Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 77 el Sáb 06 Sep 2014, 2:25 am.
Últimos temas
» Ficha: Yurick
Vie 23 Jun 2017, 8:36 am por Yurick

» Ficha de Markus Blackhorn
Miér 24 Mayo 2017, 11:47 pm por Eneas

» Muerte al traidor [privado]
Dom 29 Ene 2017, 10:02 pm por Demivah

» Registro de Avatares Femeninos
Vie 27 Ene 2017, 11:50 am por Rey Xalcotum

» Alma Anisa (terminada)
Vie 27 Ene 2017, 11:48 am por Rey Xalcotum

» Bvlgaria :: Blurred Definitions [Afiliación élite]
Miér 25 Ene 2017, 8:01 pm por Tábatha

» St. James - Normal
Dom 22 Ene 2017, 7:20 pm por Eneas

» Seven Deadly Sins — Cambio de botón (Élite)
Jue 19 Ene 2017, 1:35 am por Duende en el norte

» Registro de Avatares Masculinos
Miér 18 Ene 2017, 5:45 am por Duende en el norte

Votános


Licencia de Creative Commons
Leyendas de Anzus by Estigma is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en Leyendas de Anzus.
Como habrás podido comprobar, éste es un foro original de principio a fin, todo lo que ves aquí ha sido creado por los usuarios que desde hace más de dos años, han dedicado su esfuerzo. Las fichas, los posts, los gráficos, en definitiva, cualquier contenido, es obra de sus dueños y de nadie más.
Sé original.
Afiliados Élite
BelovedHogwartsSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas MágicasLost Soul40 por 40Image and video hosting by TinyPicSchool Deluxe NEWForo RPG NarutoEast of EdenCrear foro photo mDxkRXI_zpspxu1jljz.jpg

Menos de siete vidas [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Menos de siete vidas [Libre]

Mensaje por Belladona el Dom 15 Nov 2015, 1:50 am

Esto resultaría demasiado patético como para significar mi fin. Inspiro profundamente para resoplar con fuerza mientras me hundo un poco más en el limitado espacio que puede ofrecer un barril viejo. Hasta que no me cerciore del todo de que no me han seguido, no puedo continuar con naturalidad. Maldito el momento en el que se me antojó que robar aquel péndulo era buena idea. Las maderas crujen si decido acomodarme un poco mejor de la tesitura en la que me encuentro, de cuclillas con los brazos rodeándome el estómago y el cuerpo ligeramente inclinado hacia delante. La juntura entre los tablones permite darme una visión un tanto restringida acerca de lo que está pasando en el exterior, pero algo es algo. ¿Cómo he llegado a esto? Es la gran pregunta…

Paseaba idílicamente por una de las callejuelas más transitadas de Voldegur, mis andares eran el puro reflejo de una dicha de las que no se suele tener habitualmente. Y es que hoy, he comido un pichón de primera calidad, al parecer un cazador en busca de buena compañía ha querido compartir su comida conmigo. Me educaron para ser culta, puedo ofrecer buena conversación si se me requiere la ocasión. En las tabernas una puede encontrarse cualquier cosa, pero por lo general se suele mostrar amabilidad cuando se ofrece un buen negocio por delante y éste lo era. Al parecer el hermano de este humano, alto, moreno de nariz aguileña y piel blanquecina, había contraído matrimonio con la amante de mi cliente. Nunca he podido disfrutar del seno de una familia, pero si algo me ha quedado claro en los años que llevo desempeñando mi oficio es que hay lazos que se rompen con asidua frecuencia si hay un amor ilícito por delante.

No era muy complicado, debía acercarme a su hermano y dejarle dormido. Muy fácil puesto que bien parecía que era asiduo a beber de los ojos de las damas, contarles toda clase de historias falsas con el objetivo de llevárselas a la alcoba. Tomé mis precauciones y una vez que estuvo, solo hice mi acto de aparición. Estaba entrado en años pero conservaba un atractivo típico de quienes frecuentan diferentes camas femeninas en una misma noche. Fue entonces cuando lo ví, un precioso péndulo que brillaba en cada oscilación de izquierda a derecha. Me gustaría decir que aquel detalle sin importancia no interferiría en mis planes. Pero no fue así.

Le acompañé hasta un sitio retirado del bullicio, unas cuadras que estaban a no mucha distancia del centro. Sus manos huesudas se aferraron sobre mis hombros con intenciones de recorrer mi cuerpo, su mirada lasciva era una invitación a que actuase rápido. Deslicé mis manos por su bolsillo con la intención de sustraerle el fantástico péndulo, ya que él se mostraba ocupado en mis posaderas. Fatal error. Sus manos se encontraron violentamente con las mías y me aventó contra la pared. En su rostro se podía leer una expresión de desprecio y rabia. Podía pagar un precio demasiado alto por un estúpido capricho. Afortunadamente no es la primera vez que me veo con hombres en una situación similar. Le propiné un rodillazo en la entrepierna y bajo su grito de dolor soltó mis manos. Con ello pude correr… y así es como he llegado a donde estoy.

Con el aliciente de que ha llamado a sus amigos y no es el único que me está buscando. Una simple caza la he complicado sin ninguna necesidad. Resoplo algo frustrada. Ahora tendré que atraparle en un momento de debilidad, ya sea cuando esté dormido o cuando marche solo por un callejón nocturno, para terminar mi trabajo.

Afortunadamente esta es la ciudad de los amoríos y de los amantes despechados, no creo que me resulte complicado encontrar una buena coartada. Saco mi máscara de mi obi y me la coloco, luego dejo mis cabellos sueltos, guardo el manto que cubre mis hombros dejando simplemente el corpiño. Pues estoy resuelta a continuar mi camino por las calles de Voldegur bajo una apariencia diferente.

