Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 77 el Sáb 06 Sep 2014, 2:25 am.
Últimos temas
» Anzus cierra sus puertas.
Mar 29 Ago 2017, 4:06 am por Alanis

» Muerte al traidor [privado]
Dom 29 Ene 2017, 10:02 pm por Demivah

» Bvlgaria :: Blurred Definitions [Afiliación élite]
Miér 25 Ene 2017, 8:01 pm por Tábatha

» St. James - Normal
Dom 22 Ene 2017, 7:20 pm por Eneas

» Seven Deadly Sins — Cambio de botón (Élite)
Jue 19 Ene 2017, 1:35 am por Duende en el norte

» Conteo hasta el infinito
Lun 16 Ene 2017, 4:42 pm por Janina

» Caballeros Vs Damas
Lun 16 Ene 2017, 4:41 pm por Janina

» School Deluxe || Élite
Lun 16 Ene 2017, 1:57 am por Duende en el norte

» Kaosu no Rakuen [Afiliación Élite]
Sáb 14 Ene 2017, 4:43 am por Duende en el norte

Votános


Licencia de Creative Commons
Leyendas de Anzus by Estigma is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en Leyendas de Anzus.
Como habrás podido comprobar, éste es un foro original de principio a fin, todo lo que ves aquí ha sido creado por los usuarios que desde hace más de dos años, han dedicado su esfuerzo. Las fichas, los posts, los gráficos, en definitiva, cualquier contenido, es obra de sus dueños y de nadie más.
Sé original.
Afiliados Élite
BelovedHogwartsSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas MágicasLost Soul40 por 40Image and video hosting by TinyPicSchool Deluxe NEWForo RPG NarutoEast of EdenCrear foro photo mDxkRXI_zpspxu1jljz.jpg

El Rey de los Hombres.

Ir abajo

El Rey de los Hombres.

Mensaje por Radigar Mannquileph el Dom 13 Dic 2015, 1:23 am

¡Buenos días!

Ahm, me gustaría subir y compartir un texto mío de hace algún tiempo que nunca terminé, y eso se nota estrepitosamente en el principio y en el final. Aún así, queda implícita la inspiración en Edgar Allan Poe que tomé para este relato. De más está decir que acepto criticas. Como extra hay otro relatito más al final. Razz

Después de leer...
Spoiler:
Me basé en una leyenda medieval llamada Rey de las Ratas, que se compone en muchas ratas unidas por la cola, sangre y heces que tiene la capacidad de controlar a otras ratas y ser una bestia amorfa. Pues lo mismo, pero con personas unidas de manera caótica por sus brazos y piernas, un monstruo de gente deforme. Link al artículo en Wikipedia.

No pretendo que me creáis cuando narro las atroces historias con las que cada noche os lleno de incertidumbre, ni tampoco que me deis oído cuando hablo del Rey de los Hombres. Y quizás, alguna explicación formal y lógica sea la necesaria para aclarar las dudas que cada noche me acechan sobre tan espantoso ser. Constantemente soy yo el que se queda hasta el desvelo en la biblioteca en busca de alguna definición científica o folclórica, pero mi decepción aumenta con cada página en blanco que leo. A veces, si fuerzo la vista, puedo verlo por el sótano escondido entre la oscuridad, detrás de algún trozo de madera carcomido por el tiempo o la humedad. Suele aparecer en algún callejón poco iluminado, donde ni siquiera el alma más atormentada se atrevería a entrar. Esa visión es mi pesar. Y lo peor para mí, es que no puedo incriminarlo por ningún pecado deliberado, ni tampoco es digno de rechazo ni terror. Solo mueve una de sus manos a modo de reverencia, esperando que le propicie una respuesta que nunca le concedo.
Ya son varios años en los que suele manifestarse en mi hogar, y mi odio por él nunca ha cesado. De vez en cuando, sus susurros atraviesan las paredes y no hacen más que causar insomnio en mí. Difícilmente puedo encontrar una noche idónea para descansar que no esté afectada por sus ruidos nocturnos ni por mi insaciable curiosidad.

