Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 77 el Sáb 06 Sep 2014, 2:25 am.
Últimos temas
» Ficha: Yurick
Vie 23 Jun 2017, 8:36 am por Yurick

» Ficha de Markus Blackhorn
Miér 24 Mayo 2017, 11:47 pm por Eneas

» Muerte al traidor [privado]
Dom 29 Ene 2017, 10:02 pm por Demivah

» Registro de Avatares Femeninos
Vie 27 Ene 2017, 11:50 am por Rey Xalcotum

» Alma Anisa (terminada)
Vie 27 Ene 2017, 11:48 am por Rey Xalcotum

» Bvlgaria :: Blurred Definitions [Afiliación élite]
Miér 25 Ene 2017, 8:01 pm por Tábatha

» St. James - Normal
Dom 22 Ene 2017, 7:20 pm por Eneas

» Seven Deadly Sins — Cambio de botón (Élite)
Jue 19 Ene 2017, 1:35 am por Duende en el norte

» Registro de Avatares Masculinos
Miér 18 Ene 2017, 5:45 am por Duende en el norte

Votános


Licencia de Creative Commons
Leyendas de Anzus by Estigma is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en Leyendas de Anzus.
Como habrás podido comprobar, éste es un foro original de principio a fin, todo lo que ves aquí ha sido creado por los usuarios que desde hace más de dos años, han dedicado su esfuerzo. Las fichas, los posts, los gráficos, en definitiva, cualquier contenido, es obra de sus dueños y de nadie más.
Sé original.
Afiliados Élite
BelovedHogwartsSeven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas MágicasLost Soul40 por 40Image and video hosting by TinyPicSchool Deluxe NEWForo RPG NarutoEast of EdenCrear foro photo mDxkRXI_zpspxu1jljz.jpg

Muerte al traidor [privado]

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Punisher el Mar 24 Ene 2017, 4:24 am

El miembro 'Demivah' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 'Defensa' : 10

--------------------------------

#2 'Ataque' : 2
avatar
Punisher
Dados

Mensajes : 871
Fecha de inscripción : 30/07/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Talion el Mar 24 Ene 2017, 5:21 am

Mientras tanto al norte de Karnâ :
Pese a que Valamar era un hombre muy confiado en sí mismo, no sabía en qué iba a resultar el enfrentamiento con las amazonas ¿qué sabía nadie sobre las guerras amazonas? Había oído vagos rumores sobre grandes pantanos y ríos, y un bosque que se extiende y se extiende sobre llanuras y colinas hasta llegar a las costas. Karnâ era una región en la que pocos se habían  adentrado y regresado con vida para contar lo que había encontrado.

¿Quién sabe qué formas terrenas y ultraterrenas acechaban o que poderes tendrían. Los sabios de las ciudades orientales de Anzus se burlarían de sus primitivas brujerías tildándolas de supercherías pero lo cierto es que el antiguo reino del padre de Kaela y  toda Eadür estaba llena de sorpresas.

Las guerreras amazonas blandían una variedad de espadas y lanzas y algunas portaban pequeños escudos. Una de ellas le atacó al estómago con una lanza, pero Valamar la agarró por el mango y tiró de ella hacia adelante, hundiéndole el cráneo con el pomo de su espada.

Muchas amazonas comenzaron a rodearlos por todos lados. No tomaron parte en la lucha, sino que se limitaron a quedarse mirando como luchaban con sus compañeras

Debemos huir  ¡Son demasiadas!


Los dientes del cazador estaban descubiertos y sus ojos enrojecidos: en ese momento estaba desprovisto de toda cordura.

¡No hasta hallar a Kaela! ¡Si es preciso, les estaré dando de comer acero todo el día a éstas bárbaras!

Las espectadoras parecieron disfrutar mucho al escuchar estas palabras, pero Valamar estaba disminuyendo el número de sus aliadas a un ritmo alarmante, y una de ellas comenzó a canturrear y gesticular.

De alguna parte por encima una pesada red cayó sobre el cazador que pronto se halló enredado entre sus mallas. Preso de gran rabia, trató de debatirse y cortar la red con su espada, pero la gruesa cuerda de la misma se resistía a su hoja. Y la red fue apretándolo, hasta que Valamar se halló inmovilizado, sólo capaz de maldecir, lo que- cabe decir- hizo con gran fervor.

Una mujer, se acercó e inclinó hacia adelante. De su palma vuelta hacia arriba surgió una nubecilla de humo y a Valamar no le quedó más remedio que inhalarla. Su último pensamiento, antes de perder el conocimiento, fue que su amada Kaela estuviese bien.


Califa estaba buscando un arma cuando Dantaria cayó sobre ella tumbándola, ambas mujeres rodaron por la colina y se enzarzaron en pelea. Cuando la fatiga las obligó a detenerse, ella estaba encima y estrello su frente contrala de ella, dejándola fuera de combate.

Pareciera como si ese  dios oscuro si hiciera más fuerte con cada muerte de algún hombre león, y en la general que a pesar de ser fieramente atacada aun no lograba cansarla, y soporta las heridas y aun tenia fuerzas para contestarle a la felina por sus blasfemias.

No son mis guerreros, son mis camaradas, y los tuyos también están cayendo. ¿de que nos serviría unirnos a ustedes si tu ama y señora desprecia nuestra raza, nos traicionarían así como traicionaron a aquellos Tifflins en la defensa del puerto
 — Respondió sin bajar la guardia para luego con una sonrisa torcida añadir — ¿o crees que no nos enteramos? Pero óyeme bien su racismo será su ruina

Viendo que Demivah estaba recuperándose lentamente y que los legionarios Kazanmakis estaba matando a varios de los suyos mientras ella hablaban decidió atacar. La drow dio una patada a su lanza desviándola, pero no pudo ni partir ni quebrarla y había dado oportunidad a la felina para darle un golpe en la cadera y hacerla retrocederla era la primera vez que se defendía con su cuerpo y no  con su arco y quizás no hubiese sido un error de no ser por la intervención de un tercero.