Cruzo los brazos por encima de mi vientre y camino con andares lentos, directivos que contonean mis caderas de un lado a otro. Escucho gritos y hombres corriendo cerca de mí, me siguen buscando por la zona. No voy a poder ocultar mi rostro de forma indefinida…Tengo que admitir que no tengo escapatoria…
avatar
Belladona

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 07/11/2015

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
250/500  (250/500)
Coronas:

Volver arriba Ir abajo

Re: Menos de siete vidas [Libre]

Mensaje por Mael Sanguinaar el Dom 22 Nov 2015, 12:07 am

La posada estaba mal ventilada y el humo que escapaba de la lumbre inundaba la sala en una cenicienta niebla. Por debajo de la oblongada superficie del techo dos lámparas de velas fundidas y apagadas observaban el transcurrir de la gente. Había nueve mesas, alineadas perfectamente con sendas sillas alrededor. Apenas había cinco hombres agazapados sobre sendas cervezas esforzándose con ahínco por contribuir a la atmosfera del local con sus luengas pipas. Tras la barra un hombre calvo limpiaba un vaso con un trapo que otrora fuera blanco. En el piso de arriba, convenientemente iluminado y ventilado estaba el despacho de Mael. Aquella noche lucia los símbolos del Clan Sanguinaar, pues un sacerdote había venido a verlo. Mael no era ni devoto ni piadoso, era conveniente, en sus escritorios ocultos reposaban los símbolos y las efigies de la miriada de Dioses de la ciudad no para engañar a los Dioses, si es que existían, sino para complacer al ojo humano.

El licantropo observaba con ojo experto las cuentas. En la última semana había conseguido expandir su territorio prácticamente doblarlo. Impulsado por una racha de asesinatos en los transportistas y mulos de las asociaciones rivales. Pero ahora se veía en serios apuros. Los números eran claros, tenía más territorio del que podía controlar. Poco a poco el uso que había hecho de las cartas se le echaba en cara. Empezaba a perder a sus hombres, a los pocos hombres dispersos que tenía. Necesitaba perros de alquiler, pero todas las hermandades más grandes habían abierto hacia demasiado las arcas. Ni siquiera le hizo falta un vistazo rápido a sus arcones para saber que por no haber no había ni telarañas. Mael lo sabía, pero necesitaba el dinero, había conseguido engatusar a varios sacerdotes con promesas de descubrir lo que pasaba y les había desvestido el santo. Por si esto fuera poco el sacerdote. Por si esto fuera poco el sacerdote venía con una petición, por no decir una exigencia algo peculiar. Mael tuvo que escucharlo pacientemente, no tenía otra opción dependía de los sacerdotes para poder tener el control. Tras una larga charla Mael dio un suspiro, atender de forma personal un asunto doméstico no estaba dentro de tus planes

No se preocupe por los honorarios su excelencia, guardadme el cielo que nosotros les guardaremos la tierra.

En cuanto salió el reverendo, él licántropo tomo su Coyok y a los diez minutos escucho el graznido del cuervo, y como el ave negra se abalanzo sobre él. Hugin había acudido a su llamado. Le susurro al pájaro un nuevo mensaje, una sola palabra, "Explora". El ave salió volando, mientras Mael se preparaba, sería una noche de cacería.

Se acercó a la ventana, y miro a la calle. Estaba alto. Demasiado alto para poder bajar, incluso deslizándose por la cuerda. Comenzó a examinar las distancias hasta que reparo en un edificio no muy alto que había allí cerca. Tomo el gancho de polea que siempre llevaba con él y lo amarro a la cuerda. La hizo girar rápidamente y con un fuerte lanzamiento amarro la baranda de la azotea de la casa contigua. Con pulso firme comenzó a deslizarse, con habilidad experta. Una vez en el nuevo edificio no tuvo problemas para descender a nivel de suelo sin ser visto.

La noche iba a ser larga, y al cazador le iba a resultar corta.
avatar
Mael Sanguinaar

Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 19/11/2015

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
280/1000  (280/1000)
Coronas: 90

Volver arriba Ir abajo

Re: Menos de siete vidas [Libre]

Mensaje por Galael el Dom 22 Nov 2015, 1:47 am

La noche cernía su manto estrellado por la ciudad, y la escarcha de la noche empezaba a humedecer el suelo empedrado que amenazaba con hacerte resbalar. Galael caminaba tranquilo, no como el resto de la calle, que hacia escasamente unos instantes habían comenzado algunas voces y corredurias por las callejuelas. El no quería saber nada de aquello, pero aquello fue a buscarlo a el. Un hombre bien vestido, adinerado diría se le acercó con un estoque en la mano, no parecía querer atacarle pero aun así lo puso en guardia.

-Has visto a una mujer de pelo oscuro muy voluptuosa y con orejas de gato?- le hablaba con respeto, no es que vistiera de marques, pero sus ropas tampoco estaban gastadas como para pensar, que era un vagabundo o de los bajos fondos.

-No, lo siento, acabo de llegar. ¿Hay alguna posada por aquí cer...-no pudo terminar la pregunta, yá que el tipo había comenzado a marcharse.-vaya educación de alto standing- Enarco una ceja y siguió caminando buscando entre los letreros uno que le avisara de que era una posada. Llevaba sus espadas encima y eran un gran peso que estaba deseando quitarse después de tantas horas caminando, sin embargo la suerte no le sonreía y no conseguía ni cruzarse con nadie ni encontrar una posada. Era un barrio bueno, aun no había visto ni un solo vagabundo y eso le parecía extraño pues en casi todos los pueblos y ciudades existía esa clase de sociedad por llamarlo de algún modo.

-“Erick sigo con mi viaje, espero que esteís bien los dos”-pensó para si mismo acordándose de Aenar y Erick.

Galael decidió descansar, se quitó los cintos que le ataban las fundas de sus armas a la espalda y los dejó apoyados en un muro mientras se sentaba en un pequeño escalón de un comercio. Era tarde y la gente se había metido en sus casas, quien sabe si no le tocaría dormir otra noche a la intemperie, de hacerlo tendría que buscar un buen escondite, su armas eran pesadas al igual que valiosas y no solo sentimentalmente y no las iba a dejar a merced de cualquiera. Descansó durante unos minutos mentalizándose, diciéndose a si mismo que cuanto antes encontrara un hostal antes podría descansar cómodamente. Se incorporo pesadamente y comenzó a atarse los cintos nuevamente.

-En marcha-
avatar
Galael

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 26/09/2015

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
50/500  (50/500)
Coronas:

Volver arriba Ir abajo

Re: Menos de siete vidas [Libre]

Mensaje por Belladona el Dom 22 Nov 2015, 7:36 pm

No me puedo creer que vaya a pasar la noche entera saltando de tejado en tejado sin pasar a calentarme por una taberna ni siquiera un par de horas. Mis huesos empiezan a notar las consecuencias de las bajas temperaturas. El empeño que derrochan estos hombres por localizarme es digno de alabar, ¿es que ninguno tiene a alguien que les quiera? ¿ninguno fue amado en su infancia, ya que necesitan desaprovechar la noche persiguiendo a una gata cualquiera que intentó asesinar a su amigo? Aunque de esto último posiblemente todavía no fuese consciente el afectado, ya que su furia se ha terciado sobre mí al intentar robarle primero. Como si hubiese sido su primera vez… por favor… ese hombre pasa el día entre faldas. Sonrío sarcásticamente tras mi pensamiento ¿su primera vez? Oh cariño… igual sí, igual hasta ahora nunca le habían estafado antes. Resulta tierno descubrir ese rostro de sorpresa, ingenuidad y rabia cuando nunca otros de la profesión les han atacado.

