Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 77 el Sáb 06 Sep 2014, 2:25 am.
Últimos temas
» Ficha: Yurick
Vie 23 Jun 2017, 8:36 am por Yurick

» Ficha de Markus Blackhorn
Miér 24 Mayo 2017, 11:47 pm por Eneas

» Muerte al traidor [privado]
Dom 29 Ene 2017, 10:02 pm por Demivah

» Registro de Avatares Femeninos
Vie 27 Ene 2017, 11:50 am por Rey Xalcotum

» Alma Anisa (terminada)
Vie 27 Ene 2017, 11:48 am por Rey Xalcotum

» Bvlgaria :: Blurred Definitions [Afiliación élite]
Miér 25 Ene 2017, 8:01 pm por Tábatha

» St. James - Normal
Dom 22 Ene 2017, 7:20 pm por Eneas

» Seven Deadly Sins — Cambio de botón (Élite)
Jue 19 Ene 2017, 1:35 am por Duende en el norte

» Registro de Avatares Masculinos
Miér 18 Ene 2017, 5:45 am por Duende en el norte

Votános


Licencia de Creative Commons
Leyendas de Anzus by Estigma is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en Leyendas de Anzus.
Como habrás podido comprobar, éste es un foro original de principio a fin, todo lo que ves aquí ha sido creado por los usuarios que desde hace más de dos años, han dedicado su esfuerzo. Las fichas, los posts, los gráficos, en definitiva, cualquier contenido, es obra de sus dueños y de nadie más.
Sé original.
Afiliados Élite
BelovedHogwartsSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas MágicasLost Soul40 por 40Image and video hosting by TinyPicSchool Deluxe NEWForo RPG NarutoEast of EdenCrear foro photo mDxkRXI_zpspxu1jljz.jpg

La Petición [Priv]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Petición [Priv]

Mensaje por Lord Edouard de Sendaria el Lun 28 Nov 2016, 6:50 pm

El viaje a Eädur había sido rápido y discreto, a Edouard no le gustaba mucho alejarse de Sendária y más con los interminables problemas que ocurrían últimamente, suerte que su Tía Victoria era perfectamente capaz de encargarse de todo… el intercambio de hierro y carbón había sido provecho para ambas partes, pero desafortunadamente el capitán que había contratado para la expedición había contraído una extraña enfermedad. Había comenzado literalmente a agusanarse…
No sabía cómo se le habían contraído, se le fueron abriendo poco a poco una llagas supurantes, y pese a la infinidad de  bálsamos que se le aplicaban día con día, nada pudo evitar que al cabo de un tiempo diminutas larvas blancas hicieran su aparición entre las heridas tumefacta, era como un extraño cadáver que hubiera decidido descomponerse mientras aún se encontraba en condiciones de hablar y maldecir.

—¡Fue culpa de ese maldito mercader…! —Reclamaba una y otra vez, mascullando y rechinando los dientes mientras la solícita cocinera negra, que solía hacer las veces de «cirujano» de a bordo, le lavaba con vino caliente y le aplicaba  dolorosas e inútiles pomadas.

—¡Córtame la pierna antes de que este  podrida la muy puta! —Por culpa de aquel desconocido parásito tropical, el antaño bromista y malhablado capitán se fue transformando en un ser airado y temeroso, que se rebelaba airadamente ante la idea de terminar zampado por tan asquerosos larvas.

—Siempre contemple la probabilidad de morir durante un abordaje —decía—. E incluso que me ahorcaran por acusarme de traición. Pero…. Esto… esto… esto es pudrirme en vida… ¡Mitra! ¡Eso sí que no lo puedo soportar!

Un hombre angustiado que pasaba  los días mordiendo con fuerza una manta, y las noches en vela no se encontraba a todas luces en condiciones de comandar a una tripulación de indeseables y vividores, por lo que al amanecer de una agónica noche en que el capitán mandó llamar a Lord Edouard a su camarote donde le espetó sin más preámbulos:

—Su excelencia, necesito pedirle un favor, es de vital importancia si quiere que regresemos a sendária

Con gusto, capitán ¿de qué se trata?

—Según un marinero, sólo existe una persona por estos rumbos que pueda curarme; un curandero que vive en las islas Drozhna.

¿Y cómo voy a convencerle?

—Como se convence a todo el mundo: con oro. —Le cogió la mano y se la apretó con fuerza—. ¡Ofrézcale lo que pida, por favor su excelencia pero tráigamelo, estos malditos gusanos me están matando!

Lord Edoaurd era orgulloso como todo buen noble. pero cuando observó aquel rostro demacrado y aquel cuerpo enflaquecido y mustio no pudo negarse.
Seis días más tarde fondearon en el corazón de las islas Drozhna, un bellísimo archipiélago de aguas cristalinas, e islotes diminutos en los que el tras botar una de las chalupas y llenarla casi hasta las bordas de toda clase de peces, el contramaestre señaló hacia el oeste.

—A unas dos horas de navegación, bordeando la costa, distinguirá una enorme bahía. Entre sin miedo su excelencia y ponga rumbo al puerto de pescadores, que es el que está a babor. Venda el pescado, desembarque con él, como si fuera un encargo, y luego pregunte por la casa del curandero. Todo el mundo le conoce.
Lord Edouard obedeció al pie de la letra las indicaciones del segundo de a bordo, le resultaba inquietante la idea de viajar sin su escolta y repugnante que un hombre de su alcurnia y abolengo tuviese que vestirse de esa forma y  que fingirse un humilde pescador, lo bueno es que en esas islas nadie le conocía  ni sabían quién era… Con todo no pudo evitar un cierto nerviosismo.

El puerto bullía de vida y agitación, de modo que nadie pareció reparar en la llegada de una pequeña barca de pesca, y tras malvender su carga regateando lo justo para no despertar sospechas, Lord Edoaurd de Sendaria se encaminó sin prisas hacia el puerto.
Media hora después golpeaba el aldabón de una gruesa puerta que se abría al fondo de una estrecha callejuela a tiro de piedra…
avatar
Lord Edouard de Sendaria

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 15/02/2015

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/500  (0/500)
Coronas:

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.