Se trataba de un encapuchado negro que cayó de los arboles cerca de ella. El hombre en cuestión la golpeo con la empuñadura en la sien. Arrankis cayó y su cuerpo quedo enredado en unas raíces.

El encapuchado se descubrió la capucha, dejando ver su rostro; era Talion.

Debiste de darme ese beso cuando te lo pedí…
— le dijo golpeándola en el cuello. El mundo se tomó rojo, luego negro, luego rojo otra vez para la nueva Generala.

Ahora es demasiado tarde para ti
—oyó decir al ex  general, muy lejos, mientras éste se agachaba para acariciarle el rostro a la elfa

Siempre me pareciste muy hermosa, pero ahora que estas bajo mi poder, me pareces más hermosa aún, dulces sueños preciosa…

Alzo su puño cerrado para asestar el golpe que acabaría por desmayarla.

Talion se hecho al hombro a la elfa palmeándole el trasero. Califa y otros halcones ya estaban derrotados, y capturados, aunque varios jinetes estaban masacrando  a los hombres león. Talion no deseaba enfrentarse con sus antiguos camaradas, además el combate estaba perdido, y ya tenían a  Arrakis y a Califa, ahora lo importante era perderse entre las sombras y llegar a Karnâ…



***********

Cien leguas de espesura separaban el bosque grande de Bellakar en con la selva de Kârna. Los hombres león marchaban en caravana. Algunos montados en los caballos que hasta hacia poco tiempo pertenecían a la ahora perdida legión de los halcones de la tormenta.

Tras la columna principal marchaba la caravana de equipaje: Mulas, bueyes y una hilera interminable de carromatos cargados de comida, forraje, carpas y otras provisiones. Por último, en retaguardia., estaban  los pocos halcones que habían sobrevivido y habían jurado su lealtad a Talion así como Krisha y Chita que se aseguraban de que ningún enemigo pudiera caer sobre ellos por sorpresa.

La drow viajaba en la caravana de equipaje, en un carromato cubierto que se movía sobre dos ruedas de hierro, encadenada de pies y manos y vigilada día y noche por Chita. Califa había escupido en la cara de Talion y  renegado su lealtad hacia a él, por lo que la tomaron prisionera.

Si le place a mi señora, yo derrote a la Drow. Vaya una arpía, pero yo solita logre domarla, bueno casi el general Talion me ayudo un poco
. — Se oyó decir a Chita desde afuera del carromato.

La Princesa Dantaria no quería correr el riesgo de que se le escapara: tenía intención de llevarla a Karna y exhibirla con sus cadenas para que sus hermanas amazonas  vieran a la nueva campeona de Akasha derrotada y humillada, una prueba de su poder y de su glorioso regreso.

El golpe en la sien le asesto una puñalada a la drow cuando despertó, así como el brazo izquierdo cada vez que cargaba el peso sobre él. No cabía duda de que tenía algo roto:

Las Ataduras  le laceraban las muñecas y quizás el orgullo, pero ese era el precio de haber sido capturada.

Entonces la caravana se detuvo, para que los caballos tomaran agua, y Talion abrió la puerta del carromato. Demivah se veía insoportablemente tentadora, así como estaba atadita y desarmada. Cualquier otro no hubiera tenido reparo en aprovecharse de ella, pero Talion todavía guardaba un profundo respeto hacia ella.

Sabes que soy un hombre honorable, mi palabra vale más que mi propia vida y lo sabes, guardo un respeto por mis antiguos aliados, aunque todavía seas mi enemiga y  rehén de guerra. Si me prometes que serás una prisionera ejemplar, tienes mi palabra de que serás tratada con todo respeto y dignidad en todo momento. Si intentas escapar o si te rebelas harás enojar a Dantaria. Eres prisionera de Dantaria, no mía, si haces algo estúpido no podré ayudarte.
avatar
Talion

Mensajes : 102
Fecha de inscripción : 05/01/2016

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
102/1000  (102/1000)
Coronas: 250

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Demivah el Jue 26 Ene 2017, 3:20 pm

La elfa no pudo guardar su carcajada cuando la felina se rehusaba a aceptar la oferta. Al parecer, el duro pago que Kazanmak daba a sus aliados ya se había extendido mas allá de las fronteras, pero ahora que la Emperatriz había comenzado la gran guerra por la dominación del continente... no había porque mentir a los enemigos del reino. — Astutas palabras, pero no es racismo... es lo que debe de ser. Malkôra es perfección y superioridad, lo entenderás con tu muerte.— Se burlo antes de dar su patada hacia la lanza. El arma de la felina se desvió pero el fuerte golpe solo dio una leve tensión en su pierna en la elfa.

Demivah poco a poco comenzaba a sentir la misma diversión que su oponente con ella, quizas porque en fuerzas estaban de igual medidas solo que en fuerzas armadas Kazanmak estaba ganando a tiempo moderado. Fue inesperada la caida del traidor a sus espaldas ya que la generala estaba centrada en los movimientos de la felina. Con un golpe en seco, basto para que ella cayera desmayada en medio del campo de batalla... sintiendo los sonidos a su alrededor estirarse y apagarse hasta un profundo silencio.

