Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 8 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 7 Invitados

Duende en el norte

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 77 el Sáb 06 Sep 2014, 2:25 am.
Últimos temas
» Ficha: Yurick
Vie 23 Jun 2017, 8:36 am por Yurick

» Ficha de Markus Blackhorn
Miér 24 Mayo 2017, 11:47 pm por Eneas

» Muerte al traidor [privado]
Dom 29 Ene 2017, 10:02 pm por Demivah

» Registro de Avatares Femeninos
Vie 27 Ene 2017, 11:50 am por Rey Xalcotum

» Alma Anisa (terminada)
Vie 27 Ene 2017, 11:48 am por Rey Xalcotum

» Bvlgaria :: Blurred Definitions [Afiliación élite]
Miér 25 Ene 2017, 8:01 pm por Tábatha

» St. James - Normal
Dom 22 Ene 2017, 7:20 pm por Eneas

» Seven Deadly Sins — Cambio de botón (Élite)
Jue 19 Ene 2017, 1:35 am por Duende en el norte

» Registro de Avatares Masculinos
Miér 18 Ene 2017, 5:45 am por Duende en el norte

Votános


Licencia de Creative Commons
Leyendas de Anzus by Estigma is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en Leyendas de Anzus.
Como habrás podido comprobar, éste es un foro original de principio a fin, todo lo que ves aquí ha sido creado por los usuarios que desde hace más de dos años, han dedicado su esfuerzo. Las fichas, los posts, los gráficos, en definitiva, cualquier contenido, es obra de sus dueños y de nadie más.
Sé original.
Afiliados Élite
BelovedHogwartsSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas MágicasLost Soul40 por 40Image and video hosting by TinyPicSchool Deluxe NEWForo RPG NarutoEast of EdenCrear foro photo mDxkRXI_zpspxu1jljz.jpg

Muerte al traidor [privado]

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Talion el Vie 16 Dic 2016, 6:28 am

Talion llevaba ya una semana en aquella mazmorra.

Unas ratas se movían en la oscuridad entre montañas de calaveras, chirriando y chapoteando  a través de charcos. Le mordían mientras dormía hasta que despertaba y las expulsaba con gritos y golpes.

Faltaban 4 días para un nuevo evento en la Sangrienta arena. Pero Talion no pensaba participar, no le importara cuanto lo torturaran o cuánto tiempo lo debilitaran. A Talion podrían quitarle cualquier cosa, menos su dignidad… No volvería a mover ni un solo dedo para complacer a Akasha.

La barba crecida de siete días y los cabellos de Talion se volvían cada vez mas largos  y sentía en ellos una comezón  intolerable. Sus cadenas eran tan cortas que no podía rascarse. Los grilletes que le ataban al muro eran viejos y roídos, y le habían hecho cortes en las muñecas.

La paja del suelo apestaba a orina. No había ventanas, ni lecho, ni siquiera un cubo para hacer sus necesidades.

La oscuridad era absoluta. Tanto daría que estuviera ciego. O muerto.

Las heridas que le habían infringido le palpitaban cada vez que se movía.

Cerraba los ojos, y los abría sin que ello representara ninguna diferencia. Dormía, despertaba y volvía a dormir. No sabía qué le resultaba más punzante, el sueño o el despertar.

Idiota estirado
—le dijo—, demasiado orgulloso para escuchar. ¿No te pudiste tragar el orgullo, ¿Acaso el honor  te sacara de esto? — Le decía una voz antes de dormir.


Los dioses me guarden. Me estoy volviendo loco.


Los dioses no se dignaron responder.

Talion  estaba adormilado cuando las pisadas se detuvieron afuera, en el pasillo. Al principio pensó que las había soñado; hacía mucho que no oía nada que no fuera el sonido de su voz.

La pesada puerta de madera se abrió con un crujido, la luz repentina le hizo daño en los ojos.

Comida
—gimió.

Vino —le respondió una voz.  Aquel carcelero era  bajo, y grueso, llevaba  una capa corta de cuero y el casco con punta de acero. Talion lo conocía era Micael el carcelero.

Bebe Talion. —añadió, Tras desencadenarlo  y poner un pellejo de vino en las manos de Talion.

¿Mica?
—dijo al final, inseguro. Tocó el rostro del hombre— Esto no... no lo estoy soñando. Estás aquí —Las mejillas regordetas del carcelero estaban cubiertas por una barba oscura y descuidada.

Bebed, mi señor.


Bebió un buen trago, un hilillo de vino tinto le corrió por la comisura de la boca.

No es tan bueno como el que me ofrecisteis la noche de la victoria de Muradurak, pero…  Bueno.. su comandante en jefe  vino hace unos días para suplicar que fueseis perdonado. Lástima que no la oyerais, resultó conmovedora
—Se inclinó hacia él y lo miró con atención.

Supongo que sabes que eres hombre muerto.


Lo sé y no me importa
—replicó Talion. La cabeza le daba vueltas. El vino era fuerte, y llevaba demasiado tiempo sin comer

No pienso luchar en la a Reina como quiere Akasha. Se puede meter por el culo sus luchas en la arena, su marca y lo que diga Malkôra. Yo te ayude en el pasado Mica,  hazme un favor y córtame la garganta.


No puedo hacer eso y lo sabes. Habría muchas preguntas, y las respuestas apuntarían en mi dirección. ¿Qué ataque de locura te hizo decirle a la reina que renunciabas a ser general?


La locura de la piedad
—admitió Talion — Eso que hicimos con Dantaria estuvo mal. Igual lo de los Tifflins, fue un acto cobarde

Claro. Eres honesto y honorable
—Echó un vistazo a la celda— y este es el resultado claro esta.

No me importa


Te garantizo que no es eso lo que Akasha quiere escuchar
—dijo  después de chasquear la lengua— Puedes recuperar la vida. Akasha no es estúpida. Sabe que un general domesticado es más útil que un general muerto.

Talion apuró el último trago de vino y tiró el pellejo vacío a un rincón

Si lo hiciera, mi palabra sería tan hueca como la cabeza de la emperatriz. No valoro mi vida tanto como para eso.


Lástima
—suspiró — No puedo convencerte, pero mañana recibirás otra visita. Que quizás te haga entrar en razón.

Talion no podía imaginarse de quien se trataba.
avatar
Talion

Mensajes : 102
Fecha de inscripción : 05/01/2016

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
102/1000  (102/1000)
Coronas: 250

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Demivah el Vie 16 Dic 2016, 10:55 pm

Habían pasado varios días tras el encierro de Talion y la capitana Arrakis no dejaba de pensar como su general había tomado la decisión de abandonarlo todo en el momento crucial para ganar la confianza de la Emperatriz hacia mejores misiones y mas poder...
Ella estaba satisfecha al menos de saber que Dirami era una nueva marcada a pesar del sacrificio que conlleva portar una marca maldita... como cada uno tenia sus sueños y deseos, Demivah solo esperaba tener el poder suficiente y la experiencia para aplastar a las amazonas y asi redimir su falla... pero Talion... era un dilema saber el porque un hombre cuyos ideales destinaban a una vida honorable seria capaz de aceptar un regalo tan oscuro y macabro como el de Malkôra.

La elfa bajo y bajo varios subsuelos del palacio acompañada de dos de sus nuevos centuriones escolta. Laz mazmorras del palacio albergaban varios traidores del gran imperio Kazanmaki como también de otros tantos del resto de Eädur... aun con vida ya que cada uno portaba una utilidad imprescindible para la soberana.
Al final del corredor, en una celda oscura y solitaria, aguardaba el ex-general Talion atado de varios grilletes... sumado a un pesado collar de hierro oscuro en su cuello con grabados rúnicos del dialecto de Malkôra que impedía que su portador sea capaz de hacer uso de su "Marca".

En simples palabras, Talion estaba completamente vació y solo.
— Despierta blasfemo! — Grito uno de los centinelas haciendo vibrar su espada contra una de las paredes. — Cuiden la entrada al subsuelo... yo me encargare de ahora en mas. —  Ordeno la elfa esperando el momento para estar a solas con Talion. Entre la oscuridad, los llamantes ojos rojos de la corrupta drow era lo que el general podía ver ademas de sentir su suave voz.

Con la marca que ella portaba, podía de ver perfectamente entre la oscuridad a su ex-general, una imagen triste para un icono de Kazanamak... o eso lo era antes de renunciar a sus cargos. — Talion... sigo sin comprender porque has dicho tales palabras... — Un fuerte suspiro corto aquel silencio mientras sacaba de su cintura su cantimplora con una bebida rica en nutrientes, se trataba de un delicioso brebaje que las mujeres Kazanmakies elaboraban a sus hombres antes de que estos marcharan a la guerra, un jugo delicioso, refrescante y energizante.

Ella se aproximo y le vio con cierto cuidado ya que ella temía que el respondiera de mala manera. Si el accedia ella le daría de beber de aquel refresco. — La soberana esta enfadada mas que nunca por tu renuncia, no es nada novedoso su mal carácter... pero esta persiguiendo a tus mas allegados, lo sabias? Yasmina, Zelion... Micael... has comprometido a tus aliados Talion. Olvidas que ella vigila a todos ... — Dijo entre susurros ya que no deseaba que escucharas sus guardias a lo lejos.
Arrakis había pasado los últimos días mencionando a la soberana de que estaría en el templo meditando. Donde ella supiera que estaba visitando a su ex-general probablemente ya estarían arrestandola o podría de usar sus poderes para ver a través de sus ojos. La soberana solo vigilaba los movimientos, batallas y los lideres activos... pero no a sus marcados haciendo preparativos y ofrendas en los templos.

— Ellos se encuentran ahora en uno de los templos. Los oficiales de la soberana estarán interrogándolos y posiblemente terminen presos si Akasha no tiene las respuestas que busca. Dicen por allí afuera que te has revelado a nuestro dios... me cuesta creerlo... y espero que no sea cierto... —  Dijo un algo apenada, seria muy duro para ella que su guerrero al que mas admirado decidiera dar un giro de 180 grados luego de haber ganado tanto en tan poco. Un talento como el de Talion en el bando equivocado podría de ser una pesadilla para la Shyrena oscura. Era la razón por la que la soberana aun no decidía ejecutarlo... era un arma de gran valor como para echarse a perder.

— porque?... que ha hecho Kârna contigo? No eres el mismo que todos suelen admirar. — Dijo mirando directo en sus ojos. Arrakis era fiel a la Emperatriz, ella no discutía sus "visiones y proyectos"... compartia la misma creencia sobre Malkôra aunque a ella le bastaba con ver Kârna como era antes para poder dejar el mundo de Anzus tranquila... si la soberana había encerrado al general, debió de ser por algo y ella respetaba aquella norma. Pero no soportaba seguir los dias como si nada hubiera pasado... ella necesitaba respuestas.
avatar
Demivah

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 15/12/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Talion el Sáb 17 Dic 2016, 1:17 am

Nuevamente una voz  aunque esta vez no había ninguna luz. Parpadeo varias veces intentado ver algo…  hasta que logro ver unos ojos rojos en la oscuridad, una drow con el poder de Malkôra podía perfectamente ver la penumbra, en cambio él privado de sus anteriores poderes y con su condición de humano, era lo único que podía ver, sin embargo  reconoció la voz de Arrankis de inmediato, se estaba arriesgando demasiado, si había venido sin el consentimiento de Akasha.

No le contesto al principio, solo escucho  el “click” de la tapa de la bota que llevaba y no lo pensó dos veces

Agua…

Cuando sintió la proximidad de la voluptuosa dulzura de su cuerpo, lo invadió una ola de pasión.  Solamente apaciguada por su deseo de tomar del preciado líquido y por el resentimiento que le tenía hacia toda Kazanmark, la ciudadela que tantas y tantas veces había protegido en el pasado.

Zelion y Micael no significan nada para mí, son intrigosos y retorcidos… Yasmina es obediente y valiente, y una de las mejores elementos que jamás he visto durante una batalla, pero de igual forma solo ve por sí misma y por servir a ese absurdo dios.  Si la emperatriz  es tan ciega como para deshacerse de ella también, por mi mejor. Su soberbia será su caída. Te lo puedo asegurar.


Una expresión desaprobadora se dibujó un instante en su rostro de solo pensar en todo aquello.


He oído que los orcos  planean un ataque contra el puerto de Muradurak.  Según los rumores han domesticado un Escorpión gigante. También en Tul Harar se han enterado de mi deserción. Pronto los hombres León organizaran un ataque directo contra Kazanamar. Todo esto se ira al infierno muy pronto es una lástima que no esté ahí para ver cuando eso suceda...

