Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 77 el Sáb 06 Sep 2014, 2:25 am.
Últimos temas
» Ficha: Yurick
Vie 23 Jun 2017, 8:36 am por Yurick

» Ficha de Markus Blackhorn
Miér 24 Mayo 2017, 11:47 pm por Eneas

» Muerte al traidor [privado]
Dom 29 Ene 2017, 10:02 pm por Demivah

» Registro de Avatares Femeninos
Vie 27 Ene 2017, 11:50 am por Rey Xalcotum

» Alma Anisa (terminada)
Vie 27 Ene 2017, 11:48 am por Rey Xalcotum

» Bvlgaria :: Blurred Definitions [Afiliación élite]
Miér 25 Ene 2017, 8:01 pm por Tábatha

» St. James - Normal
Dom 22 Ene 2017, 7:20 pm por Eneas

» Seven Deadly Sins — Cambio de botón (Élite)
Jue 19 Ene 2017, 1:35 am por Duende en el norte

» Registro de Avatares Masculinos
Miér 18 Ene 2017, 5:45 am por Duende en el norte

Votános


Licencia de Creative Commons
Leyendas de Anzus by Estigma is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en Leyendas de Anzus.
Como habrás podido comprobar, éste es un foro original de principio a fin, todo lo que ves aquí ha sido creado por los usuarios que desde hace más de dos años, han dedicado su esfuerzo. Las fichas, los posts, los gráficos, en definitiva, cualquier contenido, es obra de sus dueños y de nadie más.
Sé original.
Afiliados Élite
BelovedHogwartsSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas MágicasLost Soul40 por 40Image and video hosting by TinyPicSchool Deluxe NEWForo RPG NarutoEast of EdenCrear foro photo mDxkRXI_zpspxu1jljz.jpg

Kazu ID (Terminada.)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Kazu ID (Terminada.)

Mensaje por Kazu el Sáb 29 Oct 2016, 5:16 pm

Nombre de Personaje: Kazu

Nombre del PB: Original

Apodo (opcional): De momento ninguno

Edad:11

Edad aparente:11

Género: Macho.

Orientación sexual: Bisexual

Lugar de nacimiento: Velux

Raza: Felinus (Felians)

Conocimientos mínimos:

-Leer y escribir: De manera algo vaga y le cuesta mucho, pues justo empezaba a aprender y coger algo de fluidez cuando su educación se vio interrumpida.

-Nadar: De forma algo torpe y a lo "tigre" pero al menos sabe como no hundirse como una piedra. Procura no nadar mucho ni largos trechos, prefiriendo estanques, bañeras y similares a la hora de asearse.

-Hurto: Esta habilidad incluye desde cortar una bolsa a forzar cerraduras. Tiene unos dedos ágiles y "listos" como decía su padre a gente con las manos hábiles. Sabe abrir desde fuera los cierres de las ventanas y puede coger un anillo o un collar que lleve alguien sin que su dueño note nada.

-Pankour: Esta habilidad es la de moverse con soltura por los tejados, escalar paredes y otras estructuras. También moverse por los callejones, esquivando gente o meterse por lugares estrechos e imposibles. Su flexibilidad y agilidad felina lo hacen ser muy bueno en ésto.

- Pelea cuerpo a cuerpo: Sabe como defenderse, usando sus garras, dientes y habilidad en el pankour, pero trata de evitar los conflictos físicos, pues es pequeño y menudo para ser un tigre. Normalmente usa el peso y la fuerza del contrincante a su favor y no le importa usar golpes bajos o tretas callejeras como la de lanzar tierra a los ojos para conseguir una victoria o tiempo para huir.


Descripción física:

  • Cabello: Tiene el cuerpo cubierto por un pelaje blanco puro, sedoso, espeso y cálido, al menos en sus mejores momentos recién bañadito. En verano se hace más corto y ligero, mientras que en invierno se espesa y es más largo. En la cabeza el pelo es más largo, pues es como el pelo que cualquier humano tendría sobre la cabeza. Siempre suele llevarlo revuelto y sin peinar. Tiene franjas negras por la espalda que le llegan a los costados, brazos, piernas y cola. En el pecho, vientre y entre las piernas el pelaje es todo blanco. En el rosto tiene algunas franjas negras en lo que serán las mejillas y las cejas también son negras. Dispone de largos bigotes muy sensibles, casi transparentes. Las palmadas de su manos están libres de pelo, se ve la piel rosada que hay debajo. Su nariz ancha también es de color rosita. Los bordes de sus orejas son negras y el resto blancas, con el interior rosa. Su cola es larga, anillada y espesa.

  • Ojos: Son de un intenso azul zafiro. Grandes y expresivos.