------------------------------------

En un sueño vació de oscuridad, donde solo las sombras y las susurrantes voces de sus hermanas caidas de Kârna la llamaban constantemente... la voz de su soberana se oyó por encima de aquellos susurros de su nombre, recitando viejos consejos para situaciones como la que la generala estaba experimentando en aquel instante .  — "La falta de piedad es la generosidad del mas sabio, Demivah, la única y verdadera respuesta posible a la traición, es la venganza. Somos hijas del gran Malkôra, somos el camino y el destino de este mundo aunque ellos lo rechacen... no lo olvides... la muerte es la servidora de la justicia. Ya sabes que hacer... " — Escucho antes de ver la mirada penetrante de su majestad y despertar repentinamente dentro de un carromato. La respiración de la drow estaba agitada, pero poco a poco comprendía lo que había sucedido y lo que debía de realizar. — Talion... — susurro cuando sintió que la caravana frenaba y los enemigos parloteaban al rededor tras un breve descanso.

Su soberana tenia la razon en eliminar y perseguir los traidores en primer lugar. Ellos eran mucho mas peligrosos que el mismo enemigo, desafortunadamente, Talion era uno de ellos y Demivah aun sentía un leve cariño por su ex-general. Aun existía la posibilidad de atraparlo ya que el aprendiz de la soberana era terco y necio en creer y conocer poco el poder de Malkôra, ella como marcada podía de escapar fácilmente de aquel sitio, no por algo era una gran cazadora y una buscada a gran escala en los bosques de Kârna... pero ella jugaría a ser la prisionera tan solo para ver a donde su compañero deseaba de llegar con su insensatez.

La puerta se abrió y la silueta sombría del traidor se hizo presente. Ella estaba lista para el primer movimiento fallido del ex-generla para poder liberarse... ella mantenía sus sentimientos en frió lo mas que podía mientras pensaba las palabras de su soberana en aquel viejo recuerdo de su sueño.
Los ojos estaban fijos sobre los del humano fugitivo, escuchando sus palabras que para ser nobles no tenían una pizca de respeto... no hacia ella, sino a quienes le dieron una nueva vida tiempo atrás.  
— Soy una elfa y una marcada, Talion. Tengo la inteligencia suficiente para no cometer el mismo error dos veces... traicionaste con tu palabra a aquellos que te ayudaron en dos vidas. no eres digno en alagar tus logros y tus valores... siento pena por tu locura...— Respondió rapidamente y con agresividad hacia el traidor. Una respuesta afilada en rencor para alguien que había traicionado su reino dos veces y tenia rostro para asumir que contaba con una palabra valida. Demivah mostraba que la distancia entre ellos se alargaba cada vez mas y aquellos momentos como buenos aliados y compañeros de trabajo pronto se extingan por la falta de disciplina y respeto. Existiría alguna cura para ello? se preguntaba la misma elfa corrupta. Las respuestas deberían de ser encontradas en la oratoria de su soberana. "Ella poseía la única verdad" y el destino de su ex-general.
avatar
Demivah

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 15/12/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Talion el Vie 27 Ene 2017, 12:48 am

Renji:
Aquella noche, Valamar creía haber sido objeto de las peores humillaciones, pero aún tendría que soportar más. Siempre se había sentido inclinado a desdeñar a las mujeres; le parecía imposible encontrar a otra mujer que pudiese ser tan hábil como Kaela, pero no pudo ofrecer resistencia cuando las amazonas lo apresaron y lo manejaran como si fuese un niño.

Esa tienda
—dijo, una de ellas dirigiéndose a él — La usamos alguna vez como cámara de tortura. Cuando cambiamos nuestra base, nos llevamos la mayor parte de los artefactos con nosotras, pero quedó uno que era demasiado pesado. Aún funciona, y creo que ahora me puede servir.

Una expresión de asco se reflejó en el rostro de Valamar. La amazona avanzó hacia él, se inclinó y lo cogió por los cabellos.

Valamar pronunció un débil juramento; se movió en vano, pues estaba bien atada a la silla.

La amazona le hizo mirar hacia arriba con rostro impávido. Pero la expresión de sus ojos no era impasible.

Te he elegido para que recibas un gran honor
—le dijo— Servirás para restituir mi juventud Cazador. ¡Ah, eso te asombra! Sí, mi aspecto es juvenil, pero por mis venas corre el frío de la vejez que se acerca, tal como lo he sentido miles de veces anteriormente. Yo soy vieja, tan vieja que ni siquiera recuerdo mi infancia. Pero la sangre de los hombres jóvenes y fuertes me mantiene joven, Hombres como tu Renji Valamar, tu juventud contribuirá a devolverme mi gloriosa energía.

Valamar se mordió los labios. Intuía en todo aquello un misterio más insólito de lo que había pensado.

Una amazona desató las muñecas del Cazador y lo obligó a ponerse en pie.

No era el temor a la fuerza dominante de la princesa amazona lo que paralizaba a Valamar y le impedía reaccionar; eran los terribles ojos de Musalynn, ardientes e hipnóticos, los que le mantenían prisionero.

**********
Las palabras de la drow y su desprecio, lastimaran a Talion, más de lo que hubiera podido hacerlo su arco. Talion guardó solemne silencio mientras la Arrankis escupía cada una de ellas con desprecio, y ese silencio permaneció mucho tiempo después de que ella hubo callado. Fue hasta mucho después que le contesto, sin dejar de sostenerle la mirada.