Ya han tenido que apagar varios puntos rojos de rebelión dentro de la propia Kazamark
—Retomo tras un silencio — Pronto la desesperación y la incertidumbre se apoderaran de todo el reino, Digame ahora General ¿Dónde está su dios?... Le deseo buena suerte Generala, le  vienen duros días por venir, es su deber ahora liderar con voz de acero, inspirar el suficiente respeto para que sus propios hombres no se insubordinen en medio de una refriega. Los enemigos de Kazanmark estarán más activos que nunca, y ahora es su deber hacerles frente…

Se relamió los labios intentado humedecerlos para proseguir.


En cuanto a mí ya no me quedan amigos en esta torre y tampoco es algo que me importe. Pronto todo esto se ira al infierno. Pero ese ya no es mi asunto. Yo ya estoy muerto generala… Lo que has oído es cierto, Ya no me interesa servir más a un dios que elige como representante a una persona tan ciega como Akasha.


Escupió al suelo al final, como si  el solo nombre de la emperatriz envenenara su paladar.

Tampoco pienso retractarme, ni huir del palacio con la cola entre las patas… mucho menos ayudarlos en nada. Solo quiero morir en paz, si tuviese algo de piedad o de agradecimiento por su nuevo puesto, me daría dos últimos besos. Uno con sus labios de despedida y el otro con su acero… Si recibo de su daga el último beso, sabré que me lo da por... por respeto, y la bendeciré. Volveremos a encontrarnos, generala, en otro lugar y en otro tiempo…
avatar
Talion

Mensajes : 102
Fecha de inscripción : 05/01/2016

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
102/1000  (102/1000)
Coronas: 250

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Demivah el Dom 18 Dic 2016, 12:12 am

La amabilidad de la generala ahora se tornaría distante... las palabras de Talion la herian profundamente. Ese dolor tan interno que uno siente cuando ves a un compañero de batalla caer... un idolo o heroe al que siempre admiras corromperse o simplemente abandonarse... Arrakis veia a los ojos de Talion con una tristeza mas personal que por los cargos y las personas que el estaba abandonado.

De un noble general que tomaba conciencia de sus hombres y guerreras, ahora era un egoísta y patán que solo pensaba en retomar una vida que ya se le había agotado mucho tiempo atrás... como a ella misma.
Los insultos directos hacia al Emperatriz debian de ser castigados según el códice establecido, pero ella se contuvo mucho hasta explotar en rabia... arrojando en la cara del ex-general lo que sobraba de su cantimplora mas una dura bofetada por su atrevimiento.

— Malkôra no nos ha abandonado, tu lo has abandonado a el, Talion! La emperatriz te ha dado una oportunidad de vida y es asi como se lo agradeces?... antes puede que hubiera estado equivocada respecto a la decisión de la soberana, pero veo que ella esta en lo correcto. Has perdido la cabeza... para escalar tan alto y ahora aflojar tus brazos solo por que piensas que Kazanmak padecerá por la rebelión es demasiado bajo, demasiado para alquilen que aun cree que el honor existe... — Dijo enfurecida en un tono elevado. Los guardias por suerte no habían oído nada pero los prisioneros cercanos seguramente encontrarían una pizca de esperanza al escuchar que el gran aprendiz de la soberana les había abandonado.

La drow respiro profundamente y se dio media decidida a marcharse, pero se detuvo pensante unos segundos en los marcos de la puerta de entrada de la celda para ver a aquel triste general una vez mas. Quizas fuera enviado a la arena en los dias siguientes y con la cólera que la Shyrena tenia acumulada al respecto, era probable que su batalla allí fuera un arreglo a propósito solo para que Talion recibiera una duro escarmiento lleno de dolor hasta encontrar al muerte — ..."morir en paz"...  ya estamos muertos en vida Talion... debistes pensarlo un poco mas antes de tomar la Marca de nuestra emperatriz... no somos mas que un instrumento de "El"... destinados a luchar para hacer prevalecer la sabiduría y el poder de nuestra emperatriz y nuestros sueños. — murmuro confirmando que ella creia en puramente en las palabras de Akasha y la deidad que cubria los limites de Kazanmak. Ella posiblemente escucharía las ultimas palabras y emprendería su regreso para movilizar las tropas del reino a los puntos mencionados por el ex-general.

Akasha le había enseñado a la drow que la frialdad entre colegas de batalla era necesario solo para tener ojos puestos en las tropas de mando y las ordenes establecidas. Talion significaba mucho para ella... pero debia de dejarlo olvidar en las oscuras mazmorras del palacio ya que el había confirmado ser un autentico rebelde.  Demivah debia de entender que eran tiempos de cambio y quizas en un tiempo muy cercano, una de sus enemigas mas intimas terminaría siendo una "Marcada" mas del ejercito. De enemistad a alianza... seria un cambio muy brusco que aceptar como el que ella sentía por Talion... de admiración a olvido...
avatar
Demivah

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 15/12/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Talion el Dom 18 Dic 2016, 1:08 am

Como Talion lo había previsto. Había logrado despertar la ira de la drow, lo que no espero fue la sonora bofetada que le volteo la cara de revés.  Al girar nuevamente la cara pudo ver como su rostro reflejaba indignación y desprecio.

La emperatriz se puede meter sus oportunidades por el culo
— Escupió Talion, sin importarle que con esas palabras se haría acreedor a otra bofetada o algo peor.

No importaba, había sido entrenado para soportar el dolor y no le interesaba ya más vivir. En vez de eso le soltó palabras hirientes que lograron calarle, pero Talion se mantuvo firme en su convicción…  La drow por su parte se dio media vuelta y se dispuso a marcharse, pero se giró para dedicarle una última mirada.

En ese caso. Ve y muere en batalla por la gloria de tu dios, te aseguro que eso pasara muy pronto…
— Concluyo en tono Blasfemo. Tenia la convicción que que la gloria del dios oscuro estaba por finalizar.

*********

El sol naciente había teñido de rojo vivo las cúspides de la torre, pero bajo los muros, la noche acechaba todavía.  La torre Kazamark estaba tan silenciosa como si todos los habitantes hubieran muerto.

Ante la puerta de las escaleras de las mazmorras se encontraban apostados cuatro lanceros con capa y yelmo con cimera en forma de serpiente.

Reúnanse con el resto del ejército y que ensillen el caballo de la generala. Pronto deberemos partir —les dijo. Los guardias obedecieron, aunque con cierta decidía.

Les costara trabajo seguir las órdenes de la Capitana, ahora Generala  Arrakis, Talion siempre tuvo acero en la voz…- Pensó la comandante Yasmina cuando cae el león, las bestias inferiores entran en juego: los chacales, los buitres, los perros salvajes.

El general Talion todavía no había muerto y ya la noticia de su traición había corrido como los cuatro vientos…. Varios grupos dentro de Kazamark se habían revelado y en las fronteras, los Orcos y los hombres Leon, habían encabezado varios asaltos. El reino de Kazamark estaba sumido en un completo caos.

Generala.  Mi nombre es Califa.  Fui la comandante en jefe del Ex general Talion, ahora estoy bajo sus órdenes.


Califa Yasmina:

Así lo ha dispuesto la emperatriz mientras entrenan a la Comandante Dirami. Me ha ordenado que viniera a buscarla y me pusiera a su servicio.  Inteligencia nos ha informado que el Foso ha caído a manos de los orcos y ahora marchan contra el puerto de Muradurak.  

Si él foso ha caído, lo mismo sucederá con el puerto, y luego  Ciudadela de Kazamark, y luego nos tocará a nosotros. Tenemos que actuar rápido.


El foso no era más que un montón de ruinas, pero era un sitio estratégico para tomar el puerto de y en general para la defensa del reino. La corte marcial de la reina Akasha siempre había desdeñado ese lugar después de todo ¿Qué había allí que pudiera desear nadie? No tenía minas de oro ni plata; ni siquiera de hierro ni estaño. Los terrenos eran  tan húmedos que no se podía sembrar nada.

El general Talion había discutido una y otra vez con la corte marcial sin éxito alguno.

¿Que qué hay allí? Te lo explicaré,
le dijo Talion en alguna ocasión a la comandante: dos largas costas, un centenar de calas ocultas, nutrias en los lagos, salmones en los ríos, almejas en las orillas, colonias de manatís junto a las playas y pinos altos para construir barcos. Ese lugar está muy mal aprovechado.

Si el general no hubiese desertado, el Foso no habría caído jamás.

Las nutrias darían menos problemas que los orcos, te lo aseguro. Y las manatís son más listas— Recordó por último la comandante

El grupo de cien orcos está  marchando ahora hacia el puerto de Muradurak.  Al parecer han domesticado un Escorpión gigante. Según nuestros informes  llegaran al atardecer. Estoy a sus órdenes mi Generala
avatar
Talion

Mensajes : 102
Fecha de inscripción : 05/01/2016

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
102/1000  (102/1000)
Coronas: 250

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Demivah el Lun 26 Dic 2016, 2:53 pm

Arrakis se dirigió a las afueras del palacio, sin si quiera prestarle atencion a los últimos insultos del ex-general. Para ella, el gran héroe de Kazanmak había perdido el uso de la razón en su viaje hacia Kârna, una pena para alguien con tanto talento quien ahora estaba completamente abandonado en las profundas mazmorras del reino al que tantos años había defendido.
En las afueras del palacio, estaban preparados para ella gran parte del ejercito Kazanmaki mas varios capitanes y comandantes. Muchos lideres de la emperatriz se preparaban para marchar al sus puestos cuando una comandante se acerco hacia ella. Esta misma mujer quien había estado al cargo de Talion antes se habia presentado con el con nombre de Califa y sus pocas palabras le bastaron para saber a Demivah como Talion había perdido las esperanzas tan rápido. Califa tenia actitud , buen acento y disciplina pero carecía de fervor en los planes de la Emperatriz.
La drow arqueo una ceja al oírla para luego colocarse su capucha y mirarla con una leve sonrisa — El foso ha caído por el pequeño golpe de traición que ha sufrido nuestro reino, no importa que tantas bestias traigan esos orcos a nuestro reino... Malkôra proveerá...— respondió dando a entender que la culpa era de la falta de Talion sobre la defensa del reino. Hasta que ella pudo ponerse al tanto sobre la situación de las fronteras, el enemigo había avanzado dramáticamente como si todo fuera un enorme complot... extraño... pero no había mas que hacer y luchar antes que la situación fuera peor.

Mientras los ejércitos se desplegaban hacia el oeste donde los hombres-leon intentaban recuperar tierras perdidas, ahora ella contaba con varias tropas que dirigir sumado a los capitanes y demás comandantes. — Necesito que refuercen la entrada hacia los desiertos de Yavanna y pronto. Los hombres-leon encontraran la oportunidad de entrar por alli cuando se vean aplacados en el oeste. Defiendan la muralla con arqueros y disparen a cualquier forastero, la emperatriz ha mandado a cerrar las entradas y dar un bloqueo marítimo temporal. La guerra ha comenzado y es momento de que sus fieles a Malkôra muestren su verdadera fe! — Grito y a su vez todos los ejércitos respondieron a una alabanza hacia el dios oscuro con un grito de gloria. Habia una gran brecha de porque Talion y Demivah eran los mas prestigiosos en el reino... quizás el gran aprendiz podría de ser un gran experto en blandir una espada pero el fervor de la Drow y el uso de su "marca" le daban su fuerza sobrenatural en el momento de la lucha...  muchos guerreros y marcados usaban de su fe hacia el dios oscuro para ser implacables.

La elfa corrupta se giro hacia Califa y la miro muy seriamente ya que esperaba que su eficacia sea impecable y leal — Dirige la caballería hacia Muradurak, lleva todos los carros con los arqueros que puedas. Deja la infantería detrás de las murallas... ellos no llegaran a tiempo y necesitan de cuidar a nuestra gente. — ordeno cuando el enorme sonido de un cuerno de batalla proveniente de la costa se dio a escuchar. Era el sonido caracteristico de la flota Kazanmaki donde los leales arqueros y guerreros legionarios que siempre lucharon al lado de Arrakis estaban a la espera de sus ordenes y a la llegada de la gran generala para dirigirlos en la batalla. La elfa no pudo ocultar su sonrisa, amaba las grandes luchas y mas navegar con sus fieles hombres a los que conocía desde hacia tiempo. — Con los carros de batallas podrás mantener la distancia de los orcos y de su bestia. Dispara a discreción y rodeenlos para acribillarles sin piedad alguna. Al llegar en barcos, los orcos no tienen otra opción de viajar por nuestras tierras a pie y con un numero reducido de monturas... sera fácil limpiarlos de nuestras tierras. Llevare la flota a las costas del norte para hundir los refuerzos y depositar mis arqueros en la cuidad portuaria donde les estarán esperando para matar lo que ustedes dejen escapar. Me uniré a ustedes de ser necesario... los cielos de Malkôra están de nuestra parte — Agrego tras dar una mirada ciega hacia los cielos negros de Kazanamak. La noche interminable de sus reinos estaban para darles la ventaja territorial si la Emperatriz les proveeia ayuda con el poder del gran dios oscuro. La pregunta era, Akasha usaría su poder para apoyarla su frente de batalla o el de otro de sus aliados? Demivah esperaba que el frente oeste fuera controlado a tiempo para que la dama oscura les ayudara a limpiar la escoria invasora.