  • Contextura: Es algo menudo para ser un tigre macho, es de constitución atlética, los músculos no se le notan mucho pero son fuertes. La vida en la calle le a echo ser quizás algo más delgado de lo que debería. Dispone de afiladas garras retráctiles y afilados colmillos blancos.

  • Altura: Mide aproximadamente un metro treinta y cinco de altura y unos treinta y seis kilos de peso.

  • Ropa:No se siente cómodo usando ropa. Pero para moverse por la ciudad sin llamar mucho la atención usa calzado y un pequeño taparrabos de piel. Su pelaje es un buen abrigo, pero en temperaturas muy extremas puede usar ropa de abrigo, aunque con disgusto. Su vida no a contado con muchos lujos y no atiende mucho al tema de la moda, se puede sentir tan cómodo con ropa de chico como de chica, pues no ve diferencia en usar una u otra, pues solo es ropa.

  • Otros: Su lengua es como la de los felinos, bastante áspera pero al lamer la piel de alguien no hace daño, más bien la sensación de cosquilleo es mayor. Uñas en manos y pies retráctiles. Cola larga, flexible y de pelaje espeso. Sus orejas se pueden mover hasta ciento ochenta grados. Sus genitales son como en los felinos, testículos en el exterior del cuerpo, cubierto de suave pelaje blanco y una funda de piel blanca donde se oculta el pene, de modo que aunque no lleve ropa y debido a su corta edad y al no estar muy desarrollada ésta parte de su cuerpo, casi no da la sensación de desnudez.

  • Imagen: [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Descripción Psicológica: Al haber perdido a sus padres a una edad muy temprana, su educación es bastante básica, de modo que a veces no ve el mundo de la manera que lo ven los demás, por lo que pueden hacerlo parecer un poco excéntrico o mal educado. Es un chico que en sociedad o delante de desconocidos que le presten atención, se muestra desconfiado y tímido, por lo que intentará pasar inadvertido y huir de ese tipo de situaciones. No han sido muy amable con él desde que vive en la calle, las palizas fueron algo diario hasta que aprendió ver las señales de peligro y huir o evitar ciertas situaciones o zonas, por lo que le cuesta demostrar afecto a los demás. Ésto lo hace ser un niño solitario, distante y muy callado. Su personalidad cuando está solo o con alguien de confianza es muy distinta, se muestra hablador y cariñoso, como las mascotas que a veces tiene con él, las únicas que le han demostrado afecto. Esta muy falto de cariño y alguien que le enseñe algo más en la vida que a robar para poder sobrevivir.  

Miedo(s): Tiene miedo a muchas cosas, a los tenderos furiosos, a recibir una paliza mortal o que le corten las manos por robar. Tiene miedo de las agujas o inyecciones, de echo cae enfermo bastante a menudo al no estar correctamente alimentado y vacunado. No tiene miedo al agua, al menos no a las pequeñas extensiones, como bañeras o piscinas o incluso las orillas de los lagos, pero si tiene miedo del mar. A pasar hambre y frío. A perder a más amigos, por eso trata de no socializar con nadie hasta el punto de sentir afecto. Tiene pesadillas o terrores nocturnos que no le dejan dormir bien, por lo que suele mojar la cama. Tiene miedo de la oscuridad y de los "monstruos" que se ocultan en ella. Miedo a las tormentas y rayos. Tiene otros pequeños miedos, típicos de los niños o de las malas experiencias de su corta vida.