Tu no lo entiendes Demivah, todos estos años he servido fielmente a la emperatriz, le he dado lo mejor de mí, le he regalado múltiples victorias, he mantenido a los enemigos de Kazanmak lejos de sus fronteras… he hecho siempre lo que Akasha ha querido, aun en contra de mi voluntad y mi criterio  ¿y que he recibido a cambio? Se me dio una marca sí, misma que ahora no me sirve, y también he sufrido humillaciones y vejaciones, en múltiples ocasiones.

Akasha me subestimo, no se cansó nunca de humillarme y amenazarme a pesar de que le serví como un perro. Le pedí que se me diera la oportunidad de retirarme dignamente, y me mando encerrar en una mazmorra y torturar… Akasha simplemente tiro demasiado de la cuerda y esta ser rompió así de sencillo. Y en cuanto a ti, se te olvida que gracias a mí y a Dirami fuiste ascendida a Generala, pude haberme olvidado de ti y abandonado ahí en la selva Karnâ, y en vez de eso te rescate e intercedí por ti delante de la emperatriz, y tú en cambio me pagas cazándome como si fuese un perro
— Concluyo el general.

Nuevamente guardo silencio, para escuchar lo que ella tuviese que replicar, esta vez no hubo respuestas de Talion, sino que bajo la mirada y simplemente volvió a cerrar la puerta del carromato…

Al tercer día, el bosque se tomó más denso en torno a ellos, y los estrechos caminos se convirtieron en angostos senderos estaban dejando Bellakar para llegar a Kârna.

La colina pedregosa que, vista desde un ángulo determinado, recordaba una cabeza de lobo; era la frontera natural que delimitaba ambos reinos entre sí, pues era justo donde el bosque daba paso a la Selva.

Cuando llegó el ocaso, el carromato donde iba prisionera la drow se detuvo bajo un árbol. Mientras soltaban a los caballos,  Chita  se acercó con el caballo al trote y abrió el carromato para llevarse a Arrankis a trompicones junto con Califa, y los pocos halcones rebeldes que habían logrado capturar… Talion por su parte, fue escoltado por Dantaria hacia un tótem donde debía de pronunciar algunos juramentos.

Cada vez que la drow se rezagaba, Chita la cogía por los grilletes y le daba un brusco tirón.

El pabellón de la princesa Musalynn, hermana de Dantaria, era casi tan grande como el salón de la reina Akasha pero, al margen del tamaño, no tenía nada de impresionante.

Musalynn
Musalynn:


Las paredes rígidas de pesada lona amarilla estaban descoloridas y sucias de barro y humedad, y se veían zonas mohosas. En la cúspide del mástil central ondeaba el estandarte de Musalynn, Un corazón llameante sobre un campo de oro.

El pabellón estaba rodeado por tres lados por los pabellones de las comandantes amazonas que habían seguido a Musalynn hasta el sur.

En el cuarto rugía la hoguera nocturna, que lamía el cielo cada vez más oscuro con sus lenguas de fuego.

Cuando Chita entro arrastrando a la capitana, acompañada de los hombres león, había una docena de Trollocs  encadenados cortando troncos para alimentar las llamas. Mientras las guardianas amazonas los vigilaban, prestas con el látigo.

Musalynn  estaba ante su tienda, contemplando la hoguera. Cuando llego Chita con Demivah, la princesa amazona la miró como habría mirado a un perro que hubiera tenido la osadía de intentar follarse su pierna.

Te sientan bien las cadenas miserable drow.  ¿Os agrada estar vencida, humillada y rota?—Se burló Musalynn de ella. A pesar de ser más bella que su hermana, su voz era más áspera que la de Dantaria, sin asomo del deje musical que suele tener una garganta femenina, su aliento  tenía un olor a anís  y a tierra mojada. — Dame una buena razón para no acabar con tu vida.

Spoiler:
Trollocs
http://vignette1.wikia.nocookie.net/wot/images/6/6f/Trolloc_saliba.jpg/revision/latest?cb=20091219034244
avatar
Talion

Mensajes : 102
Fecha de inscripción : 05/01/2016

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
102/1000  (102/1000)
Coronas: 250

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Demivah el Vie 27 Ene 2017, 3:20 am

Demivah era la primera vez que veia a su idolo tan encaprichado, escupiendo sermones sin sentido alguno. La desesperacion por ser libre habia vuelto la mente del ex-general kazanmaki en una nube de ideas retorcidas donde la única defensa era el escupir culpas a quienes fueron antes sus mas cercanos aliados. Menospreciando la infinita ayuda de la soberana. —Acaso ibas a hablar conmigo si vagaba por los desiertos desarmada? en que clase de bufon te has transformado, Talion. Asi como cualquier marcado, has tenido la suerte de ganarte la misericordia de la soberana para formar a ser uno de sus mejores campeones... todo para solo arrojarlo a la basura cuestionando la voluntad de Malkôra. Tu duda te ha traicionado. No aceptaste oírme en la celda del palacio, acaso tenia otra opción que no fuera cazarte para hacerte comprender? Eres egoísta y terco. Has dejado a quienes te ayudaron morir en tu lugar...tus premios y victorias no significan nada para Akasha si cuestionas la voluntad de algo que nosotros no podemos entender... — Respondió cuando noto que Talion solo escuchaba sus palabras enseñando su espalda, a poco de estar por salir del carromato sin si quiera recapacitar o intentar comprender su rebeldía desde otro punto.

— Estamos marcados por que estamos muertos en vida. Vendimos nuestras almas para servir a un destino mejor... y recuperar nuestro honor... — murmuro recordando el porque ella se habia unido a las filas de la oscura Shyrena. Quizás no lograría de realizar su profundo sueño de vengar a la Kârna elfica a la cual ella pertenecía, pero moriría en sus tierras como debió de ser hace 100 años atrás.