------------

Una vez con los pies puestos en su enorme galeón, La elfa generala ahora tomaba la dirección de la gran flota Kazanmaki, navegando directo hacia el norte para hundir las fuerzas enemigas provenientes de Kalnarti.
Las aguas se encontraban tranquilas y una leve niebla las cubría ademas de la brisa del aire que surcaba los elegantes barcos oscuros de la Emperatriz. La elfa, concentrada en la ruta y la coordinacion de sus naves, solo se ponía a pensar en que seria ahora de kazanamak cuando la princesa amazona se uniera a la lucha como una "Marcada"... la victoria sobre Kârna estaba cerca pero de momento, pausada. Los orcos seguramente estarían próximos en la lista de la gran Emperatriz.

Los galeones militares de Kazanamak avanzaban hacia su destino y sus guerreros estaban listos y armados para cualquier obstaculo... la voz de uno de los capitanes legionarios se alzo rompiendo el silencio del mar y pronto todos los soldados se unieron a su canto para rendir fervor a su Emperatriz y al gran Malkôra. Un espectáculo de orgullo para los ojos de la Generala.

Canticos Kazanmakies - A la Guerra, Marchamos!:


Desde Kazanmak la Emperatriz comanda a sus fieles, Marchad!
Venerados en gloria sus fieles están hechos, Marchad!
No conocemos el miedo, fieles a Malkôra, Marchad!
A nuestro pueblo, a cualquier precio defenderemos, Marchad!

Guerreros de élite! de espíritu inquebrantable! A la Guerra!
Defensores supremos! Implacables en batalla! A la Guerra!
Guerreros de élite! de espíritu inquebrantable! A la Guerra!
Coraje y honor! por la Emperatriz y por Malkôra! A la Guerra!

No conocemos el miedo, fieles a Malkôra, Marchad!
A nuestro pueblo, a cualquier precio defenderemos, Marchad!
Defensores supremos! Implacables en batalla! A la Guerra!
Guerreros de élite! de espíritu inquebrantable! A la Guerra!
Coraje y honor! por la Emperatriz y por Malkôra! A la Guerra!
...

La flota Kazanamaki estaba próxima a las costas de Muradurak y sus guerreros estaban mas que preparados para el enfrentamiento. La noche que caia sobre los desiertos del reino darían a los carros de batalla la ventaja que necesitaban para aplacar a los orcos con mas eficacia, no les alcanzarían las antorchas suficientes para detener la oscuridad que estaba a punto de consumir sus almas... y ni verían venir la fuerza de la gran armada naval que hasta los mismos plumas negra respetaban por su gran dureza y velocidad. Demivah usaba su larga vista para detectar los barcos y dispararles con sus grandes balistas entre la niebla. Los orcos nunca fueron rivales para el reino... la perdida del foso seria pagado con sangre como lo exigía la gran soberana.
avatar
Demivah

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 15/12/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Talion el Mar 27 Dic 2016, 4:45 am

LA TORMENTA DE HIERRO




Ni tarda ni perezosa, Califa obedeció la orden de conducir la caballería hacia  Muradurak,  no solo la caballería que flanqueaba los carros con arqueros

Oír es obedecer Generala. Una vez que acabemos con los orcos. Los demás frentes rebeldes se replegaran con la cola entre las patas
—Le dijo confiada, para luego marchar hacia el patio de guerra para dar las instrucciones a la infantería de marchar hacia los desiertos de Yavanna y organizar la caballería hacia Muradurak
Cuando salió  del Torreón, el cielo se había teñido de azul cobalto, algunas estrellas brillaban todavía.

Todas menos una
—pensó Califa— La estrella más brillante de Kazamark ha caído; a partir de ahora, las noches serán más oscuras. Sin la mano férrea del general Talion al frente. Los focos de rebelión y los ataques se reproducirían como setas.

Pese a todo, la comandante Califa  sentía una extraña calma. Recordó la primera vez que se le había caído un diente, cuando era pequeña. No le dolió, pero el agujero que le quedó en la boca le causaba una sensación rara y no podía dejar de rozárselo con la lengua.

Ahora hay un agujero en  Kazamark, en el lugar que ocupaba Talion, y los agujeros piden a gritos que los llenen. Solo esperaba que la drow pudiese llenar su lugar.

Si era verdad que Talion había desertado, nadie estaba a salvo... Y el que más peligro corría era el Reino de Kazamark…

El contingente de Jinetes imperiales, carros y arqueros estaba listo para partir, además de un grupo de Elite,  cien jinetes de caballería ligera estaba listo para partir.  Con la muerte de los Tifllins no disponían de lanceros y la Generala había ordenado que infantería guardase las murallas por él desierto. La Comandante había dispuesto a “los Halcones” para la misión

El nombre completo de la legión era “los halcones de la tormenta de hierro”  eran los arqueros a caballos de Talion, la mayoría de los arqueros de Kazanmark peleaban arriba de carros de guerra, a pie, desde detrás de una pared de escudos, de estacas afiladas o de una barricada, los arqueros de Talion en cambio disparaban mientras cabalgan, a la carga o en retirada,  eran rápidos y eran mortíferos... Capaces cambiar de formación incluso en batalla.

Dicho grupo de asalto había sido entrenado personalmente por el General Talion. Era su grupo de jinetes de ofensiva rápida. Era su grupo de elite favorito para aquellas situaciones que requerían una pronta respuesta a manos de cualquier invasor. Respetaban mucho al General Talion y también respetaban mucho a la comandante Califa, sin embargo no estaban muy conformes o confiados de que ahora fuese una Drow, la máxima diligente militar de Kazanamarki

Tranquilas “señoritas” no se desesperen. Pronto llegará nuestra hora y acabaremos con esos cobardes orcos
—les dijo un teniente a los los nueve oficiales, estaban evidentemente tensos— La generala Arrankis tiene mucha experiencia, ha lidereado muchas batallas en altamar, posee la marca junto con sus tropas y además, la comandante estará con ella. Habrá vino y mujeres para todos cuando esto termine. Nuestra amiga Califa invitará.

Cada oficial manejaba diez jinetes a su cargo, la teniente Yasmina manejaba a los otros diez,

Pongan atención panda de animales. Otra vez esas malditas bestias verdes vienen deseosas de muerte y destrucción... pues bien iremos a darles lo que quieren. Lucharemos a muerte para ganar...si hemos de irnos al encuentro de la muerto nos llevaremos a la mitad de estos hijos de puta y si el puerto  cae hoy, caerá con honor, la historia hablara de nosotros como valientes y Malkôra nos acogerá en su seno y renaceremos de las cenizas


Los jinetes  vitorearon  a la envalentonada teniente. La puerta de la muralla se levantó y “la Tormenta de hierro”  junto con la demás caballería y los carros de asedio comenzaron a salir a todo galope.

***********

La espectacular flota Kazanmaki, había llegado, sus guerreros pletóricos e imbuidos por el poder oscuro arribaron  al puerto, las balistas comenzaron a derribar los barcos enemigos, mientras en tierra los Carros de asedio, la caballería y los jinetes de halcón lanzaban flechas sobre ellos.

Pronto la primera horda orca fue rápidamente acribillada. Aunque la verdadera batalla todavía  estaba  por venir pues aunque habían acabado rápida y eficazmente con los primeros grupos de choque  enviados al puerto, sin embargo el grueso del ejercito orco, todavía no había llegado…

Más tarde  entraron en reunión con la gente del puerto. El zócalo estaba abarrotado de gente asustada.

Los legionarios de Arrakis estaban ocupados en ponerse la armadura o en preparar las trincheras… mientras que los habitantes del puerto miraban a su alrededor con el miedo dibujado en el rostro y hablaban en susurros.  La gran mayoría de ellos había huido del puerto hacia las islas, solamente los más fieles a Malkôra  seguían en este.

Siempre temí que este día, llegara mi señora
—dijo el comodoro del puerto. —Generala Arrakis, os lo suplico. — Arriad los estandartes y permitidme que vaya a negociar por nuestras vidas.

Califa, enarco una ceja ante el comentario del cobarde dirigente del puerto, la muralla había sufrido muchos boquetes de la invasión anterior y estos no habían sido reparados, por lo que los orcos podían ingresar por varios flancos sin necesidad de torres de asedio o arietes.

Generala. No haga caso, si este blandengue no quiere exponer a su gente no importa podemos salir a pelear fuera del puerto no solo para evitar bajas civiles sino porque la caballería y los jinetes tormenta se desenvuelven mejor en campo abierto.

No estaba dispuesta a rendirse, y menos contra unos cuantos orcos solo porque habían domesticado un alacrán gigante, pero la última palabra la tenía su nueva General.

El cuerno orco volvió a sonar desde las alturas, retumbando en la lejanía de la llanura que precedía al puerto.

Auuuuuuuuuuuuuuuuuu,
aulló con un grito grave que helaba la sangre en las venas.

Desde la llanura se podía ver como los orcos  se movían, hacia el puerto de Muradurak como una lenta marea verde… Aunque no se veía ningún escorpión gigante por ningún lado. ¿Acaso serían los informes una mentira?

La gran mayoría de ellos era solamente infantería, armados principalmente con hachas arrojadizas, y hachas de asedio  aunque algunos Como Totila cabalgaban sobre Wargos acorazados.

Totila:


Totila el jefe de los orcos, había escuchado que el general no servía más a Akasha. Algún traidor en la corte se aprovechó de que los ojos vigilantes de la emperatriz estaban sobre el desertor y no sobre él para enviar un cuervo. Totila no estaba seguro de las noticias fuesen verdad y no lo creería hasta no ver con sus propios ojos que el general no estuviera en la vanguardia de esos malditos “hombres caballo” como les solía llamar.  De ser así buscaría a la nueva campeona de Akasha.

Estaba ansioso por medir sus fuerzas con la famosa Drow, la vencería y así portuarios serían humillados al caer la nueva líder.

La danza estaba por empezar



Ronda 1 Estadísticas y reglas
Ronda 1:

El grueso del  ejercito orco no llegara por mar sino por la llanura, de modo que puedes salir acampo abierto o esperar la ofensiva en el puerto ya sea en tierra o a bordo de tu galeón de guerra.

Te toca el primer ataque de dados. Dependiendo de cómo organices la ofensiva será el número de orcos que mueran para el siguiente conteo. Puedes usar DOS dados de ataque en este turno

Arrakis 100% de Hp

Comandante Califa 100 %de Hp

Jinetes Halcón 100

300 Caballeria Kazamarki

10 carros de asedio con 10 arqueros cada uno = 100 Elementos

20 galeones militares con 10 tripulantes (legionarios de la capitana Arrakis) cada uno = 200 elementos

Total Kazamark  702 elementos

Totila 100% de hp

Orcos 600

Escorpión Gigante ¿?


• • • • •

Talion estaba dormido, roncando sobre el frío suelo de piedra de su celda, cuando le despertó un sonido. Se sentó, aguzando el oído, y se dio cuenta de que ya no llevaba puesto el collar al cuello. Este y sus cadenas yacían en el suelo. Examinó el collar, que ahora estaba abierto, pero no pudo hallar ni señales de ningún cierre.

Parece que he obtenido algo de ayuda…
—murmuró, dejándolo caer al suelo. La puerta de madera estaba abierta.

Se alzó y empezó a caminar, como un tigre enjaulado, por el calabozo, tratando de quitarse el entumecimiento de sus músculos.  Su misterioso benefactor había cumplido su promesa de ayudarlo,  ahora todo dependía de él.

Estaba desarmado, pero tenía sus manos, sus pies y sus dientes, y estaba preparado a usarlos. Pasó un tiempo y no llegó nada. Cauto como un lobo en cacería, el  ex general se acercó a la puerta. Estaba en un pasillo sin nada distintivo y no había enemigos a la vista.