Pasado: Kazu fue un niño feliz, o eso creía recordar. Nació y creció en una familia humilde de artesanos, aunque nunca les faltó de nada. Tiene muy vagos recuerdos de sus padres, los cuales murieron cuando sólo tenía seis años. Todo ocurrió una noche de tormenta, cuando la lluvia golpeaba las contraventanas de la casa donde vivían y los truenos retumbaban sobre el techo. Fue uno de aquellos truenos o quizás otro ruido lo que despertó al pequeño felinus en su cama. Se le hizo escuchar unos ruidos en el piso de abajo, en la tienda de su padre, que era carpintero. Cuando abrió la puerta de su cuarto y asomó tímidamente la cabeza, escuchó con más claridad un grito que parecía ser de su madre. Asustado, el pequeño se agarró su cola y caminó hasta las escaleras que llevaban abajo. Se fijó al pasar junto a la habitación de sus padres, que la puerta estaba abierta y la cama vacía. Empezó a bajar las escaleras poco a poco, sin hacer ruido, la luz parpadeante de una vela o una lámpara de aceite brillaba en alguna parte del taller de su padre. Hasta el pequeño llegó el olor a la madera trabajada de su padre, el olor de la resina y otros productos. También el ruido de voces profundas y roncas, que parecían exigir algo. Justo llegó al final de las escaleras y se asomó por la puerta que daba al taller escuchó un grito de terror de su madre que se mezcló con un grito de su madre, que coincidió con un trueno que estremeció la casa y un relámpago iluminó, como en un flash una visión terrorífica que quedaría gravada en la mente del pequeño. El como un hombre cubierto por una capa oscura y empapada de agua, sacaba lentamente un largo cuchillo de hoja ancha y curva del vientre de su padre. Su padre estaba boqueando, sin poder articular palabra, su boca se llenó de sangre a la vez que se llevaba las manos al vientre sangrante del que empezaron a salir las tripas y otras vísceras. El cuerpo del tigre se inclinó hacia delante y cayó al suelo de cara, empezando a formarse un gran charco de sangre bajo éste. El pequeño se quedó paralizado, mientras su madre lloraba con la vista gacha. Kazu no recordó que hubiera dicho nada, pero debió hacerlo, quizás llamando a su padre, o quizás a su madre, pues ésta alzó la vista  hacia él, y con el terror reflejado en su rostro, le gritó que huyera. Pero las piernas del pequeño no le respondían y vio cómo las sombras se movían. Eran tres figuras en total y una de ellas se dirigió a él, extendiendo una mano enguantada en cuero mientras su madre chillaba y se debatía contra sus captores. Notó como aquella mano se cerró como un cepo en torno a su cuello y lo alzó del suelo, empezando a apretarle de forma dolorosa. Empezó a patalear y jadear, tratando de clavar las uñas en la mano de aquel captor, pero sus pequeñas uñitas no eran lo suficientemente largas o fuertes para atravesar el cuero. ¿Que estaba ocurriendo? ¿Por qué no despertaba de aquella terrible pesadilla? ¿Por qué su madre no lo despertaba y de forma afectuosa lo tranquilizaba, mientras le acariciaba el pelo y le arrullaba con su canción de cuna favorita? ¿Por qué sus pulmones parecían a punto de estallar y porqué sentía su cabeza palpitar de forma tan dolorosa?

Justo cuando la negrura se estaba apoderando de su visión, notó que lo soltaban y caía desmadejado al suelo. Escuchó al tipo da la mano enguantada maldecir entre dientes y volverse dándole la espalda. Cuando el pequeño alzó la mirada hacia allí, sintiendo como el aire bajaba dolorosamente por su garganta hasta sus pulmones, vio a su madre con una de las afiladas herramientas de su padre. Una de las sombras estaba en el suelo, sentada y maldiciendo con dolor mientras se tocaba el rostro. Entre los dedos enguantados asomaba la roja sangre. La figura que lo había agarrado por el cuello se dirigió hasta su madre, mientras la tercera, que se agarraba la entre pierna, aferró por un brazo a la tigresa. Justo cuando ésta iba a atacar a la sombra que la había cogido del brazo, la sombra que lo había estrangulado llegó hasta su madre, le dio un manotazo a la tigresa que le hizo volver la cabeza de golpe, saliendo sangre y algunos dientes por los aires. Arrebató el arma de la mano de la casi inconsciente tigresa y gruño algo a sus compinches. Kazu no entendió las palabras pues su cerebro parecía aturdido. Los otros se mostraron de acuerdo y miraron con decepción la caja del dinero de su padre. Poniéndose en pie la sombra que había recibido un corte en la cara, cogió aquella misma e improvisada arma y desgarró el camisón con el que dormía su madre. Ésta, que había vuelto en sí, empezó a gritar y luchar contra las sombras.

La conciencia de Kazu iba y venía en oleadas de oscuridad y dolor, pues sentía la garganta como desgarrada. No supo muy bien que le hicieron aquellas sombras a su madre, pero mientras dos la sujetaban, un tercero se colocaba entre las piernas de su madre, que no paró de chillar, llorar y luchar, tratando de zafarse. Las sombras se fueron turnando, pues aunque no era consciente del tiempo que transcurría, sabía que estuvieron un largo tiempo así y que las sobras eran de distinto tamaño. Éstas gruñían, jadeaban y hablaban entre ellos con aquellas voces profundas y guturales, parecían encontrar algo muy divertido. No sabía que podía ser, pues a Kazu no se le ocurría nada mas terrible que aquella situación tan surrealista. La última vez que recuperó la conciencia, vio a la sombra más grande, aquella que le había cogido del cuello, arrodillado entre las piernas de su madre. Ya no se movía ni gruñia como antes, pero sostenía el mismo afilado cuchillo con el que había apuñalado a su padre. Cuando el cuchillo bajó, se escuchó un sonido espeluznante, húmedo y crujiente. Los sollozos y súplicas de su madre se silenciaron para siempre. El cuchillo empezó a bajar y subir muchas veces. La sangre empezó a salpicar las paredes y el techo, incluso sintió como aquella lluvia cálida y algo espesa, caía sobre su rostro y su cuerpo.