----------------------------------

La marcada Drow tuvo la oportunidad de escapar sencillamente de aquel carromato, pudo de fundirse en las sombras y solo huir sin que nadie lo supiera... pero habia notado un sentimiento de dolor en las palabras de aquel quebrado general kazanmaki del cual ella deseaba de llenar de culpa y deshonor cuando fuera ejecutada frente a la gran lider amazona. Akasha habia eliminado a todos los responsables de la huida del traidor... que las amazonas terminaran con su vida no solo afectaría al mismo fugitivo, sino desataría la furia de la soberana y tras un efecto domino, Kârna caería aunque ella no pudiera de vivir lo suficiente para gozar el momento. Era la clara diferencia entre humanos y elfos, Hombres como Talion o la misma Emperatriz buscaban vivir el presente mientras los eldars siempre pensaban en el prospero provenir y el dajar lo mejor para futuras generaciones.

Acompaña de de algunos de sus hombres que fueron encadenados al igual que ella, fue custodiada por los bosques de Karna hasta los asentamientos de la princesa Musalynn. La hermana de Dantaria podría de parecer similar, pero la drow no guardaba rencor ni odio por ella. Dantaria era la única que llevaba las manos manchadas de sangre y ambición hace años, era la única culpable que merecía la muerte.
Siendo arrastrada al frente por las sucias manos de Chitara, Arrakis se paro firme sin mostrar signos de miedo y temor como cualquier siervo de la emperatriz se mostrara ante el enemigo.

Las llamas de la hoguera eran soportables, quizás, era la única molestia que la corrupta elfa sentía en aquellos momentos; las burlas de la amazona entraron y salieron de las orejas del mismo modo que solía de escuchar a las suplicas de los Tifflins. — Kazanmak y Kârna han luchado por muchos años, no exijo que perdonen mi vida, yo jamas entablaría una neutralidad con quienes exterminaron a los de mi raza... pero actualmente la guerra esta alcanzando una situación critica. Sabes que Akasha vendrá a Kârna y no quedara nada de esto ni de tu pueblo. Siendo generala y una gran aprendiz de mi soberana, podría de frenar la extinción de Kârna si me entrgais al humano llamado Talion. Mi palabra es una de las pocas oídas por mi majestad y aunque deseara de ver a mi soberana aplastar vuestras cabezas... la vida y las memorias de Kârna me importa mas que mi deshonrrada vida. — Oferto a la princesa amazona mientras los prisioneros Kazanmakies se miraban unos a otros esperando de ver que ocurriría. Arrakis estaba flexibilizando el códice dispuesto por la soberana con tal de dar justicia a un Traidor e impedir que Kârna fuera devastada por el puño de Akasha... si alguien debía de terminar con las Amazonas debía de ser ella como generala o capitana... pero no la soberana.  — Donde esta el honor que regia sobre las amazonas de Eädur? tanto odio nos han guardado y ahora reclutan a traidores de Kazanmak? si crees que la vuelta de Dantaria es una muestra de gratitud por parte de aquel hombre... no haces mas que confiar en un cadáver para servir en bandeja la vida de todas tus hermanas. Que la prisionera Dantaria se fugara ha sido una gran molestia para Akasha... pero de la traición de su aprendiz le ha pesado peor. — Respondió para dejar pensando a la princesa. Era un negocio turbio pero que salvaría la vida de las amazonas si confiaban en la palabra de la elfa. Ya no era cuestión de venganza ni poderío... era de proteger lo que tanto apreciaban elfas y amazonas en toda su existencia, el sagrado bosque de Eädur. Arrakis no toleraría que su soberana hiciera un infierno lo que ella habia soñado recuperar con la ayuda de la oscuridad, tampoco tomaría la palabra del general a la ligera... frente a aquella princesa amazona Demivah estaba completamente sola, intentando de buscar lo mejor para su propio honor y la vida de algo tan bello como lo era Kârna.

— Este es el trato, liberame y deja que me lleve al humano conmigo. La soberana busca su captura mas que cualquiera de ustedes, puedo asegurartelo...De ese modo lograras que la furia de mi soberana se centre en el reino de los hombres y podrán vivir lejos de peligro. Siendo la generala, podre evitar prolongadamente todo plan de mi soberana en arrasar con sus propias manos estas tierras... Dantaria debería permanecer aquí y hasta puedes quedarte a mis leales hombres para hacerte saber que cumpliré mi palabra... pero si dejas que tu odio manipule este malentendido, todos habremos fallado. Yo no deseo ver mis bosques muertos, apuesto que tu tampoco... Nuestros conflictos como elfa y amazona deberán de cesar por lo que amamos o juntas veremos la oscuridad. — Fueron sus ultimas palabras mientras escuchaba los gritos e insulto de sus soldados prisioneros a los cuales estaba dando la espalda en aquel canje. Ahora Arrakis debía de valerse de traicionar a hombres de su ejercito para salvar su viejo hogar y llevar a Talion donde verdaderamente pertenecía. En pocas palabras, la drow estaba moviendo bruscamente las fichas estratégicas de su soberana sin que ella lo supiera. La muerte no era algo que asustara a Demivah en absoluto, mucho menos la tortura. Ella hablaba de recuperar su honor como elfa, pero no como una Kazanamaki. Quizás Talion podía de discutir la volutad de la soberana, pero ella sacaba provecho para realizar sus sueños... aun cuando ser una marcada era una deshonrra vista ante los ojos del mundo.
avatar
Demivah

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 15/12/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Talion el Vie 27 Ene 2017, 4:49 am

Tal pareciera como si la drow, tuviera la misma soberbia que Akasha, como si la hubiese hecho a su imagen y semejanza, así se dio cuentas Musalynn al escucharla

Kazanmak y Kârna han luchado por muchos años, como bien has dicho, no le tengo miedo a Akasha ni a su falso dios, Kârna no es tan fácil de invadir, sus selvas son vastas y peligrosas y tengo a sus tres mejores diligente en mi poder… Pero para que veas que hay honor, dejare que los tres más valiosos prisioneros luchen por su libertad, los demás tendrán que elegir entre unirse a no otros o morir… Sáquenlos de aquí…


Los sacaron a todos del pabellón, Poco después llegaron con Califa con las manos atadas y una soga al cuello.