En una dirección se veían algunas más de aquellas puertas redondas y luego una pared desnuda. En la otra dirección el pasillo estaba envuelto en tinieblas. Esa era la dirección correcta. Sabía bien del pasadizo secreto que conducía hasta un mausoleo en el cementerio. Un pasadizo que solo él y Akasha conocían. Pero no podía huir, primero tenía que liberar a Dantaria, había sido su culpa que cayera prisionera, y estaba dispuesto a emendar ese error.
avatar
Talion

Mensajes : 102
Fecha de inscripción : 05/01/2016

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
102/1000  (102/1000)
Coronas: 250

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Demivah el Miér 28 Dic 2016, 4:51 pm

La flota de Arrakis no tuvo dificultades en cruzar las aguas que les pertenecían desde siempre. Los orcos no tenían oportunidad entre la niebla para detectarles a tiempo o de dar media vuelta e intentar de huir. Sus barcos eran rústicos y sus maniobras eran muy torpes como para intentar algo arriesgado. Solo quedaban escombros de aquellas barcas orcas dispersadas por las aguas ademas de una gran cantidad de orcos que nadaban desesperados hacia la costa, acribillados a flechazos por los legionarios de la drow.

La generala no hacia mas que un trabajo rutinario, expulsar a los navíos orcos era un labor común en sus días de guardia y su flota ya era tan experimentada que ni debía de preocuparse de improvistos en la mar. Los problemas llegaron cuando la flota arribo los muertos de Muradurak.

Las personas estaban desesperadas y aclamaban que fueran defendidos, muchos intentaban de acercarse hasta la elfa oscura e intentar de tocarla o mas bien tirarse a sus pies para pedir ayuda... pero siempre eran empujados violentamente por los legionarios que la escoltaban.  Kazanmak tenia un pueblo esclavizado al trabajo y el culto el dios oscuro, de resto cualquier gesto que fuera de su lugar siempre era reprimido para mantenerlos bajo el miedo de la Emperatriz.

— No habrá negociaciones. nunca las habrá con estos salvajes. Estamos en guerra y las ordenes de la Emperatriz son la voluntad de nuestro dios. Llévate a los civiles al centro de la cuidad y resguardense en edificios seguros. Sera la ultima vez que estos sucios invasores desearan pisar la arena de nuestros desiertos — Dijo enviando al comodoro lejos de su distancia con la compañía de dos de sus hombres. Si algo no soportaba Demivah eran los guerreros y hombres de poca fe en las fuerzas de la Emperatriz. La armada de Kazanmak era una de las mejores en toda Eädur y quizás hasta la mas estricta y firme en un campo de batalla. A pesar de ser guerreros fanáticos en sus creencias, eran soldados que luchaban y morían tan solo por servir a su soberana. Los cobardes eran castigados en muchos casos con la muerte, tratados como débiles e inútiles a la causa del gran Malkôra.

La situación parecía de estar bajo control cuando fueron avistados orcos en las llanuras. Evidentemente habían encontrado otro camino para entrar o fueron lo suficientemente inteligentes para desembarcar en otro punto y marchar un largo tramo hasta Muradurak con tal de no ser emboscados en la mar. Sea como sea, debían ser exterminados hasta el ultimo de ellos.

— Los civiles solo dedican sus vidas a los trabajos rudimentarios. Ellos lo único que merecen es seguir cumpliendo su deber y nosotros el nuestro. La flota resguardara las costas y a la cuidad entera. que la guardia del puerto se ocupe de vigilar las puertas y murallas mientras nosotros estaremos fuera luchando. Traedme un carro! — ordeno e inmediatamente todos se comenzaron a movilizar. Muradurak era una cuidad grande y contaba con una guardia propia suficiente para contener a los orcos que intentaran aproximarse... la batalla pesada seria fuera donde la caballería y los carruajes se intercambiarían flechas y cortes con el enemigo.

Subiendo a la estructura del carruaje tirado por uno de sus mas fieles legionarios, la generala cabalgaría al frente junto al resto de sus tropas hacia donde un orco salvaje montado en una gran fiera reunía sus hordas para la batalla.  
Detrás de la gran fila de carrozas de guerra, solo habia polvo y arena. tapando a sus enemigos el avistamiento de la caballería que le pertenecieron a un tiempo al gran Talion... con la ayuda de la noche eterna que yacía en Kazanamak, los orcos pensarían que solo serian atacados por los carruajes de guerra. El grueso cuerpo de caballeria hacia sacudir la arena en su carga, los hombres fieles a Kazanmak iban directos hacia los hostiles en busca de venganza.

Arrakis dio la orden y los carruajes se abrieron mientras disparaban a los orcos en su pasar... la caballería tenia camino libre para ir contra ellos y atropellarlos con todas sus fuerzas. Con un habil movimiento y su fina vista, ella saco una flecha y disparo contra el orco lider. Si el cabecilla caía primero, los orcos perderían los estribos de mando con facilidad.

En el gran palacio del reino, la emperatriz aparentaba petrificada en su trono con sus ojos totalmente cerrados, adorada por sus siervos quienes rezaban al gran dios oscuro mientras ella en realidad estaba cuidando de sus lideres en la distancia. A través de los ojos de sus "Marcados" ella observaba la batalla bien de cerca sin si quiera tener que presenciarla, su poder no podia de ser gastado de manera aleatoria... donde las fuerzas enemigas sintieran una leve ventaja, ella posiblemente conjuraría la voluntad de Malkôra para dar a sus guerreros la ayuda que necesitaban... pero entre aquellos "Marcados" que ella perseguía para ver lo que ellos observaban estaba un fugitivo al que no le perdía el rastro. — Talion...— murmuro en un todo bajo pero suficiente como para que sus legionarios guardianes sintieran que debían de revisar la celda del traidor. Mientras el ex-general estuviera en los dominios de Kazanmak, la emperatriz seguiría sus pasos sin que el lo supiera.
avatar
Demivah

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 15/12/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Punisher el Miér 28 Dic 2016, 4:51 pm

El miembro 'Demivah' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Ataque' : 13

--------------------------------

#2 'Ataque' : 4
avatar
Punisher
Dados

Mensajes : 871
Fecha de inscripción : 30/07/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Talion el Jue 29 Dic 2016, 5:02 am

Un carro de asedio fue traído inmediatamente para la generala para que esta pudiera dirigir el ataque a campo abierto.  El cobarde Comodoro y los demás civiles fueron resguardados tal y como lo dispuso la Drow.

Nunca nos doblaremos, nunca nos doblegaremos
— gritaba la teniente Califa  con voz ronca a los jinetes de la primera carga.

Si he de morir, que sea con un hacha en la mano y una maldición en los labios
— suplico y luego corrió  hacia su caballo — Una vez más amigo, Haz lo que  sabes hacer—Dijo dándole palmadas en  los costados.

Cabalgo hacia las tropas para ordenarles en formación.

Una línea de sesenta al frente, y treinta y treinta  a cada costado  para maximizar el Frente de carga.

Todos listos… Generala


¡A la batalla… muerte para los orcos, y honor para nosotros!


La tormenta de hierro y arena había comenzado…


• • • • •




Las flechas iban y venían. Los carros avanzaban estrepitosamente sobre ruedas con cuchillas incorporadas. Las mortíferas flechas de los halcones tormenta llenaron el aire y volaron raudas hacia la infantería orca que avanzaba en formación cerrada


Califa esquivo las primeras hachas arrojadizas comenzó a disparas flechas, los orcos no retrocedían ante el ataque de la caballería que los llenaban de flechas.

Cuando Califa fue derribada de su caballo  dejo el arco y saco sus dos hachas  le destrozo el pecho a uno de ellos, su hacha derecha hendía la armadura, el cuero, el músculo y los pulmones. El orco murió todavía de pie, con la cabeza del hacha incrustada en el pecho, pero Califa siguió adelante, partió en dos un escudo con el hacha de la mano izquierda, mientras el cadáver se balanceaba colgado inerte de la derecha. Por fin Califa se liberó de su peso, entrechocó las dos hachas y lanzó un Femenino pero potente grito.

Totila por su parte ya había localizado a Arrakis y su carro de guerra, el cabecilla orco  obligó a su Huargo a saltar por encima de los cadáveres. La generala haciendo uso de su excelente puntería le disparo y la flecha le rozó la mejilla, apenas a dos centímetros del ojo.  El sobresalto estuvo a punto de hacerlo caer del Wargo. La sangre broto extraordinariamente verdosa  pero el orco  espoleó al caballo y lo hizo trotar entre cadáveres desperdigados.

Saco su hacha mano y media de 90 cm  y cabalgo contra Arrakis.

¡Asquerosa Elfa piel blanda!
—gritó— ¡Muere!


Ronda 2:
Ronda 2 Estadísticas y reglas

Dado 1 Ataque de Totila

Dado 2 Ataque de Hordas orcas

Puedes lanzar dos dados, ya sea de ataque o de defensa, según lo veas conveniente, el primer dado corresponde a la capitana, el segundo a tus tropas.

Arrakis 100% de Hp

Comandante Califa 100 %de Hp

Jinetes Halcón 100

300 Caballeria Kazamarki

10 carros de asedio con 10 arqueros cada uno = 100 Elementos

200 Legionarios Arrakis

Total Kazamark  702 elementos

Enemigos

Totila 87% de hp

Orcos 560 orcos

Escorpión Gigante ¿?


• • • • •

Talion comenzó a caminar por el pasillo oscuro. A unos pasos más allá encontró una espada vieja y desgastada, caída en el suelo de piedra. La tomó, y el tacto burdo del pomo le elevo de inmediato el ánimo. Lo único que necesitaba ahora era a alguien a quien matar con ella.

Más adelante se topó con dos guardias Kazamark, con armaduras completas, y ambos parecieron sobresaltados por su impetuosa entrada. Talion los atacó de inmediato: no tenía amigos en aquel castillo, ya no más… Ni siquiera sabía si Mica era su amigo, ahora todos eran sus enemigos incluida Akasha, en especial Akasha.

Quizás Dirami si es que seguía ahí  y la drow… Arrakis, no mejor pensar en la capitana, ahora Generala.

Talion decidió que el hombre que estaba a su derecha era el que se hallaba más expuesto a su ataque y le golpeó con la espada cogida con ambas manos. La punta de la misma se deslizó entre la coraza del pecho y la gargantilla y el ex general arrancó de inmediato su arma, para volverse a enfrentarse al otro hombre. El primero, que ya estaba muerto, pero aún no se había dado cuenta, avanzó un paso y luego se desplomó, con sangre brotando de detrás de su gargantilla.

El segundo se le acercó cautamente. Ambos hombres llevaban puesta la armadura completa. Tenían pocos puntos débiles y aquel hombre no iba a dejar expuesta la unión entre su coraza y la gargantilla, como había hecho el otro.

El prefería usar el filo, pero sabía que, habitualmente, la punta era superior al filo, contra una armadura como aquella. Además, de aquel modo, podía mantener al hombre a una mayor distancia, mientras le buscaba una debilidad que explotar.

El acorazado atacó, confiado en la protección de su armadura. Esta vez, Talion no se defendió con la espada, ni fintó. En lugar de eso dejó caer su propia arma y se metió dentro del radio de acción del arma del otro. Tomado la muñeca adelantada del otro entre sus dos poderosas manos,  tiró del pomo de la espada quitándoselo de la mano y luego tiró del brazo hacia abajo y atrás. Fútilmente el otro intentó coger el arma con la izquierda para herir a Talion, que se había colocado casi detrás de él y estaba subiéndole el brazo a lo largo de la espina dorsal. Un audible chasquido indicó cuando el bárbaro le dislocó el hombro.

Era inútil atacar con la espada a un hombre con armadura, pero se podía luchar con él con las manos tan bien como con otro que no llevase protección. Soltándole el brazo, el  ex general tomó su casco entre ambas palmas y le giró la cabeza hasta que casi estuvo mirando a su espalda. Esta vez no pudo escuchar nada a través del acero, pero a menos de que el cuello de aquel hombre fuera tan flexible como el de un búho, tenía que estar muerto. Talion dejó caer el cuerpo al suelo, con gran estrépito
avatar
Talion

Mensajes : 102
Fecha de inscripción : 05/01/2016

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
102/1000  (102/1000)
Coronas: 250

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Punisher el Jue 29 Dic 2016, 5:02 am

El miembro 'Talion' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Ataque' : 9

--------------------------------

#2 'Ataque' : 2
avatar
Punisher
Dados

Mensajes : 871
Fecha de inscripción : 30/07/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Demivah el Jue 29 Dic 2016, 8:35 pm

Las tropas a su mando parecían de llevar bien su labor, la caballería principal chocaba y perseguía a los orcos para darle su merecido mientras los carros de guerra giraban al rededor de la batalla disparando a los blancos vulnerables para sumar mas bajas al enemigo. Suaves remolinos de arena se formaban en el medio de la colisión de armas, producto de la gran velocidad y el ir y venir de los caballos con sus jinetes al grito de su dios.

