortal, he sido una mujer solitaria, sin embargo, ha llegado el momento de dejar la senda de la individualidad y reconocer a mis hermanos.

.- Busquemos un lugar más acogedor, donde el frío y el viento no nos hostigue, hay mucho por hablar y más por hacer.
avatar
Etaine

Mensajes : 75
Fecha de inscripción : 28/12/2014

Hoja de personaje
Nivel: 3
Experiencia:
30/1500  (30/1500)
Coronas: 290

Volver arriba Ir abajo

Re: El llamado (libre)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.