Califa conoce Kazanmak  mejor que ningún explorador y es una excelente teniente
—le había dicho Talion al Dantaria, en un último intento de convencerla— ha luchado contra los plumas negras y los orcos. Pero Dantaria le había dicho que tenía que ser enjuiciada como los demás.

Todos debemos escoger
—proclamó Musalynn— Escogemos la luz o escogemos la oscuridad. Escogemos el bien o escogemos el mal. Escogemos a los dioses verdaderos o a los falsos.

Mientras Califa caminaba, el viento hizo que la espesa melena le tapara la cara. Se la apartó de los ojos con las manos atadas, sin dejar de sonreír. Pero cuando vio el Cadalso, de repente perdió el coraje.

No
—gritó— Piedad. No es justo, no…

Un tirón de la cuerda zanjó las protestas. Perdió el equilibrio, las mujeres la llevaron a rastras el resto del trayecto.

¡Halcones! Aquí tenéis a vuestra teniente. Miren como suplica… ¡Contemplad el destino de aquellos que escogen la oscuridad!


Una de las guardianas clavó la lanza en el suelo, descolgó el arco y lo armó con una flecha negra de su carcaj. Otras dos cargaron flechas, tensaron los arcos y lanzaron.

Una flecha alcanzó a Califa en el cuello; otra, en el estómago, y otra, en la frente. La cuarta fue a clavarse contra su pecho desnudo, y se quedó vibrando durante un momento antes de que le pusieran la soga en el cuello y la ahorcaran….

¡Halcones! Vuestro falso dios no puede ayudaros; solo os ha traído muerte, desesperación, derrota… Arrodillados o morir

Sin dudarlo, los halcones  se arrodillaron y Musalynn se giró hacia la drow.

Ahora llévensela a ella y enciérrenla hasta mañana…


Las amazonas se acercaron a Demivah y la golpearon por la espalda… Luego le pusieron un collar con runas luminosas que anulaba sus poderes oscuros para que no escapara cuando despertara...

....

Talion salió del pabellón de Dantaria, estaba agradecido con su regalo nuevo, pero al alzar la vista, la escena enfrente de él lo alarmo y le llenos de indignación. Califa muerta colgada de un cadalso, y  los jinetes halcón que había jurado lealtad junto con los hombres león habían sido sometidos por las amazonas y puestos de rodillas.

Pero ¿Qué? ¿Qué significa este derramamiento de sangre?
— Dijo Talion llevando la mano a la empuñadura de su espada, pero Dantaria que estaba detrás de él, sacó la daga de de su funda y se la puso bajo la barbilla. Esbozó una sonrisa de disculpa.

Os lo advertí. Os advertí que no confiarais en mí.


Traidora, yo te saque de las garras de Akasha y te traje a tu hermana sana y salva…


Y has obtenido una espada en recompensa, ex General Talion, pero eso no omite el hecho de que seas un traidor que ha atentado contra nuestro pueblo. Tú y la drow serán sacrificados a los árboles y  los hombres león serán esclavizados


Talion comprendió amargamente que las amazonas tampoco tenían honor… Entendía que a él y a Arrakis los castigaran pero y ¿los hombres león? ¿Porque los estaban esclavizando a ellos? ¿Es que nadie en todos los reinos en Eadür tenía ya sentido del honor?


***************

Cuando Valamar se despertó, se halló yaciendo boca abajo sobre el frío suelo de un calabozo. No era esa una experiencia nueva para él, pero las precauciones tomadas ésta vez para mantenerlo confinado le parecían excesivas. Al sentarse, se dio cuenta que le habían despojado de sus ropas, y le habían colocado un pesado anillo de hierro en derredor del cuello. Desde ese collar cuatro pesadas cadenas iban hasta otras tantas argollas en los cuatro rincones de su celda. Le parecía que tanto herraje no era necesario…

La Drow yacía a su lado, a ella no la habían encadenado. Simplemente le habían cachado todo el cuerpo en busca de armas, y le habían despojado las partes metálicas de su armadura.

A falta de algo mejor que hacer, tiró de una de las cadenas: eran malditamente sólidas. Sólo podía moverse uno o dos pasos en cualquier dirección, y no tenía la suficiente cadena suelta como para usarla como arma si uno de sus aprehensores se acercaba lo bastante.

Oye… Elfa, despierta… le grito intentando acercarse a ella…

¡Despierta carajo!
—gritó con todos sus pulmones. No hubo ninguna respuesta inmediata, y lo intentó de nuevo— ¿Acaso vas adormir todo el puto día?

Mientras la drow se despertaba. Examinó lo que le rodeaba: la celda era un cubo  irregular, aparentemente excavado directamente en la piedra de una mazmorra subterránea. Un pequeño ventanuco en lo alto de una de las paredes dejaba entrar una tenue luz y había una sola puerta circular, hecha con gruesas vigas de madera. Nunca antes había visto una puerta redonda, y se preguntó cómo se abriría, dado que no veía bisagra alguna.