Demivah, por su parte, había llamado la atencion a aquel caudillo orco que dirigía a toda la gran maza de salvajes. Su flecha por muy poco había dado en el blanco... su cabeza. Con una mueca de disconformidad, ella preparo otra flecha mientras era insultada nuevamente. El salvaje orco llego tan pronto cerca de su carruaje que debió de soltar su flecha y usar de su arco para defenderse de la cuchilla de su enemigo. — Escoria! sucumbe a la oscuridad! — le respondió tomando su arco de un extremo para golpear el brazo de su agresor e intentar desviar su hoja.
El legionario noto la proximidad del orco y su montura para dar un fuerte golpe con las riendas para acelerar la marcha y tomar cierta distancia.

Mientras la batalla seguía su curso brutal, en el palacio de Kazanamak el fugitivo Talion arrebataba vidas de los guardias de la emperatriz para obtener su camino hacia la libertad.
Akasha, quien permanecía en su trono observando a sus marcados, había visto como su aprendiz y ahora fugitivo de sus mazmorras eliminaba la guardia hábilmente. La Shyrena exploto en furia dando un fuerte golpe sobre el apoyabrazos de su silla y poniendo fin a su meditación. — No quiero que nadie entre y salga de las murallas del palacio. ni menos de las murallas de Kazanmak! matad a quien se atreva a desobedecer! maten al traidor!— Grito haciendo movilizar a todo el palacio desesperadamente. Ella se levanto dando un profundo suspiro de odio y tras colocar su capucha, ella salio rapidamente por las puertas del salón del trono.

Talion contaba con un par de minutos a favor al menos para salir del palacio, la sala de trono estaba a muchos pisos de altura y hasta que la Emperatriz emitiera la orden a todos los marcados le costaría un tiempo provechoso para el ex-general.
Los oradores de todas formas pasaron la orden de la dama oscura en los alrededores del palacio y pronto los guardias y fanáticos de la soberana patrullarían las calles con la orden de captura. Golpeando y reprimiendo a los ciudadanos que estuvieran fuera de lugar para sacarles información. Pero Akasha... ella iría personalmente tras los talones de su aprendiz... ella podía de ver todo lo que el mismo fugitivo veis... solo bastaba con reconocer el sitio y llevaría a sus guardias para atraparle y decapitarle como debía de ser. — Has jurado lealtad a Malkôra años atrás... aun crees que puedes huir de la voluntad de un dios?  Debisteis morir junto a mi padre antes de arrodillarte miserablemente ante mi presencia... arreglare aquel error de darte una nueva oportunidad... Talion... — Susurro a los pensamientos de su aprendiz quien ahora tendrá en cuenta que su maestra y soberana estaba detrás de el. Pronto los aliados del ex-general serian encontrados y eliminados por traición a la soberana. Akasha había comenzado su guerra de purgar la tierra de blasfemos antes de lo planeado. Eädur se bañaria en sangre hasta que su furia y odio se extinguiesen...
avatar
Demivah

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 15/12/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Punisher el Jue 29 Dic 2016, 8:35 pm

El miembro 'Demivah' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Defensa' : 2

--------------------------------

#2 'Ataque' : 4
avatar
Punisher
Dados

Mensajes : 871
Fecha de inscripción : 30/07/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Talion el Vie 30 Dic 2016, 6:57 am

BACKLASH


La ofensiva de apertura por parte de las legiones oscuras había sido contundente, los orcos tuvieron que romper su formación cerrada ante el número de Saetas y la tormenta de arena y oscuridad que hacía la caballería legionaria. Los orcos en respuesta, se separaron, se agazaparon, y empezaron a atacar en zigzag. Las saetas pasaban zumbando por su lado, pero no podían alcanzar a blancos tan veloces e impredecibles.

Aunque sus líneas se hubieran roto, los combatientes orcos estaban dando una buena batalla.

En la oscuridad, las antorchas se movían como luciérnagas. Sus hachas rugían, sus mazas, acometían y golpeaban y sus puñales acuchillaban sobre todo contra la caballería principal que era la más afectada.

Experta en el empleo del hacha de guerra, Califa la sujetaba con ambas manos; la izquierda cerca del extremo del astil, la diestra en su centro. El Orco a quien estaba haciendo frente trataba de herirle al tiempo que se protegía con el escudo. El astil del arma de Califa le arrebató el arma de un golpe. Al instante, la teniente Yasmina alzó su propio acero, y trazó un arco oblicuo sobre su hombro izquierdo. Cuando el hacha se abatía sobre el enemigo, ya no la sujetó más por la mitad del astil —como había hecho antes para controlarla plenamente—, sino que juntó la mano derecha a la izquierda para dar toda la fuerza posible a su golpe.

El orco levantó el escudo para frenar su acometida. Todas las fuerzas y el peso del orco se añadían al ataque. Los metales entrechocaron, todo su cuerpo se tambaleó…

Manaba la sangre, se empapaba el metal, un lago de color escarlata se iba extendiendo sobre la llanura.

El tiempo se difuminaba, se ralentizaba, e incluso se detenía; el pasado y el futuro desaparecían hasta que no quedaba otra cosa que no fuera el instante presente.

"En ese momento no se sienten las heridas, ni el dolor de espalda a causa del peso de la armadura, ni el sudor que cae en los ojos. Se deja de sentir y de pensar, ya no se es uno mismo. Sólo existe la batalla, el enemigo, este hombre y el siguiente y el siguiente y el siguiente... y se sabe que se tiene miedo, que se siente el cansancio, pero uno no lo siente, sino que está vivo mientras la muerte lo rodea..." Solía repetirle Talion a la teniente Yasmina.

Tu ser la que sucumbir
— grito Totila mientras ella desviaba  su hacha con el arco el cual se resintió solo un poco al intentar desviar la hoja, pero le había servido para  tomar distancia.

¿Por qué tú huir? ¿acaso tu ser cobarde?
— pregunto siseando Totila con una sonrisa burlona y cruel asomando en su rostro detrás del yelmo, haciendo que su cara picada de una especie como de viruela orca lo hiciese verse todavía más repugnante  — Pronto tu caer bajo mi maza. — Grito para hacerse oír entre el clamor y el estrepito de aceros.

A trote de carga restallo de nuevo contra su oponente por segunda vez. El huargo de Totila emprendió el galope, un galope enloquecido, y Totila apresto su maza larga en un arco mortífero en el que había puesto una asombrosa fuerza contra los caballos que jalaban el carro de guerra de Arrankis. Sumiendo los pinchos por uno de los costados.

¡Muere!
—insistió su enemigo.

Ronda 3:

Ronda 3 Estadísticas y reglas
Arrakis 93% de Hp

Comandante Califa 100 %de Hp

Jinetes Halcón 100

290 Caballeria Kazamarki

10 carros de asedio con 10 arqueros cada uno = 100 Elementos

190 Legionarios Arrakis

Total Kazamark  682 elementos

Enemigos

Totila 87% de hp

Orcos 520 orcos

Escorpión Gigante ¿?

• • • • •



Cuando se mandó construir la torre, mis antepasados decretaron que tuviera sus casi ciento cincuenta metros de altura y que hubiera cuatro niveles de mazmorras
—Solía explicar el Sultán Yashar— En el nivel superior están las celdas grandes donde se puede encerrar juntos a los criminales vulgares.. En el segundo nivel están unas celdas más pequeñas donde se encerraba a los prisioneros de noble cuna. No hay ventanas, pero las antorchas de los pasillos dejan entrar la luz entre los barrotes. En el tercer nivel las celdas son aún más pequeñas y las puertas de madera maciza. Las llaman “celdas negras”. Pero todavía hay un nivel más bajo. Una vez un hombre baja al cuarto nivel no vuelve a ver la luz del sol, ni a oír una voz humana.

A pesar de esta advertencia, Talion jugaba en estas desde los cinco años, cuando el sultán Yashar era joven,  Akasha solamente tenía tres años en aquel entonces y Kaela ni siquiera había nacido, era por eso que nadie conocía tan bien el laberintico entramado de las mazmorras.

Por eso a pesar de que estaba consciente de que quizás ya lo hubiesen descubierto, Talion no pensaba abandonar la torre sin Dantaria, aunque aquello representase registrar todas y cada una de las celdas.

¡Ríndete! Talion
—le gritó un legionario— No te queda ninguna esperanza, salvo la gracia de Malkôra.

Escudo contra escudo, la primera línea protegía a los piqueros que la seguían. Si hubiera tenido más sitio, Talion habría podido eludirles y matar de paso a dos o tres. Pero estaba acorralado. Atacó. Resonó un yelmo. La cabeza que lo llevaba puesto retrocedió. Aturdido por el dolor que sentía en el cuello, se tambaleó. Se le cayó el escudo. Surcando el aire, la espada de Talion le cortó la parte superior del espinazo al soldado que se encontraba al lado del primero. Corrió la sangre. Un tercero tropezó con su cadáver, y Talion lo mató en su retirada

Por la forma en como lo atacaban, era evidente que tenían órdenes de matarlo y no de regresarlo a su celda, dicha conclusión la corroboro el ex general cuando de improviso, pudo sentir en su piel la temible  ira de Akasha al hablarle a través de su mente

No volveré a arrodillarme ante ti, antes primero muerto… Y quizás se la voluntad de Malkôra que escape de tu presencia. Intenta detenerme si puedes..
.— Contestó con su mente retándola

Entonces el jefe del pelotón ordenó a los demás que entraran también. Una vez allí, formaron de nuevo y volvieron a avanzar. En esta ocasión, las picas de la segunda y de la tercera línea encabezaron el avance. De súbito, Talion se vio atrapado entre astiles con punta de acero.

¡Ríndete, ríndete!
—le gritaba el jefe desde la entrada.

Talion gritó. Su espada atacó a diestro y siniestro, y apartó las picas. Sólo por un momento, tuvo la posibilidad de arrojar un arma al otro lado; pero con esto le bastó. Su mano izquierda se alzó y volvió a bajar con fuerza. La daga salió volando. El jefe del pelotón gritó cuando el arma le atravesó la garganta; entonces cayó al suelo mientras la sangre se le escapaba…

Talion aprovecho la conmoción para huir por otro de los pasadizos accesorios. Se estaba arriesgando demasiado por una simple amazona pero su honor le impedía marcharse sin ella. Además, bajar desde la punta de la torre, hasta los niveles de las galeras subterráneas más profundas llevaría tiempo.

Su exploración le llevó a una celda con los barrotes carcomidos por el moho en el centro yacía Dantaria, desnuda. Le habían quitado hasta los aretes, y sus manos y pies estaban visiblemente atados. No se movía.

Talion se detuvo fuera de la habitación. Reconocía una trampa cuando la veía, aquellos barrotes no lo tendrían, pero quizás más adelante  saltarían sobre él cuando entrase, o cuando intentase salir, de eso no le cabía duda.

Dantaria parecía inconsciente, y no se veía que estuviera atada a ningún objeto sólido, sino simplemente yacía sobre un montón de sedas, que formaban como un nido alrededor de su propia sedosa desnudez.

La vieja espada no podría cortar las cuerdas que la ataban. Eso significaba que tendría que llevar a la princesa a cuestas hasta lugar seguro. Y también significaba que estaría privado del uso de un brazo, así como de buena parte de su movilidad.
De pronto, la princesa Dantaria abrió los  ojos y reconoció a Talion

¿Qué quieres maldito?


Vengo a liberarte. No nos costara salir del palacio. Me sé todos los trucos y pasadizos secretos. No nos costará mucho salir de la ciudad, pero el camino será otra cosa. El trayecto hacia  Kârna  es largo, y lleno de peligros. La gente de Bellakar es traicionera, y se dé más de cien personas que te entregarían a la reina en menos de lo que se tarda en escupir, a cambio del indulto y tal vez unas monedas de plata. Y de otros cien que haría lo mismo, sólo que antes te violaría. Te voy a sacar de aquí pero ¿tendrás que obedecerme en todo de acuerdo?


Sin creerle una sola palabra. La amazona asintió de malagana.

Talion la alzó, se la echó encima del hombro izquierdo y le dio a su bien formado trasero una palmada afectuosa.

No temas, haré que salgamos muy pronto de éste lugar.


Eso me lo creeré cuando haya sucedido
—dijo la voz de ella, algo ahogada de incertidumbre—Y un vulgar ex general no tiene derecho a tocar a una princesa de un modo tan poco adecuado.

Ya has recobrado los sentidos, ¿eh? Estoy arriesgando mi vida por salvarte , y lo único que tú haces es quejarte por una palmadita en tu real trasero. ¡No deberías ni haberlo notado, tras todos esos latigazos!