Suspiro dejando un halo visible durante unos leves segundos debido al contraste de temperatura. Las calles ya no están tan transitadas como cuando contaban con las horas solares pero todavía no es demasiado tarde como para que todas las criaturitas estén refugiadas en alguna parte. Sigo saltando de tejado en tejado buscando la mejor alternativa a mi situación, pero finalmente a todos los ratoncitos se les suele cazar por lo mismo. Tienen hambre. Si mis pesquisas no andan muy desencaminadas debería quedar algo de comida sobrante- y tirada a la basura- cerca del mercado. Si la diosa fortuna decide sonreírme, podré llevarme aunque sea un par de peces podridos al gaznate. Encamino con viveza mis pasos hacia allá, pero antes de llegar decido aproximarme a la cañería más cercana para deslizarme con delicadeza hasta el suelo.

Mis pies tocan el suelo enlosado de una de los callejones que se sitúan cercanos a mi objetivo, no obstante no todo el mundo ha llegado a su casa. Esbozo una mueca silenciosa de fastidio tras comprobar que me encuentro ante una silueta masculina. La noche es muy oscura no necesariamente hemos tenido que encontrarnos si ambos así lo deseamos. Acomodo mi máscara a mi rostro y prosigo con mi camino sin darle mayor importancia al asunto.

Os aguarden los espíritus en esta noche, extraño.-comento en un susurro a modo de saludo indiferente. Mis pasos no se detienen, lentos, silenciosos y firmes se encaminan hacia el primer comercio en busca de sus restos.
avatar
Belladona

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 07/11/2015

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
250/500  (250/500)
Coronas:

Volver arriba Ir abajo

Re: Menos de siete vidas [Libre]

Mensaje por Mael Sanguinaar el Dom 22 Nov 2015, 10:47 pm

Un trozo de pergamino, arrastrado por un viento vagabundo, vino a dar en su bota.
Despreocupadamente lo recogió, y leyó las palabras que habían escrito en él con buena letra redonda. Al parecer todo tipo de cosas raras estaban ocurriendo aquella  noche fría, la verdad es que no tenía ganas de cumplir aquella encomienda, buscaría a la felina pero por compromiso, solo por quedar bien con el Reverendo

Bajo de la azotea y camino hasta la plaza. Brillaban las antorchas, dispuestas en filas junto a las puertas. Su cuervo no había regresado. Temía que alguien lo hubiese herido con una flecha o quizás no lo había entrenado tan bien como suponía, no importaba, fingiría que la estaba buscando solo para quedar bien y luego regresaría a su oficina a atender sus asuntos

Y pese a que las calles aledañas y accesorias de la ciudad estaban vacías y la gran mayoría de los ciudadanos estaba ya en sus hogares, en el zócalo de la ciudad todavía había gente
Entre los comercios se apelotonaban los indigentes, todos incapacitados, o ciegos, o ambas cosas, y los quejidos con que rogaban limosna competían con los mercaderes que pregonaban su mercadería. Y en cada esquina había tipos duros de sembrante cruel, andrajosos, que acariciaban el puño de sus espadas, o tenían en la mano dagas afiladas o  cachiporras pesadas, y todos sin excepción seguían con la mirada a algún obeso comerciante que pasaba presuroso, o a la bien formada hija de algún tendero que se abría paso entre el gentío con asustada expresión. Sólo faltaban para completar el cuadro las prostitutas, adornadas con brazaletes de cobre y latón, vestidas con simples camisas que merced a algunos escotes mostraban mejor la mercancía. Aun en el aire se percibía el pegajoso olor de la docena de barrios de mala vida que había visto: una mezcla de vómito, orina y excrementos.

Necesitaba  información sobre la felina, pero no la común que todo paisano suelta, sino más bien la que me dice cómo y donde sin necesidad de un gran esfuerzo, bueno, sí, el sacrificio de una o dos monedas de plata. Profundizando en aquel mal oliente lugar, pudo ver movimiento al final, justo donde la callejuela se terminaba con un muro de piedra de varios metros de altura. Sus pasos se escucharon débilmente cosa que  hizo más fácil la tarea de acercarse.

Dos mendigos, de aspecto deplorable, se pasaban una botella de vino barato, ambos no se percataron de su presencia hasta que estuvo en frente de ellos. Los dos subieron sus cabezas, mirando quien o que era la visita y no les gustó lo que vieron, tampoco es que les importase, cargados de alcohol como iban.

-¿Que quieres amigo?...no tenemos oro, ya nos..burpp...nos robaron un par de tipos antes-.Dijo el que tenía más consciencia de la realidad y que por tanto, sería el blanco de sus preguntas.

-No sé preocupen, no vengo a quitaros oro, solo información-

-¿Información?...cof..cof..bueno, ya que quieres algo, nosotros también..burpp..-Eructó, para paso siguiente volver a beber de la botella y mirarme un tanto desconfiado.-Esos malditos rufianes nos quitaron el poco oro que teníamos..hip...y nos dieron una paliza que casi nos matan. Mi amigo Limmer perdió el habla cuando uno...uno de esos desgraciados le pisó el cuello, solo el beber lo aleja del dolor y a mí también-

-Veamos, supongo que quieren oro ¿No es así?-.Pregunto con un suspiro, todos querían oro, quien no.

-¡No, muchacho, te equivocas!...arrástrame hasta la taberna más cercana..burp...he invítame a una copa de vino y te diré lo que quieras..cof..coff..La botella ya se acabó y cojo como estoy, no llegaré a ningún lado-.Alzó sus flacas manos, como si de un bebé esperando a que lo cogiesen se tratase. Menos mal, una copa no era difícil de pagar, no si se hacía con el dinero de otro.

Con presteza ayudo su maltrecho cuerpo a levantarse, girando la cara a tiempo de no recibir el mal aliento. Sosteniéndolo por debajo de los hombros, miro a su compañero.