Ante la escasa información muchas teorías pasaron por mi cabeza, incontables ya, sobre su origen, pero ninguna fue confirmada, y a pesar de saludarme, nunca se queda el tiempo suficiente como para observarlo detenidamente. Tal y como aparece, desaparece. A veces llego a preguntarme por qué solo yo puedo verlo. ¿Me habrá escogido para algo en especial? ¿Querrá vengarse de mí? ¿O solamente es una maldición de Dios por mis crímenes en mis épocas de mundano? Verídico sería afirmar que he causado mucho daño, más por aquellos oscuros meses entre abril y agosto de 1888, pero tenía confianza de que el Señor haya librado mi cuerpo y mi mente de tan tormentoso pasado. Ahora veo como aquellos fantasmas que tanto traté de olvidar vuelven a mí, y que ni Dios puede intervenir en mi socorro.

Muchas palabras de aliento me dedicó en su momento Catherine, mi amada, cuando las visiones empezaron. Tanta estima le tenía, pero a su vez, me enfadaba que ella no pudiera ver a la entidad también. Celaba su cordura y su limpio pasado, siendo criada como una dama virgen y respetable, no era más que un ama de casa la cual no tenía conocimiento de mis deberes como partero. Cada vez eran más los minutos que la observaba con ojos de odio y locura, y con cada mirada impíos pensamientos entraban en mi mente sobre ella siendo torturada, tanto por mi como por la criatura.

¡Oh! Dolor mío, que cada noche me nubla la mente y cada día me acosa incansablemente. ¿Acaso tendrá fin esta tortura? ¿Nadie más comparte mi sufrimiento y mi estigma?

Ya he quedado solo en la mansión nuevamente, sin ninguna optimista esposa que me de placeres nocturnos, ni un brillante maestresala capaz de soportar mis paranoicos encuentros de ultratumba. Ambos yacen en el sótano enterrados junto a los niños que nunca pudieron ver la luz, uniéndose a la criatura lentamente para sumarse a su pútrido conjunto demencial. Sé, empero, que mi final no se encuentra en los dichosos palacios celestiales que el Señor reservó a mi nombre, a los cuales por más plegarias y llantos que hiciera, nunca me prometió. Ahora lo veo claro, pero cuanta más lucidez cae sobre mis ojos, más oscuridad recae sobre mi alma…
¿Acaso gozará el Señor viendo los pecados de la humanidad? Somos solo una novela escrita por su letra, la cual cobra vida para dar paso a tristezas, amoríos e injusticias. Conforme más me cuestiono la Providencia, más siento las garras del inframundo cegándome a cometer actos aberrantes contra mi persona, aunque sé que esos impulsos no provienen de nadie más que de él, el Rey de los Hombres, que ha venido a su último encuentro conmigo.


Y un relato extra de regalo(? Este tiene errores porque lo escribí hace años y me da pereza corregirlos en limpio, pero who cares.


Mi nombre es Timothy John, y mi más grande deseo es morir. Años atrás, cuando me gozaba entre los gritos de mis hijos y las pasiones juveniles con mi esposa, imaginaba una vida eterna junto a ellos y añoraba los poderes místicos de leyendas y cuentos con los que concebir la inmortalidad a mano de alquimistas, brujos y poetas. Pero un duro revés aquel cuatro de enero me forzó a buscar asilo en pensamientos de calma y sosiego post mortem; y es que, a pesar de haber perdido a mi familia en un accidente, no me siento como debería sentirme.

Desperté aquel día rodeado de trozos de chatarra, sangre y con un vehículo sobre mis piernas. Pero no sentía dolor. En mis brazos, estaban recostados mis dos pequeños hijos, sin respirar y con su alma arrebatada por los cristales que atravesaban sus cuerpos. Como un muñeco de trapo, desparramada como un líquido, se encontraba mi esposa a varios metros de distancia. Un rostro de sufrimiento decoraba una figura amorfa atrofiada por el impacto. “Así que este es el final de su historia y la mía” me dije, y cerré los ojos complaciéndome al saber que los médicos no vendrían. La oscuridad me serenó lo suficiente como para relajarme. ¿Acaso era la Parca aquello, con su refulgente hoz y túnica estrellada viniendo a llevarse un pecador arrepentido? No, no lo era. Para mi pesar, desperté en un hospital, rodeado de cables y tubos, sintiéndome más artificial que vivo. Un enfermero se aproximó con cautela, sin hablarme y con un rostro desinteresado. Miró un par de aparatos y se fue por la misma puerta que había atravesado al venir. Quizás aquel lugar no era un paraíso, pero se le parecía a cómo los hombres lo describían. Blanco, silencioso, y en cierta forma, aterrador. ¿Cómo nos mofamos y nos atrevemos, entonces, a dibujar e imaginar algo que solo los muertos conocen?