¡Ponme en el suelo, mono parlanchín!
— gritó ella, y comenzó a agitarse sobre su hombro.

Si hago eso, ¿cómo voy a llevarte fuera de aquí?


Entonces, al menos llévame de un modo en que pueda ver y respirar, en lugar de tener que oler tus hediondas pieles de lobo.


Eso no sería conveniente
—le dio una palmada más fuerte, que se oyó sonoramente, al trasero— Y ahora estate callada y déjame que te rescate.

A pesar de lo mucho que se debatía, la mantuvo con facilidad sobre su hombro.

¿Rescatarme? So idiota… Eres un hombre valiente y un gran tonto. Dentro de poco todas las mazmorras estarán llenas de soldados.


Lo sé
—le contestó— pero conozco este lugar mejor que nadie…

avatar
Talion

Mensajes : 102
Fecha de inscripción : 05/01/2016

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
102/1000  (102/1000)
Coronas: 250

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Punisher el Vie 30 Dic 2016, 6:57 am

El miembro 'Talion' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Ataque' : 11

--------------------------------

#2 'Ataque' : 5
avatar
Punisher
Dados

Mensajes : 871
Fecha de inscripción : 30/07/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Demivah el Mar 03 Ene 2017, 2:58 pm

Las tropas de Kazanmak habían acatado las ordenes y aun las seguían a como la generala Arrkanis las deseaba realizada: rodear y perseguir. Los orcos no tenían camino de escape y la tensión se centraba en un solo punto, obligando a aquellas criaturas a sacar lo peor de ellos en lo que seria sus últimos momentos de vida. No había opción de que huyeran sin pagar por su insolencia.

Mientras tanto, la drow combatía a muerte contra aquel orco cabecilla que no paraba de perseguirla. Su legionario escolta daba numerosos latigazos para dar mas avance al carruaje de guerra pero no era suficiente. Por delante de ellos no paraban de atropellar a tantos orcos como podían y eso disminuía la velocidad parcialmente. Sin una distancia apropiada, Demivah no podría de disparar a su adversario. El combate cuerpo a cuerpo no era lo de ella, aunque en momentos de guerra lo exigía.

Cuando el asqueroso ser volvió aproximarse agitando su maza, Arrakis volvio a tomar su arco para volver a golpear y desviar la dirección de la maza. Ella necesitaba de enfocarse y encontrar el momento de debilidad de aquel orco para desmontarlo o solo para infligirle un golpe critico. Mientras que el ejercito exterminara las huestes invasoras, no le preocupaba cuanto tiempo pudiera de llevarle aquel enfrentamiento... hasta que la voz de la Emperatriz se presento en su mente. — Talion ha escapado, es tu deber ejecutarlo en tanto acabes con esa escoria de orcos. — Demivah sabia que la orden de la emperatriz debia de ser cumplida... Talion seria hábil para burlar la defensa del palacio, pero la del reino? aun ella disponia de tiempo para ir tras el traidor... pero de llegar a ejecutarlo? ahora el tiempo en un abrir y cerrar de ojos se acortaba y los peligros se sumaban.

En el palacio kazanmaki, la Emperatriz acumulaba su furia en cada visión que veía sobre su aprendiz... peor aun cuando este libero a la gran princesa de Kärna, su gran adquisición.
Las defensas en las afueras del palacio se redoblaban y en el interior los guardias no dejaban a su dama a solas en ningún momento... revisaban cada habitación y cada escondite que Akasha pudiera de conocer. Los ciudadanos simplemente se escondían a adorar a Malkôra solo para que la Emperatriz tuviera clemencia. Los guardias no dejaban de reprimir a los inocentes para buscar respuestas del paradero de Talion. La verdadera cara caótica de Kazanamak se había revelado y con ello, la guerra sobre las tierras de Eädur había dado inicio. La rebelde Kaela estaría muy apenada cuando las voces llegaran hasta Drozhna y se enterara de que su pueblo estaba siendo torturado mas que nunca.
avatar
Demivah

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 15/12/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Punisher el Mar 03 Ene 2017, 2:58 pm

El miembro 'Demivah' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Defensa' : 12

--------------------------------

#2 'Ataque' : 11
avatar
Punisher
Dados

Mensajes : 871
Fecha de inscripción : 30/07/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Talion el Mar 03 Ene 2017, 11:36 pm

Mientras tanto en algún lugar de Bellakar:

Conozco todo Eadür con la palma de mi mano, las mujeres en Bellakar te conquistan con los ojos y  las luchadoras Amazonas en Kârna con los pechos. — Una leve sonrisa nostalgia asomaba en los labios de aquel sujeto gris y esquelético— Las primeras te conquistan con el misterio de su mirada provocativa te hace comprender lo que sienten. Por el contrario, las amazonas  van casi desnudas, y es su cuerpo y la forma de moverse lo que atrae como la miel a las moscas… —Soltó un hondo suspiro, como si recordara viejos tiempos, puso los ojos en blanco y concluyó— Cuando has amado a una mujer en los gigantescos bosques de Kârna o en un oasis en las estepas de Bellazen, nada de cuanto suceda después vale la pena.  Se me el nombre de casi todos los monumentos templos y obeliscos hundidos…

Lo he visto todo cuanto hay en Eadür, los jinetes de olifantes luchando contra bestias del sur a los gigantescos centinelas de Malkôra  y a los legionarios de Kazanmak contra los que peleo Kaela en la península de Bellazen  cuando buscaba a Taharam. Se dice que venían de regreso cuando fueron emboscados por un ejército desconocido,  a quienes se decía que se había agregado la fuerza de los seres del mundo espectral. Se libró una terrible batalla en la que los legionarios fueron casi aniquilados. Durante la batalla, Kaela desapareció mientras combatía al legionario. Se cuenta que tanto la cuerva como el brujo se perdieron en la lucha y nadie los volvió a ver. Tampoco se encontraron sus cuerpos. La península de Bellazen es inmensa y se puede perder uno fácilmente pero yo se llegar al lugar exacto donde todo ocurrió.


Todo esto era mentira, pues Kaela ya había regresado a Drozhna pero Valamar no lo sabía, y  los rumores apuntaban a que el anciano decía la verdad.

Necesito que me lleves a ese lugar
— Le urgió Valamar con voz áspera, controlando apenas su furia y desesperación.

Con todo gusto, debo advertirte que tu gran amor por Kaela acabara por destruirte, de todos modos te llevare, pero a cambio necesitare un pequeño favor
— Le respondió el viejo guía



*-*-*-*-*-*

Nuevamente el Arco de la capitana Drow, había bloqueado  exitosa y completamente el ataque. Totila  estaba enfurecido, la generala drow y nueva campeona de Akasha era un hueso difícil de roer y  a su derredor los orcos no lo estaban pasando mejor.

Sin embargo el legionario que conducía el carro de la capitana fue alcanzado por  las lanzas del enemigo, el caballo lanzó un relincho espantoso, corcoveó. Y se derrumbó como una avalancha haciendo que el carro donde viajaba la drow  se volcara sobre sí mismo, empero la generala era sumamente habilidosa y no sufrió daño alguno, por lo que no tuvo problema en seguir combatiendo.

Los dos ejércitos estaban enzarzados en una batalla violenta y desesperada. El campo de batalla estaba bañado por lenguas de sangre. La pujante legión de halcones estaba masacrando literalmente a los orcos.

De repente, volando lentamente en círculos, comenzaron a descender del cielo color carmesí tres seres indescriptibles  jamás vistos. Eran unos monstruos negros y sombríos que revoloteaban sostenidos por enormes alas arqueadas, que parecían murciélagos.

Los dos ejércitos seguían luchando, sin ver la amenaza que se cernía sobre ellos. Sin previo aviso cayeron sobre el campo de batalla como buitres atraídos por la sangre.

Totila consiguió que su Huargo diese la media vuelta para volver a acometer contra la droo cuando  una de las demoníacas sombras se abatió sobre Totila por detrás, plegó sus alas vaporosas y transparentes a su alrededor en un abrazo mortal y el cuerpo de Totila se puso rígido. Su cara palideció súbitamente y sus ojos se quedaron inmóviles de miedo.

El huargo de Totila enloqueció y se desbocó aterrorizado. Pero la cosa fantasmagórica arrancó al Totila de su montura; lo mantuvo un momento en el aire sobre las alas que se agitaban lentamente, y luego lo dejó caer convertido en una masa desgarrada y sangrante. El rostro de Totila, que había mirado a Arrakis con ojos aterrados a través de aquellas sombrías alas, era un desecho verde ahora. Así terminó la carrera del gran orco.

Sin embargo este mismo murciélago se fue ahora sobre la drow batiendo sus alas descendió en picada sobre ella,  lanzando sus colmillos sobre su cuello…

Ronda 4:


Ronda 4 Estadísticas y reglas

Arrakis 93% de Hp

Comandante Califa 100 %de Hp

Jinetes Halcón 100

250 Caballeria Kazamarki

9 carros de asedio con 9 arqueros cada uno = 90 arqueros

190 Legionarios Arrakis

Total Kazamark  632 elementos

Enemigos

Totila
0% de hp Eliminado

Hombres murciélago (3) 100%

Orcos 410 orcos

Escorpión Gigante ¿?


• • • • •

Una vez en el cementerio, Talion  sacó la daga con que había matado al último guardia y atacó los nudos que aprisionaban a Dantaria,  y los cortó con facilidad.

¡Maldito patán!
—gritó Dantaria, cuyo rostro se puso escarlata, color que luego pasó a sus pechos. En su ira parecía haber olvidado su desnudez

¡Deliberadamente me dejaste así, para poder manejarme a tu antojo mientras huíamos  de la torre de Akasha!


Hay mucho de bueno
—replicó Talion— en que una princesa esté inmovilizada mientras un guerrero hace lo que debe hacer.

¡Estúpido! ¿Y qué habría hecho yo si te hubieran matado mientras yo estaba inerme? ¿Acaso pensaste en eso?

Estoy seguro de que habrías hecho lo mejor que pudieses, y llevado tus asuntos de una forma tan real como hasta ahora. Ahora larguémonos de aquí, necesitamos conseguir ropa, comida armas  y yo sé dónde podemos conseguirlos… Además se de una coraza de oro azul que creo te quedara bien….

¿Pero cómo saldremos de aquí?
— Pregunto todavía escéptica la amazona.

Talion esbozó una sonrisa burlona y afirmó:

Hay una forma de entrar y salir que solo yo conozco. Cerca del ángulo que está al nordeste de la muralla hay un conjunto de árboles. Si apartas los matorrales que cubren el muro, verás una especie de alcantarilla, que  sirvió alguna vez para desaguar la ciudad. Solía estar cerrada por una reja de hierro, pero está desgastada por la herrumbre. No siendo ni tu ni yo gordos, podremos deslizamos por ella. La salida se halla en un solar en el que se arrojan los escombros y desechos de las casas destruidas…


A lo lejos veía que en el centro la cacería de brujas había empezado…. No tardarían en ir buscarlo en el cementerio también. Debían de moverse todavía le dolía la quijada del puñetazo que le había dado Dantaria en Karnâ, pero ahora pelearían juntos por sobrevivir.
avatar
Talion

Mensajes : 102
Fecha de inscripción : 05/01/2016

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
102/1000  (102/1000)
Coronas: 250

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Punisher el Mar 03 Ene 2017, 11:36 pm

El miembro 'Talion' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Ataque' : 1

--------------------------------

#2 'Ataque' : 11
avatar
Punisher
Dados

Mensajes : 871
Fecha de inscripción : 30/07/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Demivah el Jue 05 Ene 2017, 8:21 pm

El fuerte golpe del arco desvió la masa contra la madera del mismo carro, esta se quebró por el fuerte golpe pero la Drow se encontraba entera y fuera de peligro, los rápidos reflejos eran producto de la oscuridad que la envolvía gracias a su marca y a su gran experiencia contra las fieras de los alrededores del reino... pero inesperadamente, su legionario escolta fue atravesado por una gran jabalina y no hubo tiempo para tomar las riendas que el carruaje volcó bruscamente.
Demivah supo caer con estilo sin dañarse, sus reflejos eran ágiles como la elfa que era. cayendo de cuclillas sobre la arena, ella ya tenia preparada la flecha que seria para aquel orco cuando este fue interceptado por detras.