-¿Tu amigo no viene?-

-¿Ehh?...ahh..no..ha muerto-
avatar
Mael Sanguinaar

Mensajes : 116
Fecha de inscripción : 19/11/2015

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
280/1000  (280/1000)
Coronas: 90

Volver arriba Ir abajo

Re: Menos de siete vidas [Libre]

Mensaje por Galael el Lun 23 Nov 2015, 11:26 pm

Empezó a escuchar unos pasos tras él, volvió la mirada para ver de quien se trataba y vio como una silueta de una mujer de generosas curvas y una mascara se acercaba en su dirección, no parecía peligrosa, pero aun así se sorprendió de no haberla escuchado antes, no le dio importancia pero no le quito la mirada de encima. Esta, cuando pasó por su lado le saludó con una frase extraña que no había escuchado antes. A lo que le respondió bromeando.

-Prefiero que los espíritus me indiquen donde hay una posada-dijo intentando visualizar su rostro tras la mascara que llevaba la mujer. Intento analizar a la mujer según lo que veía, y fue descartando posibilidades. Una mujer de familia aquellas horas de la noche y sola imposible, pensaría que se trataba de una mujer de compañía pero no se le había insinuado al pasar por delante cosa que solía pasar muy a menudo, por otro lado esta la mascara, se oculta por alguna desfiguración enfermedad o por que huye de alguien, eran dos posibilidades. No sabría decir cual, pero la curiosidad empezó a picarle, ¿Y si era la mujer que estaban buscando? Y si fuera ella... que habría hecho para ser perseguida. Espero un poco y dejó distancias entre ambos dejó que se alejara lo suficiente para seguirla sin el riesgo de ser descubierto, tan solo un rato.

Se dio la vuelta y comenzó a caminar hacia ella guardando las distancias, por desgracia sus armas eran pesadas y no eran tan silenciosas como quisiera, pero con metros de distancia y moviéndose despacio pudo apreciar desde el otro lado de la calle como la chica empezaba a rebuscar en la basura...

Una parte de el se ensombreció y se sintió apenado. Pero no supo que hacer en aquel momento, se escondió tras la pared y se apoyo en la pared resoplando, desgraciadamente una piedra que sobresalía de la pared pegó en el metal de sus armas escuchándose en varias calles.
-”mierda”- pensó para si mismo.
avatar
Galael

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 26/09/2015

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
50/500  (50/500)
Coronas:

Volver arriba Ir abajo

Re: Menos de siete vidas [Libre]

Mensaje por Belladona el Miér 25 Nov 2015, 7:34 pm

Pese a que mis pasos están encaminados a alejarse cada vez, no puedo evitar escuchar un repiqueo por detrás de mí. Hay alguien que está tomando la misma dirección que yo ¿por qué? En ese callejón solo había una figura masculina y en primera instancia no habría jurado que se tratase de uno de mis perseguidores, más bien de un extranjero algo confundido. ¿Hasta ese punto habían llegado para apuntarse una captura?

Revuelvo un poco por aquí y por allá, buscando entre los deshechos algo que pueda aportarme un reflejo de quién tengo a mis espaldas. Unos trozos de cristales rotos, algún vidrio quizás… pero bien que parece que la Diosa Fortuna se está burlando de mí a dos manos. No me queda otra alternativa que echar la vista al frente para mirar al cristal del pequeño comercio. Cabe mencionar que tampoco he sido ni la primera ni la única con tal maravillosa idea pues algunos roedores se han acercado a husmear con sus naricitas la mercancía basura. Solo espero que este no sea territorio de ningún otro gato, pero aunque así lo fuera, las circunstancias me obligan a quedarme poco.

¿Debería tantear? El último repiqueteo consigue que levemente ponga mis hombros en tensión orientándome hacia el sonido. Lo que menos me interesa ahora es llamar demasiado la atención, aunque la suya ya es inevitable…En fin, siempre podemos recurrir al plan “Buenas noches, Nemo”. Junto ambas manos entrelazándolas una encima del antebrazo contrario, tratando de adoptar una pose relajada. Lo que menos queremos ahora aquí es crear una tensión que nos obligue a ver quién tiene los cuchillos más largos y más afilados. Nunca me han perdido esas cuestiones de ego, pero ahora que necesito desaparecer, me importan absolutamente nada.

Me apoyo contra la pared, agudizando mis sentidos al más mínimo ruido. Busco con la mirada una posible vía de escape, por si la situación se volviese peligrosamente fea. Suspiro sonoramente haciendo que se condense el vaho en esta noche fría y húmeda. Observo que con la ayuda de un barril y el alfeizar de una ventana, no es complicado volver de nuevo a las azoteas. ¿Debería esperar y seguir observando desde las alturas? Me acerco silenciosamente hasta el barril y me pongo en cuclillas encima de él.

¿Te has perdido, rantoncito?-comento en tono bajo a la par que arqueo mi espalda, asestando un manotazo contra el suelo para atrapar uno de esos peludos y pequeños mamíferos. Suelta un gritito histérico mientras lo aprisiono entre mis zarpas y comienzo a acariciarle la columna para que se calme.-Fisgonear a un desconocido está mal, pequeño. ¿Mamá no te contó que cuando cae el sol, salen los monstruos?-comento en un tono meloso esperando a que el desconocido se descubra.
avatar
Belladona

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 07/11/2015

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
250/500  (250/500)
Coronas:

Volver arriba Ir abajo

Re: Menos de siete vidas [Libre]

Mensaje por Galael el Dom 29 Nov 2015, 1:06 pm

Galael escondido en aquella esquina, aun decidiendo si debía salir y presentarse. Lo cierto es que llevaba días sin hablar con nadie, echaba de menos mantener una conversación amena, era nuevo en la ciudad y le vendría bien algo de información acerca de esta y quien mejor para dársela que alguien que vive en la calle y se entera de todo lo que pasa en esta. Pero... como presentarse sin alarmar aquella mujer... Siempre había sido bueno para conversar incluso tenia cierto don para convencer a la gente de lo que quería, aunque fuera usando tretas y artimañas, no siempre pero aveces el fin justifica los medios.

Salio de su escondite al mismo tiempo que empezaba hablar usando un todo sereno e intentando suavizar su vozarrón para no asustarla.

-Buenas noches, disculpadme que os haya seguido y espiado, pero ha sido por mera curiosidad. Llevo escasamente un rato en la ciudad y busco una posada donde pasar la noche y me preguntaba si podríais indicarme donde encontrarla- dejo unos escasos segundos de silencio y justo antes de que pudiera contestar siguió hablando- Por supuesto te lo recompensaría con un plato caliente de comida de esa posada y algunas monedas-

Galael no era estúpido, sabia que aquella mujer, viviendo en la calle y con su hermosa figura sabia desenvolverse bien y si fuera una ramera cualquier se le habría insinuado cuando paso por su lado. Así pues, la idea de que se tratara de una ladrona que usara su cuerpo para distraer le resultaba bastante probable. Todo eso desde el hecho que la acababa de ver rebuscando en la basura con bastante desenvoltura, por lo que a pesar de su buen cuerpo no tenia remilgos para mancharse las manos.