Mis familiares no tardaron en venir y dedicarme palabras vacías, con más significado para ellos que para mí. “Todo estará bien”, “Lo siento”, “Las cosas mejorarán” repetían entre lágrimas. Me hablaban, pero yo notaba como incluso queriendo darme ánimos, esto solo eran frases dirigidas hacia ellos mismos con el afán de tranquilizar su propia dolencia. ¿Acaso yo también debería decirles “Todo estará bien” para decirme a mí mismo que lo estará? Yo sé que nada estará bien, y que todo lo que ellos sean capaz de decirme solo serán vagos y patéticos intentos de alejarse de la realidad y de apaciguar una pena que yo ya he asumido.

Mis hijos y mi esposa, separados de mis deseos de verlos por algo que ningún hombre es capaz de atravesar. La muerte. Una muerte tan casta, pura y turbadora como la Eternidad. Por mi imaginación solo danzaba tentándome a dejarme llevar. Pero el Señor intervenía, insistiendo que el hombre no puede atentar contra el designio divino. Y entonces comprendí que siento odio.

Nunca había odiado a nadie ni tampoco había deseado ningún mal, pero desde que había interferido en mi vida y en mis deseos, solo odiaba a alguien, a Dios. ¿No puede ser como los humanos? Ceder aquello que inventan para crear cosas nuevas y enorgullecerse de sus descubrimientos más avanzados, pero ignorando los viejos. Nosotros somos un proyecto antiguo de la providencia, del cual el Creador nunca se cansa de observar y entremeterse. Nunca olvidaré la charla con el Padre Alfonso sobre la capacidad de Dios de estar en todos los seres vivos y no vivos, “ya que todo es su creación, por lo tanto, todos somos parte de Él” atinó orgullosamente. Entonces, eso significa que al odiar a Dios, odio a todo lo que es, simboliza y representa. Odio a la existencia toda, a las personas, a los animales, a los planetas, al Universo y a mí mismo. No quería estar con Dios, no quería estar prisionero en su paraíso de inmensa felicidad, porque yo nunca había creído en la felicidad. Me encontraba siendo un hombre amargado, oscurecido y odioso que era impedido de ir al cielo por su sola forma de ver un mundo efímero. La felicidad no existe, pensaba yo, mientras el hombre tenga carne y el alma pensamiento, la felicidad solo será un sueño de hombres.

Y con el tiempo, me encontré con un nuevo enemigo, la cobardía; que me hallaba cada vez que miraba desde la cima del edificio, cada vez que sentía la soga antes de anudarla y cada vez que veía aquel cráneo en el envase de vidrio. Una cobardía que me ataba aún con un deseo innato de sobrevivir pese a todo mal. Y lloré. Lloré al no ser capaz ni siquiera de poder hacer lo que anhelaba, porque incluso odiando, aún Él había considerado lo suficientemente en mí como para implantarme una cobardía tan fuerte como para provocarme mi peor pesadilla: vivir.

Y así, es como yo, Timothy John, nunca fui feliz.


avatar
Radigar Mannquileph

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 27/11/2015
Localización : Estigia.

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
100/500  (100/500)
Coronas: 100

Volver arriba Ir abajo

Re: El Rey de los Hombres.

Mensaje por Duende en el norte el Dom 13 Dic 2015, 2:45 am

A pesar de que tiene mas errores, el segundo esta mucho mejor narrado. aunque ambos son muy buenos


avatar
Duende en el norte
La Sabandija Negra en el Norte

Mensajes : 3223
Fecha de inscripción : 05/08/2014

Hoja de personaje
Nivel:
Experiencia:
0/0  (0/0)
Coronas:

Volver arriba Ir abajo

Re: El Rey de los Hombres.

Mensaje por Keira Kara el Lun 14 Dic 2015, 4:27 am

El estilo es parecido a conversación con una momia y al gato negro, esta agradable el del rey de los hombres.
avatar
Keira Kara

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 09/12/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: El Rey de los Hombres.

Mensaje por Ethanel Rainer el Mar 21 Jun 2016, 9:48 am

Un poco fatalista el segundo, pero igual me lo aventé de una sentada.
avatar
Ethanel Rainer

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 18/06/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: El Rey de los Hombres.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.