Una gran criatura alada y oscura como un murciélago lo habia capturado al jinete orco quien en pocos segundos lo llevo a su muerte frente a ella. — mas improvistos?... — dijo quejosa antes de dejar pasar de largo a toda velocidad a aquella nueva bestia que intentaba atacarla. Una de sus alas rozo muy sutilmente su piel dejando una suave marca. Una criatura agil, veloz y mortal. Era posible que fueran criaturas migrantes de Anzus o de las altas montañas de las tierras de Bellazen, llegaban en el peor momento para trabar las responsabilidades de la Generala.

la elfa volvió a tensar el arco aprovechando que la criatura se elevaba lentamente para tomar altura y arrojo su primera flecha hacia el. La drow ahora tenia un nuevo enemigo de cual ocuparse mientras los orcos eran eliminados poco a poco, sin su líder ya no habría donde correr ni como atacar, pero la caída de su cabecilla los había provocado con notoriedad. Las tropas de kazanmak solo deberían de resistir hasta que aquella furia se desvaneciera y que la falta de su líder orco realmente se notara para terminarlos completamente.

---------


La emperatriz había llegado finalmente a los pisos inferiores de su magestuoso y colosal palacio real. No era novedad de que Talion habia escapado con la gran princesa de Kârna, ella ya lo había visto a traes de los ojos del traidor y se dirigía con sus legionarios hacia los cementerios cercanos. Ella sabia que allí yacía una persona muy especial para el ex-general y dio la orden no solo de sabotear aquella tumba tan preciada, sino de destruirla completamente.

— El traidor cree poder burlarse del ojo de Malkôra en sus propias tierras. Quiero que bloqueen las salidas de los viejos desagues del reino. Cuiden las costas y redoblen la guardia en las murallas del norte. A partir de aquí, avanzare yo por mi cuenta. eliminen al ex-general y la amazona a cualquier precio si son avistados.— Inmediatamente los guardias volvieron a movilizarse. La tropas de Kazanmak se reforzaban ya que la noticia de una aplastante victoria en el oeste frente a los hombres leon había llegado. Las rutas se agotaban para Talion y ahora tenia como sombra a la gran soberana quien le perseguía siguiendo exactamente los mismos pasos. Siendo una dama joven y dotada de un enorme poder oscuro, ella utilizaba las sombras como atajos para llegar hasta su fugitivo. "Sin el poder de tu marca no tienes salida entre las sombras de mi reino... cuanta fe mal aprovechada en tu fuga y no en tu verdadero dios... pronto, muy pronto lo pagaras. " se oyo en los pensamientos del ex-general. Akasha buscaría su propia venganza ante el gran traidor del reino, sin importarle que fuera su mas preciado aprendiz. Asi como ella, sus tropas estaban fanáticamente inspirados por la devoción a Malkôra. La ley del señor oscuro era absoluta y perfecta. Los traidores debían de ser perseguidos y los rebeldes castigados, la razas inferiores eliminadas para dar lugar a los verdaderos siervos de las sombras.
avatar
Demivah

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 15/12/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Punisher el Jue 05 Ene 2017, 8:21 pm

El miembro 'Demivah' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Ataque' : 11

--------------------------------

#2 'Ataque' : 5
avatar
Punisher
Dados

Mensajes : 871
Fecha de inscripción : 30/07/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Talion el Jue 05 Ene 2017, 10:30 pm

El ser de pesadilla de alas negras se abatió sobre ella.  Las tétricas y sombrías alas y el hedor fétido del monstruo llegaron ante la drow justo en el momento en que ella tenso y disparo con su arco. La magia de Malkora en la flecha le había hecho una enorme raja, que partió al Quiróptero en dos. El cuerpo inerme del murciélago humano cayó de bruces sobre el suelo pedregoso.

Los otros dos murciélagos habían sido acribillados a flechas y los orcos habían sido vencidos. La drow había ganado su primer gran batalla como generala.

Languidecía silencioso el campo de batalla. Silencioso como la muerte, cubierto de los restos de la guerra, el lugar tenía un aspecto siniestro y todo estaba inmóvil bajo los rayos del sol. Aquí y allá, entre los cadáveres, había charcos de sangre coagulada que parecían serenos lagos que reflejaban los fulgores rojizos del cielo.

Unas figuras oscuras y furtivas se movían entre la alta hierba, olfateando y lanzando gemidos sobre los montones de cadáveres desparramados. Sus jorobadas espaldas y sus hocicos de perro indicaban que se trataba de hienas de las estepas. Para ellas, el campo de batalla debía ser como la mesa servida de un opíparo banquete.

Del cielo flameante bajaron aleteando torpemente buitres de alas negras para alimentarse de los muertos. Las siniestras aves de presa cayeron sobre los cuerpos mutilados con un sordo rumor halado. Aparte de los devoradores de carroña, nada más acontencia. La quietud de los muertos sobrevino inmediatamente después del estrépito de la batalla.

Los  jinetes halcones habían sufrido insertar número de bajas, pero habían salido victoriosos. Después de cerciorarse de que los jinetes que estuviesen heridos recibieran atención médica. Califa busco a la Drow para felicitarla por su primera victoria como Generala.

Gloria perpetúa a  la sangre de Malkôra Generala. Hemos triunfado… Al parecer esos rumores sobre el escorpión eran totalmente fa-- ¡Ah!


Con un grito inarticulado, Califa agarró el hombro de la capitana Arrankis y señaló. Una cosa, que era pura pesadilla, estaba emergiendo de la ladera

¡Generala! mire
—escupió  con voz ahogada.



El ser tenía el tamaño de un elefante y se alzaba sobre innumerables patas articuladas. Estaba cubierto por un caparazón córneo y tendía por delante de él un par de enormes pinzas colocadas al extremo de tremendos brazos. De su parte trasera surgía lo que parecía ser un puñado de serpientes, arqueándose altas sobre su espalda.

Entre los brazos de las pinzas se veía una pequeña cabeza con dos antenas, que se agitaban como con vida propia.

Todos los halcones se quedaron absolutamente quietos, sabiendo que el menor sonido o movimiento delataría su posición. Pero, fueran cuales fuesen los sentidos de que poseía el monstruo aquel, la visión normal no parecía contarse entre ellos.

Las antenas cesaron su movimiento al azar y apuntaron directamente hacia ellos.

Lentamente, la cosa empezó a moverse en su dirección.

Generala
—dijo Califa con una voz apagada y ahogada— ¿Cómo vamos a atacar esa cosa? Su cuerpo acorazado parece tan invulnerable como las murallas de un poderoso castillo; dudo que nuestras flechas hagan algo y esas pinzas se ven capaces de partir en dos lo que sea…

Ronda 5:


Lo mismo tu primer dado representara el ataque de la general, tu segundo dado el ataque de tus tropas hacia el escorpión.

Arrakis 92% de Hp

Comandante Califa 100 %de Hp

Jinetes Halcón 100

240 Caballeria Kazamarki

9 carros de asedio con 9 arqueros cada uno = 90 arqueros

90 Legionarios Arrakis

Total Kazamark  522 elementos

Enemigos

Totila 0% de hp Eliminado

Hombres murciélago (0) 0%

Orcos Eliminados o dispersos

Escorpión Gigante 100% de hp


• • • • •

Talion se dio el lujo de permitirse prosternase por última vez ante aquella tumba soltaría, a sabiendas de que no la volvería a ver… y con su rostro pegado a la losa, ante una atónita Dantaria, murmuro aquel nombre por última vez...

De cara al cielo, encomendó el alma de la amada, cuyo nombre puso en sus labios la plegaria sencilla, magnífica, excelsa, que su madre le había enseñado de niño, y que ni todas las vicisitudes crueldades y torturas juntas le harían olvidar…

Poco después ya estaban rumbo al solar, cuando nuevamente Akasha invadió sus pensamientos, sabía que la emperatriz lo hostigaba mentalmente con el fin de distraerlo de su escape

Eso lo veremos. No he necesitado de la marca para escapar de tu palacio ni para matar a tus soldados, y tampoco la necesito para dejarte un regalo de despedida. Ahora que no tengo los poderes de Malkôra tampoco tengo sus debilidades y pienso usar esta ventaja a mi favor…

Los primeros guardias no tardaron en hacer su aparición, afortunadamente como Talion había predicho, Dantaria era una extraordinaria guerrera, y no tardaron en derrotar a la primera patrulla persecutoria y hacerse con sus armas y sus ropas

¿Ahora dónde?

Iremos a ese granero ahora


¿A un granero? ¿Estás loco?

Tú solo sígueme….

Entraron al granero y atrancaron la puerta, ahí adentrom Talion se puso a buscar, sacos de cascarilla de maíz seca, o algún otro forraje seco molido o quebrado.

Necesito que hagas fuego, un madero en llamas me bastara… Los forrajes secos fermentan rápido y son altamente explosivos.


Dantaria comprendió rápido su plan, busco dos piedras con las cuales hacer chispa. Mientras tanto Talion Abrió un costal en diagonal dos veces; haciendo una “x” bien marcada; y luego metió el cuchillo para tirar de cada lado y dejar aquello abierto. El golpe de peste golpeó su nariz con fuerza, con mucha fuerza. Los granos resecos y rancios se esparcieron por todo el lugar.

La puerta fue derribada por los guaridas ocho legionarios enardecidos se adentraron sin mucho análisis de condiciones, empapados aun con su fanatismo y odio

¡Ahora!—le grito Talion a la amazona  mientras se colaba por la ventana y se arrojaba desde las rendijas hasta la tierra, la amazona salió por la puerta trasera y arrojo el madero en llamadas

(…)

Hubo una explosión, aunque no tan grande como la que Talion esperaba, pero si fue suficiente como para que el granero y sus alrededores fueran pasto de las llamas.

Vio como de las ventanas y graneros salía un humo oscuro con resplandores rojos y amarillos.

Sobre el tejado se distinguían numerosos volcanes de chispas y astillas ardientes, que el vendaval acababa desmenuzando y llevando lejos. Las bocanadas de aire helado hacían que el fuego del granero ondeara hasta que finalmente toda la estructura se desmoronó en una lluvia de paja, llamas y astillas de madera incandescentes.

Eso será suficiente, como para entretener a Akasha un buen rato… Ahora si larguémonos…


(…)

Talion y Dantaria habían logrado escapar ya del reino de Kazanmak y ahora estaban siendo buscados por las fuerzas de Akasha en las montañas de Bellakar.

La emperatriz había mandado desplegado una increíble cantidad de grupos de exploración en su contra, por supuesto  Talion contaba con que la capitana Arrankis saldría victoria de la batalla contra los orcos y eventualmente  estaría buscándolos también en cuanto se enterara que había escapado.

Se habían refugiado bajo un bosquecillo de álamos temblones. Talion se dedicó a recoger leña seca mientras los caballos bebían de un arroyuelo. Se inclinó para coger una rama tronchada y la examinó con gesto crítico.

¿Esto sirve? No se me da bien encender hogueras. Siempre me lo hacían mis hombres.

¿Hogueras? —Danataria escupió al suelo— ¿Tanta hambre tienes que te da igual morir.  Una hoguera atraería a los clanes en kilómetros a la redonda. Y también atraería a los  esbirros de Akasha. Cuanto menos tiempo estemos en estas montañas, más probabilidades tendremos de llegar a los ríos de Bellakar. Quiero que cabalguemos hasta agotarnos. Viajaremos de noche y nos esconderemos de día, siempre que sea posible nos saldremos del camino, no haremos ruido y, desde luego, no encenderemos hogueras.

Un plan excelente, amiga Dantaria
—dijo Talion— pero cabalgar montaña abajo, durante la noche es la mejor manera de caer y rompernos el cráneo y, si quieres que te diga la verdad, creo que los clanes darán con nosotros, hagamos lo que hagamos. Nos tienen bien vigilados. —Hizo un movimiento con la mano en dirección a los riscos altos, azotados por el viento, que los rodeaban.

Las huestes de Akasha en cambio no tienen entrenamiento en las montañas. Lo sé perfectamente porque yo las dirigía, Varias veces le insistí a la emperatriz hacer ensayos pero nunca me hizo caso. Los clanes de las montañas en cambio se mueven bien, no tardaran en llegar hasta nosotros, y mientras lo hacen más nos vale estar descansados

Nos hace falta una hoguera. Aquí arriba las noches son frías, una comida caliente nos consolará el estómago y nos levantará el ánimo. ¿Podrías cazar algo? Eres una amazona… estoy seguro que podrás cazar algo mejor que yo


De acuerdo, iré a buscar carne.
—Bajo la maraña de pelo negro, los ojos oscuros de Dantaria miraron a Talion con desconfianza—  Debería dejarte aquí, con tu hoguera de chiflado. Si me llevara tu caballo tendría el doble de posibilidades de escapar. Te debo mi vida pero no te equivoques, no te tengo aprecio.