Al salir de su escondite procuro parecer tranquilo y nada amenazante y quizás dejarle pensar a la mujer que seria una presa fácil para robarle, y si quizás fuera del tipo de mujer que se puede pagar su compañía lo haría con esa excusa para conocerla a ella y a la ciudad con la información que pudiera darle. En su contra tenia su propio tamaño ya que de por si podría resultar intimidante.
avatar
Galael

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 26/09/2015

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
50/500  (50/500)
Coronas:

Volver arriba Ir abajo

Re: Menos de siete vidas [Libre]

Mensaje por Belladona el Dom 13 Dic 2015, 5:46 pm

Finalmente se descubre un hombre ante mis ojos, es alto, rubio e imponente a su manera. Definitivamente es el mismo hombre con el que me he cruzado antes al caer. Ladeo la cabeza hacia la izquierda sin cambiar la expresión de mi semblante. La idea de que un viajero hubiese querido acercarse a mí en una noche como esta y con intenciones inocentes, sonaba poco creíble. Una mujer enmascarada que revuelve en el cubo de la basura y sujeta un ratón entre sus manos… no parece la perfecta aldeana del año. Estudio con recelo sus movimientos, ¿podría tratarse de uno de mis perseguidores? Siempre cabía la posibilidad de que hubiesen querido cambiar de estrategia y ahora jugasen a algo más sutil. Me gusta el juego de las apariencias, ese será el único motivo por el que no salte hasta el alfeizar más cercano y siga huyendo. Sigo acariciando con una de mis afiladas uñas la garganta del roedor que poseo entre mis manos.

Esta ciudad se presta a diferentes posadas que podrían adecuarse a unas preferencias u a otras.-comento en un tono neutro.-Si lo que buscáis es algo más clásico como el descanso propiamente dicho, es recomendable que preparéis la cartera con bastantes monedas. –Estiro mis brazos desperezándome por completo y emitiendo un bostezo, quizás en parte como muestra directa de relajación.

Hay quién le gusta decir que cuando se cierra una puerta se abre una ventana. Es posible que en este caso pueda aprovecharme de la situación, podría cambiar mi atuendo y salir de esta ciudad con otra apariencia que me permitiese despistar a mis perseguidores. Pero si este extraño hombre resultase ser uno de ellos… me vería en la obligación de matarle. No es tiempo de adelantar acontecimientos, pero mientras no sea en la ciudad todo debería tornarse mucho más sencillo. Estiro una pierna y después la otra para bajarme del barril, en un rápido movimiento le parto el cuello a la rata a la revoltosa y chillona rata. Luego la lanzo por detrás de mí otorgándole ninguna importancia. Ladeo mis caderas acercándome hacia el desconocido mientras saco de mi cinturón una pasmina oscura que dejo que caiga sobre mis hombros. Suelto mis cabellos del recogido inicial fluyendo éstos láceos hasta mi cintura mientras el flequillo cubre mi máscara. Ah no, no hay necesidad de descubrir mi rostro. Con una sonrisa satisfecha, que el hombre no es capaz de percibir, termino por acortar las distancias. Tomo su brazo y encamino los pasos para alejarnos del callejón.

No acostumbro a guiar a viajeros hasta posadas, hace un tiempo que me cansé de escuchar las mismas zalamerías una y otra vez. Ansío ese plato caliente en una noche tan aciaga como ésta, Sir. Pero por lo pronto, os recomendaría cautela en vuestra curiosidad. –acomodo mis palabras de forma dulce y melodiosa.-Las calles están llenas de oscuros secretos que cobran vida cuando se esconde el sol.
avatar
Belladona

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 07/11/2015

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
250/500  (250/500)
Coronas:

Volver arriba Ir abajo

Re: Menos de siete vidas [Libre]

Mensaje por Kenneth de Wainwright el Lun 14 Dic 2015, 7:26 am

Algunas antorchas de junco, que perdían cera y estaban instaladas en toscos candelabros negros de hierro a lo largo de las paredes de piedra, iluminaban pobremente el interior del Corazón de León.

Una docena de hombres, acodados sobre sus jarras, se sentaban, uno aquí y el otro allá, en torno a las mesas colocadas sobre el suelo de pizarra, el cual estaba sorprendentemente limpio para tratarse de un mesón de aquel género. Tres rufianes, por turno, arrojaban sus dagas a un corazón groseramente pintado en un tablón de madera, que colgaba de la pared. En la basta piedra, a lado y lado del tablón, podían verse las marcas de mil puñales mal encaminados.

Algunas camareras, iban de un lado a otro a toda prisa repartiendo las jarras.
Cuando vio al posadero, un hombre calvo y corpulento que estaba frotando el mostrador con un jirón de trapo, Kenneth comprendió por qué el suelo estaba tan limpio. Conocía a aquel hombre, que se llamaba Ferian.

Aquel Ferian estaba obsesionado por la limpieza de manera poco usual entre los hombres de su profesión. Se decía que había huido a Voldegur, por haber matado a un hombre que le había vomitado en el suelo de su posada. Pero, como fuente de información, jamás había tenido igual. A menos que hubiera cambiado de hábitos, estaría al tanto de todo lo que ocurriera en Voldegur, y no sólo de los rumores que suelen circular por las calles.

Ferian sonrió al ver que Kenneth apoyaba el hombro en su mostrador, pero sus pequeños ojos negros siguieron alerta y paró de limpiar.

Por las Piedras de Syrion, Kenneth —dijo tranquilamente—. Se dice que todos los caminos llevan a Voldegur, por lo menos en Voldegur mismo lo dicen, y ahora que te veo aquí me doy cuenta de que decían la verdad.

¿Quién más de está en la ciudad? —preguntó Kenneth.

Rufo, el falsificador de moneda. El viejo astrólogo Sharak. Y también está Emilio el ladrón.

¡Emilio! —exclamó Kenneth. Emilio el Corinthio había sido el mejor ladrón que Kenneth había conocido—. Hubiese jurado que ya estaba muerto.

Ferian rió entre dientes, y el seco chasquido de su risa no cuadraba con su gordura.