Yació sobre su estómago y eligió uno de los eslabones de la cadena para empezar a trabajarlo. Podía conseguir tirar de la cadena lo bastante, como para poder frotar contra el suelo, adelante y atrás, al menos un palmo de su largo. Parecía un acto fútil, pero empleando el suficiente tiempo en ello quizá lograse debilitar algunos de los eslabones lo bastante como para poder liberarse. Y, de todos modos, el tiempo era lo único con lo que ahora contaba….



*******************

Al día siguiente Valamar parpadeó bajo la luz del sol que en esos momentos se asomaba por encima de las copas de los árboles de la selva. Luego miró con curiosidad a su alrededor. Las amazonas los habían arrastrado a él  a la joven drow y al capitán Talion hasta los límites de la selva.

Las amazonas, resplandecientes con sus pieles de leopardo, vistosos plumajes y magníficas joyas.

Talion probó disimuladamente la resistencia de sus ligaduras. Los músculos de sus bronceados brazos se pusieron en tensión por el esfuerzo. Pero las sogas tejidas resistieron; cedían un poco, pero seguían reteniendo implacables a su presa por los brazos y las piernas, que también estaban atadas, a la altura de los tobillos.

Valamar hizo lo mismo y pensó con ironía que  el poderoso Liyatan era capaz de romper cadenas de hierro, y el en cambio, no podía con unas simples sogas de hierba tejida. Las que los habían atado, sin duda conocían bien su oficio.

Las amazonas hablaban animadamente  entre sí. Señalaban a las tres víctimas, se reían a carcajadas y gritaban. Pronto los prisioneros fueron desatados. Estaban a unos setecientos metros del bosque maldito.

A Talion le regresaron a “Atila” la espada que la misma Dantaria le había regalado antes de traicionarlo. A la Generala Arrakis le quitaron el collar que anulaba sus poderes y le devolvieron su arco y su carcaj.

Bum, bum, bum…
Empezaron a retumbar los tambores y los huargos empezaron a ladrar, las sienes de Talion retumbaron a su ritmo… Era la señal.

Ahora corran miserables bichos, soltaremos a los huargos en cinco minutos…


Comenzaba la cacería. Tanto Valamar como Arrakis eran rápidos, y podían correr velozmente Talion en cambio corría mucho más lento, sobre todo ahora que carecía de la marca de Malkôra. Una saeta paso de largo a un palo de él. Las amazonas se burlaban de ellos

BUM; BUM, BUM, BUM, BUM, BUM
. Los tambores aceleraron el ritmo, de pronto enojados e impacientes. Y las amazonas comenzaron a dispararles más flechas mientras estallaban en carcajadas. Talion comenzó a correr en zigzag para evitar ser un blanco fácil.

A pesar de que ambos eran sus enemigos, el sentido heroico de Renji, no podía permitir que fueran presas de los huargos. Aunque ambos fuesen estupendos guerreros, una vez que un huargo clavara las garras y los dientes en la carne de alguno de ellos serían presa fácil de la manada. Sabía que ellos no podían escapar y más Talion que sin su marca no era muy veloz, asi que decidió atraer a todos los huargos arrojándoles piedras y gritándoles insultos para luego echarse  a correr.

Mantuvo el ritmo durante casi diez minutos y recorrió muchas leguas a grandes pasos. Al principio avanzó sin dificultad, pero ahora se hacía sentir la huida a través de la selva. Su mirada se tornaba borrosa y le dolían las piernas. Con cada latido de su corazón parecían desvanecerse las pocas fuerzas que le quedaban.

Suplicó a su diosa Mitra que hicieran salir la luna detrás de las nubes tormentosas que cubrían la mayor parte del cielo. Rogó por qué un árbol o una colina rompieran la uniformidad de la planicie, o siquiera una roca contra la cual apoyar su espalda, lo que le permitiría resistir el ataque de los huargos.

Pero la diosa Mitra no tenía poder alguno en Eadür. Su única salvación era llegar hasta los arboles. No le quedaba más remedio que seguir corriendo.

A fin de aligerarse, Renji había desechado el enorme arco de caza que le habían otorgado las amazonas, si bien sintió gran pesar por tener que deshacerse de un arma tan espléndida. Luego se libró del carcaj y de las correas de cuero. Ahora sólo le queda la pesada espada que llevaba en la mano. Tener que abandonar esta arma habría significado renunciar a su última esperanza.

Los huargos casi le pisaban los talones. Podía percibir el fuerte olor de sus cuerpos y oír su jadeante respiración. En cualquier momento se abalanzarían sobre él, y tendría que iniciar la violenta lucha final en defensa de su vida.

Renji esperaba que los huargos siguieran la antigua táctica de ataque parecida a la de los lobos de Arendia. El macho más viejo, es decir, el jefe del grupo, avanzaría directamente detrás de él, y los machos jóvenes lo harían por los flancos. Las lobas más rápidas correrían por delante y a ambos lados, formando una media luna, hasta que estuvieran muy por delante de él; luego cerrarían el círculo y lo atraparían. En ese momento todos los animales se abalanzarían a la vez sobre su presa, impidiéndole cualquier tipo de defensa.

Talion y Demivah habían llegado  por fin al grupo de árboles que tenían un aspecto extraño. Debían de ser los árboles mencionados por la amazona. Los lobos estaban ocupados persiguiendo a Valamar pero aun así no estaban fueran de peligro todavía.