Cuando recuperó de nuevo la conciencia, fue por el sonido de cristal roto y la terrible tos que le desgarró la dolorida garganta. Se despertó parpadeando con ojos llorosos y con el penetrante y acre olor a humo. Se incorporó un poco y vio que la tienda estaba ardiendo, alguien había roto las dos lámparas de aceite que usaba su padre en el taller por las noches y los muebles y madera ardían con viveza. Las llamas lamían las paredes y las vigas del techo. Aquello le permitió una visión clara de las paredes llenas de sangre que se iban ennegreciendo por las llamas y el humo. Sus piernas apenas le respondían, pero pudo arrastrarse hacia el cuerpo desnudo y ensangrentado de su madre, que miraba con ojos fríos y apagados el techo. Aquella visión quedaría gravada en su mente para siempre. El cuerpo de su padre seguía en el suelo, cubierto ya por un montón de madera ardiendo. Tosiendo y jadeando, su cuerpo respondió solo al instinto de supervivencia, recordando las palabras de su madre, empezó a moverse, como en trance, hacia la salida de atrás de la casa. Dormía completamente desnudo, de modo que no llevaba nada encima cuando salió del edificio y aún llovía. Caminó unos metros hasta que las piernas le fallaron, la visión se le nubló y calló de bruces al suelo.

Cuando despertó estaba en casa de un vecino, que le hizo un montón de preguntas por lo ocurrido, pero no supo que responder, además de que su mente no parecía estar del todo bien después de lo ocurrido. Tras unos días, dejaron de interrogar al pequeño, que solo hablaba de monstruos de las sombras y de la tormenta. El pequeño sentía que lo miraban como si fuera el culpable de lo ocurrido, como un monstruo, incluso sintió la frialdad con la que era tratado. Se había sumido en un mutismo casi completo por aquello y todos pensaron que había perdido la cabeza y matado él mismo a sus padres e incendiado la casa. Apenas dos semanas de aquello, el pequeño escapó del cuidado de su vecino y se adentró en las calles de la ciudad, buscándose la vida y aprendiendo pronto que la única forma de vivir era robar. Consiguió encontrar un lugar en lo que era apenas un agujero de tres metros cuadrados un una pared pegada a una chimenea al otro lado. Hizo de aquello su hogar y pronto aprendió a pasar inadvertido y esquivar a los matones de las calles. Haciendo solo una amistad, que acabó tan mal como lo ocurrido a sus padres. Tuvo un amigo callejero, el cual murió tres años atrás debido a una paliza cuando estaban robando comida en una tienda. Al dueño no le acusaron de nada y ni siquiera pudo dar un entierro digno a su amigo. Aquello lo hizo ver la fragilidad de la vida a la tierna edad de nueve años recién cumplidos. Cuando ya llevaba casi tres años viviendo en la calle.

Ahora con once años ya a aprendido a moverse por las calles y tejados de los edificios. Sabe cuando debe huir o enfrentarse a un peligro. Se a mantenido desconfiado y distante con todos y a ampliado sus robos a otras ciudades y pueblos, pues sabe colarse en los carros y caravanas de los mercaderes que viajan, aunque siempre suele terminar volviendo a su ciudad natal. Sabe que su destino es morir en la calle, solo y con dolor. O eso es al menos lo que piensa su joven y atormentadamente hasta la fecha.


Última edición por Kazu el Sáb 29 Oct 2016, 5:57 pm, editado 2 veces
avatar
Kazu

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 29/10/2016
Localización : En las calles.

Volver arriba Ir abajo

Re: Kazu ID (Terminada.)

Mensaje por Tábatha el Sáb 29 Oct 2016, 5:27 pm

Antes de nada, quiero darte la bienvenida al foro, Marius. Apreciamos el esfuerzo de hacer una ficha de este calibre.

No obstante, antes de darte color tienes que limitar tus conocimientos minimos a cinco principales en hurto podrias poner lo de las cerraduras, y pankaour lo de la escalada. Si te es posible resumirlas como esta en esta ficha

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Tábatha

Mensajes : 2850
Fecha de inscripción : 05/08/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Kazu ID (Terminada.)

Mensaje por Tábatha el Sáb 29 Oct 2016, 5:59 pm

Cambios aceptados. Bienvenido



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Tábatha

Mensajes : 2850
Fecha de inscripción : 05/08/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Kazu ID (Terminada.)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.