Pues ya vez sigue por aquí, se dice que le hallaron en el lecho de una mujer poco conveniente. El marido le perseguía, pero la madre todavía más. Parece que también había estado acostándose con ella, y le había afanado de paso piezas de orfebrería. La vieja pagó una cuadrilla de asesinos para asegurarse de que Emilio no tuviera nada que ofrecer a otra mujer. He oído que abandonó la ciudad disfrazado de anciana, y que no dejó de sudar durante medio año. Pregúntale, si quieres. Ahora está arriba con una de las muchachas, aunque seguramente demasiado borracho para que a ninguno de los dos le aproveche.

Entonces no saldrán hasta la mañana —dijo Kenneth, riendo—, porque ése jamás admite el fracaso.—Kenneth puso dos monedas de cobre sobre el mostrador—. ¿Puedes darme cerveza de leche y malta ? Tengo la garganta seca.

¿Que si tengo cerveza de leche? —dijo Ferian, buscando trabajosamente debajo del mostrador —. Tengo vinos y cervezas de los que jamás has oído hablar —sacó una vasija de polvoriento barro, llenó con ella una oscura jarra, y escondió las monedas de cobre mientras se la ponía delante a Kenneth.
avatar
Kenneth de Wainwright
Devora-Rambas

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 04/11/2015

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/500  (0/500)
Coronas:

Volver arriba Ir abajo

Re: Menos de siete vidas [Libre]

Mensaje por Galael el Jue 17 Dic 2015, 10:34 pm

Me deje engatusar por los encantos y contoneos de aquella femina aun sin rostro para mi. Me agarró del brazo y me deje llevar en la direccion que ella me guiaba, se la notaba muy cercana aunque nose muy bien si ese acercamiento era debido a intenciones furtivas como por ejemplo... robarme la bolsa de dinero. Mientras que intentaba no descuidarse para no dejarse robar, agarraba con la otra mano la bolsa de dinero. Siendo consiente de que su acompañante le agarraba del musculado brazo tirando de el como si se tratara de un simple muñeco.

Caminamos un poco mientra que le hablaba de mis intenciones en la ciudad. Hacer un poco de turismo aunque me verdadera meta era conocer gente interesante, ese era la finalidad de mi viaje por toda la tierra conocida, llenar los huecos que conformaban cada parte de mi futuro, y solo el tiempo diría si esas personas valdrán la pena mantener a tu lado.

-Me llamo Galael por cierto, espero que cuides bien de mi en este rato que pasemos juntos.- Aunque mas bien estaba preocupado por como podría acabar aquella noche, si mas bien parecía poca cosa no sabia a ciencia cierta si aquella mujer conseguiría escaparse con su dinero si es que esa fuera su intención, pero de algún modo se había sentido atraído a conocerla.- ¿Y tu como te llamas?-dijo pensando en ponerle nombre a un rostro aún desconocido para él.

La estuve entreteniendo con alguna anecdota de mis viajes, como cuando compre una pequeña barca para cruzar un rio y esta se hundió a mitad del rio por el peso de mi cuerpo y de mis espadas.
Despues de aquello pronto llegamos a una zona donde se escuchaba algo de ruido y alboroto que provenía de una posada.

-Perfecto, espero que aún quede algo de comida caliente para los dos, que me dices? Me acompañaras con algo de conversación?- se encamino acercándose a la posada y entrando sin percatarse de desviaba todas las miradas hacia su persona y a la de su acompañante.-Parece que llamamos un poco la atención.
avatar
Galael

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 26/09/2015

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
50/500  (50/500)
Coronas:

Volver arriba Ir abajo

Re: Menos de siete vidas [Libre]

Mensaje por Belladona el Miér 23 Dic 2015, 10:59 pm

El hombre llamado Galael mostraba una actitud corporal tensa, quizás desconfiada. Corría por su cuenta y riesgo el haber querido conocer más acerca de una dama enmascarada en mitad de la fría noche. Escucho sus palabras ladeando el rostro convenientemente en cada pausa para dotar de expresión mi cubierto rostro. Llevo un dedo para cubrir donde debería estar mi boca como señal de silencio cuando pregunta por mi nombre. Nunca he sido de dar nombres falsos si no estoy de servicio y mucho menos de dar alguno cuando me encuentro con la máscara puesta. Cuestiones de protocolo podríamos decir.

Espero que nunca tengas que pedir referencias a las criaturas que cuidé antes que a ti. Pobre señor ratón…-comento en tono dulce mientras apoyo mi cabeza levemente contra su brazo.-Me has pillado en un momento complicado para presentaciones formales, cariño. Quizás dentro de la posada pueda descubrirme.

En el transcurso del camino el hombre se anima a seguir comentándome historias de sus viajes, quizás si esté buscando a alguien a quien dar conversación después de todo. Cuando llevas muchos kilómetros caminando en solitario, no solo aumentan tus manías, sino que en algunas ocasiones, te decides por contarle tus cosas más íntimas a completos desconocidos. Resulta mucho más simple sincerarte con un extraño que con tu esposa, marido o lo que sea que te sea querido. Y así es como se termina contándoselo todo al gato.

Nuestros pasos terminan por llegar ante una concurrida posada, alegre en su manera de entender las posadas “alegres”. En un movimiento rápido me coloco la gabardina que suelo usar en días de lluvia, tapo mi cabeza con la capucha y deslizo la máscara guardándola dentro de una de mis anchas mangas. No me hará daño permanecer cautelosa unos minutos más hasta que me asegure bien de que no han llegado hasta aquí mis perseguidores. Sonrío de forma sarcástica ante el último comentario de Galael. Ni que eso fuese del todo malo.

El lugar estaba santamente pulcro de no ser por los groseros parroquianos, casi hasta se podría pensar que se ha entrado en un cultivado club en vez de una taberna de barrio. Encamino mis pasos hasta la barra para pedir a una de las camareras que me traiga una holgaza de pan  e hidromiel deduciendo que Galael no tardará en aventurar sus pasos hasta aquí y ordenar su pedido. La muchacha asiente para indicarme que ha comprendido y susurra una palabra sin cambiar la expresión de su rostro. “Despejado”. Hace tiempo la ayudé con un pequeño problemilla que la estaba acosando y la mantenía intranquila. Desde entonces, desde lo que escucha por estos lares me transmite las nuevas y me indica si es correcto que pase unos minutillos en esta taberna o si por el contrario… mejor marchar con viento fresco.