Iré a ayudar a ese pluma negra  que esta arriesgado su vida por nosotros… Tú ya puedes largarte y  regresar con Akasha. Aquí nos despedimos Demivah… Si logro salvar a ese joven y si algún día nos volvemos a ver, seré un pluma negra y tú mi enemiga
avatar
Talion

Mensajes : 102
Fecha de inscripción : 05/01/2016

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
102/1000  (102/1000)
Coronas: 250

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Demivah el Dom 29 Ene 2017, 10:02 pm

Las cosas se habían tensado lo suficiente como para que la hermana de Dantaria decidiera cambiar repentinamente de opinión. Al menos su vida no acabaría en manos de las Amazonas, pero no significaba que su libertad y su mentira rebuscada haya sido aceptada por la misma. Los hombres prisioneros que eran leales o fueron leales a Arrakis ahora tendrían que tomar la decisión de traicionarla como ella a ellos o morir jurando lealtad a su dios... en algún futuro, la generala tendría que terminar con las vidas de aquellos hombres que se unieran a las amazonas como también le daría un castigo al ex-general por las faltas que ella estaba tomando para sacarlo de allí y de regresarlo a donde pertenencia.
Todo lo que ella sintió fue un duro golpe y la fuerza de arrastre de su cuerpo hasta una zona fría y rustica... luego sus ojos se cerraron y poco pudo oír tanto de la guardia como del mismo sujeto que se encontraba cerca de ella en esa celda.

Tras recuperarse de su golpe, Tanto la drow como el traidor y un extraño humano fueron llevados a bosque abierto a ejercer un evento típico para las amazonas donde el honor de sus enemigos se ponía a prueba por parte de una cacería a muerte.
Arrakis posea de su arco nuevamente pero nada de armadura extra... solo sus vestiduras de tela y cuero. Al sonar de los tambores, ella supo que solo quedaba una alternativa... huir hasta la costa y dejar Kârna con o sin el aprendiz de la emperatriz.
Ante la orden de la amazona, Demivah mostro su fuerza en velocidad elfica para tomar la delantera y asi estar a la vista de los ojos de Talion quien era el inexperto en aquellas tierras.
Las flechas zumbaban cerca, pero no lo suficiente. Demivah lograba siempre usar la vegetación para romper la linea de visión y de hacer uso de los grandes troncos para escudarse de los disparos continuos.

Al final de camino, Demivah y el ex-general habian logrado llegar a la meta donde según las amazonas estarían completamente libres... pero el hombre extraño que les acompañaba no estaba presente. Aun mas asombro para la generala al enterarse que se trataba de un pluma negra ayudandoles según las palabras de su compañero. — Probablemente aquel hombre este siendo alimento para huargos ahora y nos ha dado la oportunidad para escapar... pero si quieres ir por el, ve!  únete a ellos... el día que seas un pluma negra tendrás todo derecho a enfrentarme. — Dijo quedándose firme en su lugar para esperar el minimo segundo que Talion le diera la espalda para ocuparse a ir tras aquel sujeto. Demivah con la misma frialdad que el ex-general se habia osado a usar en medio de la batalla contra los hombres-leon, golpeo la nuca con su arco para desmayarlo completamente. — Lo siento, Talion... pero ya entenderás que el honor ha muerto hace mucho tiempo... — Dijo tras contemplar el cuerpo dormido de su compañero y de oir a lo lejos los ladridos de los huargos. Aquel pluma negra aun estaba distrayéndoles.

Suspirando profundamente, ella dio uso de su marca para obtener mas velocidad y alcanzar el lugar donde los huargos asechaban al joven muchacho. Desde la vegetación, flechas imbuidas en oscuridad salían disparadas una tras otra, clavándose directamente en la cabeza de cada huargo que intentaba de atacar al pluma negra en peligro.
Finalmente, Demivah se topo de frente con aquel joven muchacho manteniendo la distancia apuntandole con su arco. — Nadie mas sigue tus pisadas, humano. Bellakar esta en aquella dirección. Huye antes que me arrepienta de dispararte... si intentas seguirme solo te toparas con las fuerzas de Kazanmak. Sera elección tuya morir o vivir. ahora vete! — Le respondió para bajar la guardia y correr hacia las costas sur sin antes pasar a buscar al desmayado Talion.

-----------------

La ex-capitana Arrakis siempre llevaba algo de honor en su corazón, por algo su sueño era vengarse de las amazonas o morir en batalla sobre el suelo de Kârna... parte de sus faltas la había retribuido con ayudar a aquel extraño hombre y con recuperado al famoso "traidor" que tantos problemas había traído a todos en el reino.

Una flota con las velas negras y el simbolo de Kazanmak divisaron la ubicacion de la generala y la ayudaron a escapar de las tierras boscosas de Eädur. Sus soldados preguntaron por lo sucedido, aunque ella se negó a contarles con la excusa que estaba exhausta y que requería de ver a la emperatriz cuanto antes.
Talion, atado contra el mástil del barco, era vigilado no solo por la generala quien le contemplaba dormido pensando en que hacer con el... despumes de todo... el había cambiado demasiado y trajo problemas no solo a la gran Shyrena sino a ella también comprometiendo a muchas vidas para su captura. Los barcos navegaban suavemente hacia el sur de Eädur, donde las nubes oscuras extinguían toda luz del sol y donde el juicio de la soberana seria dictado con la entrega del tan buscado fugitivo.  Kazanmak recuperaría su orden y Eädur seria invadida con o sin la ayuda de Talion. Akasha ya habia tomado la delantera en la gran guerra... tanto Demivah como Talion no eran mas que simples instrumentos para ella.
avatar
Demivah

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 15/12/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Muerte al traidor [privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.