Necesito mantenerte con vida, no necesito amor eterno
—replicó — Aunque no vendría mal tu cuerpo para calentarme. ¿Tienes pedernal?

Dantaria malhumorada por su comentario se metió dos dedos en la bolsa que le colgaba del cinturón y le lanzó un trozo de pedernal.

Tienes una lengua muy osada. Si nos atrapan será por tu culpa maldito idiota…
avatar
Talion

Mensajes : 102
Fecha de inscripción : 05/01/2016

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
102/1000  (102/1000)
Coronas: 250

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Demivah el Lun 09 Ene 2017, 8:06 pm

Una flecha acertada fue suficiente para acabar con aquella bestia en solo cuestión de segundos. Demivah era una tiradora por excelencia, una asesina y cazadora de largas distancias cuya marca la atribuía todo lo necesario para ser un ángel de la muerte bajo el dominio de la gran emperatriz.

Los orcos rapidamente fueron eliminados y perseguidos mientras que la victoria se alzaba para Kazanmak. Los legionarios gritaron a los cielos oscuros del reino el nombre de su dios, Malkôra, para luego todos elevar sus armas y gritar el nombre de la nueva generala Kazanmaki.

Arrakis tenia toda la confianza en que esa batalla seria ganada, pero no esperaba ser bien recibida en tan poco tiempo por las tropas de la emperatriz quien en su mayoría habían sido adiestrados por el ex-general Talion. De su pobre fama como capitana, ahora dio un salto en alto para que su nombre sea recordado en todas las arenas de Eädur.

Los suelos temblaron y las arenas parecían de moverse debajo de ellos, todos se abrieron para dejar que el escorpión gigante se alzara del suelo mostrando todo su esplendor. Los legionarios estaban firmes a la espera de ordenes, aunque Califa parecía de mostrar mas nerviosismo que los demás. — Su caparazón sera grueso, pero sus patas no. Zig zagen entre ellas y corten su carne blanda. una vez que sus piernas heriadas cedan por el dolor. nos treparemos para buscar zonas vulnerables como sus ojos. No dejen que sus pinzas les atrapen. — Dijo mientras que un jinete se aproximo hasta ella dándole espacio atrás para que ella montara. — Ataquen! — grito y todos los jinetes comenzaron a danzar entre las patas del insecto gigante. La táctica era atacar como las hormigas defendían su hormiguero de un improvisto de mayor tamaño a ellas. Un escorpión de tamaño normal frente a un enjambre de hormigas, jamas tendría oportunidad para escapar con vida, entre tantas mordidas un duro caparazón y dos grandes pinzas no basta para eliminar un ejercito tan numeroso. La situación era la misma, solo que en vez de pequeñas hormigas se trataban de soldados bien entrenados contra un enorme escorpión.

-----------------------

Mientras tanto, la Emperatriz habia perdido la oportunidad de capturar a su viejo aprendiz cuando este se valio de usar fuego para sacar ventaja en su fuga. Las tropas de Kazanmak se vieron obligadas a dejar de perseguirlo al igual que la Shyrena quien guardaba su cólera detrás de las nubes de humo y fuego.
No obstante, Talion aun llevaba el mágico collar que impedía que usara su marca. Ese collar que solo podía de ser destruido por manos de la gran emperatriz, podría de delatarlo tanto de los rebeldes como de cualquier guarda de reinos cercanos. Talion se encontraría sin alianzas ni compañeros ya que podria ser tratado tanto como traidor y como hereje donde fuera avistado.
Akasha no perdía sus esperanzas de recuperarlo, ella habia tomado la decisión de enviar su séquito de asesinos entrenados por ella para rastrear y capturar al ex-general como también mandaba patrullas montadas en grandes olifantes de guerra que recorrían todas las planicies de Kazanamak. Toda Eädur se había enterado de la gran movilización de tropas que Kazanamak estaba realizando... pronto los reinos darían su participación en la gran guerra contra los dominios de la emperatriz Akasha, o todo caería bajo las sombras.

pd: anduve enferma ="( perdón.
avatar
Demivah

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 15/12/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Punisher el Lun 09 Ene 2017, 8:06 pm

El miembro 'Demivah' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Ataque' : 2

--------------------------------

#2 'Ataque' : 10
avatar
Punisher
Dados

Mensajes : 871
Fecha de inscripción : 30/07/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Talion el Mar 10 Ene 2017, 12:21 am

Mientras tanto:
La única embarcación capaz de atravesar las turbias y cenagosas del rio que serpenteaba entre valles y montañas era “la Tormentosa”, Zedd le había dicho a a Valamar que era las forma más rápida  y quizás la más segura de llegar a su destino.

Su capitana era Sadrisa y la mitad de su tripulación, las que empuñaban los remos de la fila superior, eran mujeres: luchadoras feroces y armadas que pululaban sobre la cubierta.

El resto eran prisioneros, hombres capturados en sus razzias e incursiones por tierra y mar. Dentro o fuera de cualquier puerto, estos esclavos siempre permanecían encadenados en los bancos de remo de la fila inferior para aportar mayor potencia. A no ser, según se rumoreaba, que uno o varios de ellos fuesen desencadenados para a requerimiento de su capitana o alguna pirata para desempeñar algún servicio especial. Día y noche, se afanaban en alguna tarea que hacía que sus cuerpos se fortaleciesen y sus voluntades se quebrasen, trabajando desnudos bajo el hiriente látigo de sus guardianas.

Como cualquier otra birreme, la Tormentosa tenía dispuestos los asientos de los remeros en dos alturas. Algunos piratas que habían subido a bordo comentaban, escandalizados, cómo aquellos desdichados, confinados en los bancos del nivel inferior, eran obligados a trabajar todo el día con los ojos puestos en las caderas y muslos de las piratas, apenas vestidas, que patrullaban y trabajaban sin descanso en la cubierta.

Valamar ignoraba si tal destino había hecho enloquecer a algún hombre o lo había convertido en un idiota balbuceante. El odiaba la esclavitud,  y más todavía tratar con piratas, pero si quería encontrar a su amada Kaela, tendría que pagar cualquier precio.


*****************

La orden fue dada por la drow y los principales oficiales comenzaron a repetirla, una segunda voz transmitió la orden a quienes yacían atrás, todo estaba mecanizado, estudiado totalmente, él general Talion, así tenía adiestrados a  sus capitanes, les había instruido para sincronizarse, los había entrenado, de todo cuanto harían y cuanto podrían hacer en las diferentes situaciones. Ellos cumpliendo con la consigna de su nueva generala,  transmitieron la voz a cada uno de los guerreros de tal forma que un solo pensamiento fuera el que reinara. ¡Ataquen las piernas!

La confianza de la generala Drow ante la enorme bestia les había devuelto parcialmente el valor a sus tropas, aunque los caballos seguían algo nerviosos, pese a estar bien entrenados para las batallas, era la primera vez que tenían que enfrentarse a un ser tan monstruoso y aterrador.

Demivah puso el ejemplo, montando junto con uno de los jinetes y  desprendido flechas alrededor del confundido escorpión. Mientras los demás zigzagueaban intentando cortarle las patas, y los halcones atacaban a distancia.

La criatura carecía de ojos, pero poseía antenas.  Las flechas rebotaban contra la coraza cornea y contra las tenazas que destrozaron las flechas que intentaron ir a las antenas.

Las placas de la coraza,  eran tan impenetrables como una armadura de acero.


A los pies disparadle a los pies.


Repetía califa, la orden dada por la generala Demivah.  No sirvió de muchos pues aunque aquellas patas se veían delgadas comparadas con la masa del monstruo, estaban acorazadas con córnea de quitina y aguantaban bien los ataques.

La cola que terminaba en una prolongación bulbosa de la que surgía un aguijón transparente, fino como una aguja, y del que goteaba un fluido verdoso y translúcido.  Fue la que contraataco a los legionarios Kazanmak  arrojando un veneno corrosivo sobre los legionarios próximos. No toco a muchos pero una nube de apestoso humo se alzó de la hierba a la que había salpicado la mayor parte del fluido del monstruo.

Una flecha fue a dar, a la base de la antena más cercana. Un estremecimiento recorrió a toda la bestia. La antena cayó. La bestia sufrió un temblor paralizador. Emitía sonidos chirriantes y chasqueantes.

Los caballos galoparon alrededor del escorpión. La cosa giró para perseguirlos. Aunque corría bastante deprisa, era algo más lenta al girar sobre su propio eje. Eso les dio tiempo de alejarse  y prepararse para el siguiente ataque.

La cosa era notablemente más lenta, y se tambaleaba un poco por el costado herido pero aún quedaba mucho de aquel ácido venenoso, mismo que volvió a arrojar sobre ellos.

Estadisticas:

Arrakis 92% de Hp

Comandante Califa 100 %de Hp

Jinetes Halcón 100

240 Caballeria Kazamarki

9 carros de asedio con 9 arqueros cada uno = 90 arqueros

90 Legionarios Arrakis

Total Kazamark  522 elementos

Enemigos

Escorpión Gigante 88% de hp


• • • • •

Lejos ya de las planicies de Kazanamak, los caballos estaban alimentados y cepillados, el fuego chisporroteaba alegremente y una pierna de cabrito giraba sobre las llamas en un espetón.

Lo único que nos falta es un buen vino para bajar el cabrito
—dijo Talion.

Eso y dos mujeres y  una docena de guerreras armadas
—replicó Dantaria. Estaba sentada ante la hoguera, con las piernas cruzadas, y afilaba la espada con una piedra de amolar. El sonido que hacía al pasarla por el acero resultaba, a su extraña manera, reconfortante

¿Dos mujeres? ¿No te gustan los hombres? ¿Todas las amazonas son lesbianas?


No todas, pero los hombres son escoria. No hay nada como una buena mujer, con los pechos suaves y… Bah olvídalo. Me encargaré de la primera guardia, aunque no va a servir de gran cosa. Casi sería mejor dejar que nos mataran mientras dormimos.


Oh, me imagino que estarán aquí mucho antes de que nos durmamos.


Tienes un plan
—dijo sin dejar de afilar el acero.

Más bien una esperanza
—respondió Talion— Una tirada de dados.

¿En la que te juegas nuestras vidas?


¿Qué alternativa nos queda?
—Talion se encogió de hombros, se inclinó sobre el fuego y cortó una fina tajada de cabrito— Ah... —suspiró, feliz, mientras masticaba. La grasa le corrió por la barbilla— Está un poco duro para mi gusto, y le faltan condimentos, pero no voy a quejarme demasiado. A estas horas en la oscura Kazanmak estaría suplicando un plato de judías hervidas.


El collar le daba comezón cuando mencionaba Kazanmak, en estos momentos estarían buscándolo por todo el reino…

Dantaria  sacó el cuchillo y retiró la carne del fuego. Empezó a cortar gruesas tajadas de cabrito achicharrado

¿Qué harás si conseguimos llegar a Kârna?
—preguntó ella mientras cortaba la carne.

Para empezar, espero que tus bondadosas hermanas me perdonen la vida por regresarle a su amada princesa,si es el caso y no me cuelgan, me buscaré una  Amazona que no sea lesbiana, una buena cama y una jarra de vino.
— Talion suspiro con sus propias palabras.

De ahí ya veré, quizás a las islas Drozhna, quizás Kaela Shyrena me acepte entre los suyos.


Cuando terminaron de comer, las estrellas brillaban en el cielo y la luna se alzaba sobre las montañas. Talion extendió en el suelo su capa y dispuso la silla de montar para que le sirviera de almohada.

Nuestros amigos se están tomando su tiempo.


Si yo estuviera en su lugar me temería una trampa
—dijo Dantaria— Parece como si quisiéramos atraerlos, ¿qué otro motivo habría para que tomáramos tan pocas precauciones?

En ese caso, si nos ponemos a cantar huirán despavoridos.
—Talion soltó una risita y empezó a silbar una melodía.

Estás loco, cabrón.


Pese a su preocupación, su malhumor y mas aún, haberse declarado lesbiana, Dantaria se arrebujo junto con Talion, este se quedó sorprendido, cuando se puso encima de él  encima del manto de piel de oso del Ex general. La proximidad del cuerpo de ella hizo pensar a Talion que un fogoso encuentro amoroso tal vez los calmaría a ambos y los haría dormir. Sus primeras caricias no fueron rechazadas por la lesbiana amazona, que para asombro de Talion respondió a su ardor juvenil.

Además, como bien pronto pudo descubrir, a ella no le resultaba desconocido aquel juego. Al cabo de una hora, la Amazona gemía y gritaba, dejándose llevar por la pasión.
avatar
Talion

Mensajes : 102
Fecha de inscripción : 05/01/2016

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
102/1000  (102/1000)
Coronas: 250

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.