Por lo que me habéis contado, ambos somos gente de mundo. Pero si nos dejásemos echar el guante ¿acaso no estaríamos envejeciendo prematuramente?-le comento pícaramente consciente del doble sentido que pueden tener estas palabras para mí.-Me resulta curioso que deséis compartir el tiempo conmigo aun cuando las circunstancias me obligan a mostrarme fría y poco reveladora. ¿Habéis conocido a alguien interesante ya?
avatar
Belladona

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 07/11/2015

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
250/500  (250/500)
Coronas:

Volver arriba Ir abajo

Re: Menos de siete vidas [Libre]

Mensaje por Kenneth de Wainwright el Vie 25 Dic 2015, 2:59 am

Kenneth escondió su sorpresa con un largo trago de la oscura y amarga cerveza, y se limpió la espuma blanca de los labios con el dorso de la mano antes de seguir conversando con el buen Ferian acerca de los buenos tiempos, el cual tenía como principal defecto el que le gustara explicar a los hombres lo que sabía acerca de las andanzas de otros. Algún día acabaría por recibir una puñalada entre las costillas por aquello.

¿Qué más puedes decirme de la ciudad?
— Pregunto Kenneth y el gordo suspiró pesadamente.

Últimamente sé poco, los clientes a veces, hablan dormidos. Pero ninguna noticia jugosa, chismes de siervos de nobles, y de miembros presuntamente Gremio de Mercaderes que han sido asesinados. Lo que tú me cuentas es lo más interesante que me han dicho este mes….

Tras un rato de beber pidió el plato de la noche y apenas su cena se colocó frente a él, cerró sus ojos, reflexionando un poco antes de tomar los cubiertos y proceder a ingerir sus alimentos. La comida distaba mucho de ser un manjar, sin embargo era lo más que podía esperar de aquel lugar, era una de las cosas que tenía que soportar a cambio de un lugar confiable donde fraguar sus planes. Los ojos de Kenneth se movieron entre la gente… más por aburrimiento que por curiosidad. Trató de adivinar los componentes de su comida una vez más cuando algo llamó su atención.

A la taberna habían entrado dos nuevos clientes, una pareja para más señas, el semblante del caballero era el propio de un viajero, sus botas cubiertas de tierra y lodo, su cabello alborotado, un haz de luz en sus ojos simulaba la mirada de una pantera. Su rostro reflejaba seguridad. Se limitó a observar detenidamente sus movimientos.
La boca de Kenneth se distorsionó en algo similar a una media sonrisa cuando se dio cuenta que el tabernero fruncía el entrecejo y lo observaba.

La mujer que lo acompañaba era una enmascarada de muy buen ver, al parecer una lugareña, pues Kenneth noto cierta familiaridad en el trato hacia una de las meseras. Kenneth solo estaba de paso en Voldegur y no tenía intenciones de establecer relaciones, más cuando tantos viejos conocidos se encontraban en la ciudad. Pero no pudo evitar sentir algo de curiosidad por los recién llegados.

Su comida habíase enfriado ya, no es que lo lamentara mucho, era más interesante observar lo que acontecía.
avatar
Kenneth de Wainwright
Devora-Rambas

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 04/11/2015

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/500  (0/500)
Coronas:

Volver arriba Ir abajo

Re: Menos de siete vidas [Libre]

Mensaje por Galael el Jue 31 Dic 2015, 1:05 am

Galael cada vez disfrutaba mas de la compañía de aquella fémina aunque seguía siendo cauto en cuanto a su dinero y pertenencias, vio como su compañía se quitaba la mascara disimuladamente después de ponerse una capucha, eso lo alegro en cierto sentido, así podría ver en algún momento su rostro. Se sentó en una silla quejándose esta por su gran peso, mientras pedía desde allí dos platos calientes de cena, un tinto y...no sabia lo que quería ella así que la miró para que pidiera ella misma su bebida o le dijera lo que quería.

-Siéntate conmigo y cuéntame cosas de esta ciudad y si te sientes a gusto cosas sobre ti-sabia que se escondía, se notaba y tan solo un momento antes de haberla visto un hombre le había preguntado sobre una mujer con sus características, pero aquel no era su problema y el prefería mantenerse como observador de momento.

Momentos después una camarera les trajo un plato humeante de carne con algunas verduras que le costaba identificar- Parece que en cada posada sirven verduras diferentes, espero no envenenarme -sonrió divertido, quería parecer relajado y extrovertido para ganar su confianza, aunque sus espadas estuvieran afiladas desde el día anterior y listas para usarse.

En la taberna había algo de gente, no demasiada pero si la suficiente para que el señor barbudo del interior de la barra no se estuviera mucho tiempo quiero y como para que la camarera no parara de llenar servir bebida a la vez que servia algún plato de comida o picoteo, eran hermosas, y aunque no lo fueran los borrachines les tirarían piropos de todos modos, Galael tan solo bebía un vaso de alcohol como mucho, mas de eso nublaría sus sentidos lo suficiente para no ser eficiente en combate y eso debía recordarlo bien para aquella noche, pues aun no sabia que intenciones tenia su compañera.

-¿Que te parece la cena? Quizás un poco sosa pero con hambre hasta las piedras tienen buen sabor- la miro intentando ver su rostro.
avatar
Galael

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 26/09/2015

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
50/500  (50/500)
Coronas:

Volver arriba Ir abajo

Re: Menos de siete vidas [Libre]

Mensaje por Belladona el Jue 31 Dic 2015, 9:14 pm

Me despego unos centimetros de la barra para volver a echar un vistazo de soslayo en derredor. Con delicadeza apoyo mi mano sobre la barra, esperando con cierta impaciencia a que sirvan mi ordenanza. Tamborileo con presteza mis largos dedos sobre la encimera de madera, fresno me atrevería a decir que es su composición. El que mi cabeza esté cubierta por mi capucha ha despertado alguna que otra mirada curiosa sobre mi persona. Pero he de suponer que pronto el juego y la bebida será mucho más interesantes que mi persona. Con un gesto educado rehúso el ofrecimiento de Galael a que tome asiento. Esta noche es especial, no puedo darme el lujo de disfrutar con livianeza de sus particularidades. Cuando la vida de uno pende de un hilo más fino que el habitual, unos segundos de reacción pueden marcar una gran diferencia. En este caso, pueden cegarme del verdadero peligro. Escruto con actitud pensativa el silencio que ha querido dar Galael a mis palabras. ¿Eso es un sí o un no? Como sea, eso me indica que puedo tratarle con la misma galantería en mis temas personales y evadirlos con el mismo estilo.

Esta ciudad está ahogada en sus tradiciones y llora por sus glorias pasadas. Ha sido amable conmigo, como lo será con vos… si respetáis sus normas. Pero si todos fuésemos tan correctos ¿acaso no moriríamos de aburrimiento?-ladeo mi rostro de tal forma que las telas se arrugan hacia uno de los lados. Aprovecho para terminar de acomodar la capucha sobre mi rostro, la tela cubre mi tez dejando ver la punta respingona de mi nariz y mis carnosos labios. Estiro una sonrisa sarcástica y continúo. – Tienes un pequeño comercio si sigues el empedrado de los callejones cuesta arriba, en el que aprovisionarte si debes continuar viajando. Las muchachas bonitas se dirigen hacia el puerto fluvial al caer la tarde, para ver los marineros que bajan de los barcos que embarcan de tierras lejanas. Preciosa inocencia ¿verdad?-río entre dientes y prosigo- Las tabernas suelen ser el mejor lugar en el que intercambiar información y estar al tanto de los peligros pertinentes de esta época del año. Quitando a algún ejemplar… sus gentes no suelen ser demasiado crueles con los forasteros.

La tabernera termina por traernos lo que le ordenamos y procede a servirlo. Asiento cordialmente ante el comentario de Galael y tomo entre mis manos mi hidromiel. Con el dedo índice rodeo con la yema el canto de la jarra, luego me acerco para aspirar su inconfundible olor. Tras esos segundos de sagrado ritual, me incorporo y paso a desmenuzar el pan entre mis manos para ir desmigoteándolo y metérmelo en la boca. He sentido cómo tras sus palabras el hombre buscaba encontrarse con mi mirada. Qué divertido. Me doy la vuelta y apoyo los codos sobre la barra, apoyo un pie contra la madera y con tranquilidad busco con la vista alguna mesa libre, en especial si tiene vistas hacia la puerta de entrada.

No le recomiendo las piedras… en este lugar, tienen la indecente costumbre de servírtelas sin patatas.- continuo llevándome trozos de mi holgaza de pan a la boca.-Me estaba preguntando…¿y qué le hace a un hombre como vos querer recorrer el mundo el busca de personas interesantes? Si me permite un consejo…-acorto la distancia para volver la conversación más íntima, si no fuese condenadamente tan alto posiblemente se lo susurraría.-no lo comente tan a la ligera, hay gente que traduciría un deseo tan “puro” como ese en que usted está forrado de dinero.-sonrío con picardía esperando a su reacción. Si se muestra tan cauto conmigo en cuanto a sus pertenencias como lo ha hecho hasta ahora, esto puede ofrecer alguna reacción curiosa.

Por supuesto que no soy imbécil, esta noche ya tiene demasiadas emociones fuertes para mí como para robarle a alguien más y terminar en el otro barrio. Pero no me privaré de jugar con ningún rantoncito, y menos con este que ha querido salir a mi encuentro. Despacio procedo a despegarme de Galael y recuperar mi pose original. Me giro para tomar mi jarra de hidromiel y poso mis labios con suavidad para relamer la espuma. Parece que la suerte ha querido sonreírme en esto. En el fondo, hacia la izquierda, una mesa ha quedado libre por una pareja que toma rumbo hacia la salida. –¿Os importa si retomamos esta conversación en aquella mesa de ahí, corazón?-le indico a Galael en tono meloso. Luego con paso decidido dirijo mis pasos hacia la misma pasando por delante de bastantes lugareños  y otros viajeros de rostro cansado, embriagado o con la curiosidad de ver a una pequeña mujer encapuchada cruzarse en la trayectoria de su mirada perdida. Les sonrío con seguridad a quienes pretenden enfrentar directamente mis ojos ensombrecidos, sin ofrecer más.
avatar
Belladona

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 07/11/2015

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
250/500  (250/500)
Coronas:

Volver arriba Ir abajo

Re: Menos de siete vidas [Libre]

Mensaje por Kenneth de Wainwright el Vie 01 Ene 2016, 11:23 pm

La velada trascurría tranquila  y lo cierto es que Kenneth ya se estaba aburriendo, se había terminado su cena ya, y no había pasado nada interesante.  Esperaría a que Ferian cumpliera con lo prometido  y luego se iría a dormir, pues una larga travesía por barco hacia tierras lejanas lo esperaba al día siguiente.

Apuro su cerveza cuando vio que la encapuchada camino delante de él. Todas las miradas se dirigieron hacia a ella, incluyendo la de Kenneth, sin duda  su acompañante era un sujeto muy afortunado pues aunque no dejaba ver su rostro totalmente por su andar languido y naturalmente felino se adivinaba una mujer siniestramente sensual. Kenneth la observo, deleitándose con los movimientos sutiles de tan hermosa chica, y con esa sonrisa coqueta, entre tierna e insolente que le dedicaba a los que la estaban viendo, fue entonces  cuando Ferian apareció de nuevo.

Ya tengo listos los cuervos, sígueme…


Kenneth siguió a Ferian hasta el piso de arriba,  la única luz que les llegaba procedía de la lámpara de aceite, de hierro y cristal, que con tanta cautela llevaba

No sabía que los cuervos volaran de noche


De día y de noche ¿Quieres que te traiga pluma y tintero?


No será necesario...


Kenneth puso las cartas sobre la mesa. Eran dos pergaminos idénticos, bien enrollados y sellados con cera en ambos extremos.

Enviad a vuestros pájaros más veloces, se trata de un asunto de la mayor importancia.


Ferian se puso en pie trabajosamente. Se movía con tal lentitud que a Kenneth le dio tiempo de husmear en el recinto, se dirigió rápidamente hacia el laberinto de estantes que había al otro lado de la habitación. Ferian tenía una colección de medicamentos impresionante: docenas de vasijas selladas con cera, cientos de frascos con tapones, también cientos de botellitas de vidrio blanco, innumerables tarros de hierbas secas…
“Siempre fuiste una caja de sorpresas… “Reflexiono Kenneth “qué cosas tan interesantes tienes aquí”

Vio raíces de mandrágora, vino de la esclava, loto negro  en polvo, veneno de basilisco, y ojo de venado... Cogió uno de los frasquitos polvorientos del estante superior. Leyó la etiqueta, sonrió y se lo guardó dentro de la manga.

Ya se había vuelto a sentar a la mesa cuando Ferian bajó por las escaleras con paso pesado.

Ya está, hecho…
avatar
Kenneth de Wainwright
Devora-Rambas

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 04/11/2015

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/500  (0/500)
Coronas:

Volver arriba Ir abajo

Re: Menos de siete vidas [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.